Editoriales
CITLALLI ZOÉ SÁNCHEZ
jue 15 feb 2018, 8:59am 6 de 8

Enfermos de cáncer enfrentan carencias y malos tratos



Nota al Margen

Hace tres años inició una batalla por su vida. A raíz de una operación, los médicos observaron que algo andaba mal y le ordenaron unos nuevos estudios. A los pocos días, el diagnóstico se confirmó: cáncer.

Al recibir la noticia tanto ella como su familia estuvieron desconcertados, sin saber qué hacer buscaron diferentes opciones para su tratamiento. Luego de investigar, decidieron confiar en el Centro Estatal de Cancerología (CEC)

Creyeron que ante la gravedad de la situación, el tratamiento sería mucho más rápido, sin embargo, al llegar al Centro tuvieron que anotarse en la lista de espera para la consulta con el médico. Con el pasar de los días la angustia e incertidumbre crecía hasta que por fin, fue su turno para ser valorada por el especialista.

Después vino otra crisis: la económica, ya que muchos de los tratamientos o no los tiene el Centro o bien, no los cubre el Seguro Popular, de manera que mes tras mes se enfrentaron al reto de pagar por los fármacos que se requerían así como las propias quimioterapias que oscilan entre los cinco y nueve mil pesos.

Luego de 36 meses con la enfermedad, se puede decir que tanto ella como sus seres queridos han aprendido a vivir con la presencia del cáncer en sus vidas pero con la necesidad de comprar regularmente un medicamento con morfina que le permite soportar el dolor.

Hace algunas semanas atrás, sufrió una recaída debido a que en el CEC no contaban con la morfina y para colmo de males, la única farmacia que la vende en Durango tampoco tenía en existencia. Fue un verdadero suplicio para ella que originó su internamiento para aminorar su malestar.

Dicho medicamento, que tiene un precio de 600 pesos al mes, es indispensable para muchos de los pacientes con cáncer. Como se explicó líneas atrás, si no se tiene en el CEC deben comprarla en una farmacia particular pero deben tener la receta del médico autorizado, el cual sólo da su firma de 8 a 9 de la mañana.

Por sí sola, la enfermedad del cáncer es una verdadera prueba de fortaleza y a esta se une el burocratismo que existe para poder contar con una atención de calidad. Los pacientes son unos verdaderos sobrevivientes, no sólo por superar el mal sino por no dejarse vencer pese a las malas experiencias por las deficiencias del sector salud.

Donde también tienen malos ratos es en el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) donde algunos médicos oncólogos carecen de un buen trato hacia sus pacientes, sin empatía alguna para hablar con ellos, lo cual por supuesto afecta el estado de ánimo de los enfermos.

Por suerte, desde la sociedad civil existen organizaciones que ayudan a los más desprotegidos en su lucha contra el cáncer. Allí está el Centro de Ayuda, Servicio y Apoyo (C.A.S.A) que cuenta con un albergue que recibe a gente de Gómez Palacio, Torreón y Zacatecas, entre otros, o la Fundación Semilla que atiende a los niños y mujeres indígenas.

PUNTO Y APARTE.- Aunque la administración municipal se empeña en decir que no hay cuestiones políticas en el repentino interés por las empresas de Jaime Mijares, cada vez son más las voces que afirman todo lo contrario.

Y es que a decir de muchos, el Alcalde teme que el empresario se posicione a grado tal que pueda representar un dolor de cabeza en sus aspiraciones para la gubernatura así que más vale sacarlo de escena de una vez. ¿Será cierto?

Twitter: @citlazoe

RELACIONADAS

Nota al margen

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry