Editoriales
JESÚS SILVA-HERZOG
lun 29 ene 2018, 8:24am 3 de 7

Una campaña sin oponentes



JESÚS SILVA-HERZOG

El caudillo lo ha anunciado ya: Cuauhtémoc Blanco será el candidato de Morena a la gubernatura de Morelos. Esa carrera que comenzó como el negocito de un futbolista en retiro, una mala broma que reflejaba la podredumbre de los partidos bananeros puede coronarse con la gubernatura de un estado complejo que, desde hace años, ha sido azotado por la violencia. No es improbable que el partido que dice encarnar la moral pública lleve a este fantoche a la máxima responsabilidad del estado. No se ve en ese partido quien se manifieste abiertamente contra la aberración. Si López Obrador le ha dado la bienvenida no hay más que abrir los brazos y desearle suerte. Tal vez haya en Morena quien critique la decisión pero lo hará en voz muy baja, repitiendo que la alianza con los esperpentos vale la pena para lograr el objetivo final. No hay quien se movilice activamente para impedir la entrega de la candidatura a un personaje tan grotesco. Si la patria es primero, vale promover pillos si traen votos.

En Morena el dueño define quién entra y qué candidatura se le entrega como coctel de bienvenida. La senadora Gabriela Cuevas, en uno de los despliegues más cínicos de oportunismo de los últimos años, ya tiene asegurada una diputación. La consiguió a bajo precio. Le ofreció lealtad al líder y ya tiene una curul en la bolsa. Está empezando a leer el libro de López Obrador y le está súper encantando. Se entrevistó con él y quedó maravillada con su alegría. ¿Qué importa que toda su carrera haya tenido una conducta pública radicalmente contraria a las propuestas de su nuevo guía? ¿Qué más da que haya respaldado las reformas que, a juicio de ese paladín de la reconciliación, son traición a la patria? No importa lo que haya hecho hace una década. Lo verdaderamente relevante es lo que ha hecho en su responsabilidad actual, como senadora, y la ostensible contradicción con la plataforma de su nuevo padrino. ¿Está de acuerdo Cuevas con la posición de Morena en relación a la reforma energética? ¿Después de haber visto esa alegrísima luz, ha llegado a la conclusión de que la reforma educativa fue un error? ¿Ha tenido un momento de claridad y se ha percatado de que todo lo que ha defendido públicamente en su carrera pública es un error? Nadie niega a otro el derecho a reconsiderar, a cambiar de ideas, a recomponer sus lealtades. Lo que resulta indispensable para la salud del debate cívico es la razonada justificación de la conducta pública. Cuando el escenario político se llena de oportunismos tan cínicos, la democracia pierde sentido como contienda de opciones distinguibles y alternativas respetables.

La contradicción de su programa no es menos grave que la de sus alianzas. El proyecto alternativo de nación que presentó en noviembre pasado es un documento indigno de un partido político nacional. Mal escrito, carente de unidad, repleto de faltas de ortografía, incapaz de definir un sentido de prioridad. Nadie puede ver en este pastiche el fundamento de un gobierno serio. No hay ahí, ciertamente, un programa radical pero se trata de un documento vergonzoso, en el que se ha colado, incluso, el plagio. Dudo que el candidato López Obrador haya leído el farragoso documento no solamente porque es intragable sino porque él mismo suele apartarse de lo que ahí se propone. Tedioso como es, el plan no aclara lo elemental: si el candidato ha propuesto echar abajo las llamadas "reformas estructurales", ¿cómo lo piensa hacer y qué pretende poner en su lugar? Si es seria la propuesta de convocar una consulta sobre la vigencia de esas reformas, los redactores del plan no la consideraron digna de atención. Así, uno de los asuntos centrales para el futuro de México permanece como incógnita en el programa del candidato puntero.

Si no hay debate dentro de Morena, tampoco parece haber debate con Morena. Los adversarios de López Obrador lo promueven con su silencio. Tiene razón Roberto Gil cuando advierte la pasividad de los antagonistas. Mientras un candidato desfila por el país cantando tonterías y el otro se debate entre llamar a la conciliación o acusar a sus críticos de torturadores, el candidato de Morena, disfruta una campaña sin oponentes. Se está divirtiendo.

RELACIONADAS

JESÚS SILVA-HERZOG

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry