Editoriales
CITLALLI ZOÉ SÁNCHEZ
jue 14 jun 2018, 8:42am 1 de 8

Terminaron los tres debates y no hubo novedad en las propuestas



Nota al margen

Se llevó a cabo el último de tres debates programados entre los candidatos a presidente de la República. En términos reales faltan 16 días para las elecciones del primero de julio y hay quienes insisten en que esto ya está definido, aunque ya lo sabemos, "nada no se acaba, hasta que se acaba".

Este último ejercicio organizado por el Instituto Nacional Electoral (INE) presentó algunas novedades en cuanto al formato, sin los candidatos de pie en su tradicional atril sino en una mesa redonda en el marco del Gran Museo del Mundo Maya; sin embargo, en cuanto a propuestas de los presidenciales, no hubo mayores novedades.

Los moderadores, algunos que insisten en figurar más que los candidatos pues siguen sin entender que no se trata de sus programas de televisión sino de un debate de ideas, obstaculizaron un desarrollo óptimo del ejercicio, no obstante, todo fluyó conforme a lo programado con sus respectivos desencuentros, principalmente entre Ricardo Anaya y Andrés Manuel López Obrador.

Durante los tres debates los ciudadanos escuchamos los mismos discursos llenos de demagogia con promesas que tampoco son nuevas: combate a la corrupción, mayor generación de empleos, impulso a la productividad del campo, más seguridad pública, educación de más calidad, sistemas de salud integrales, subsidios para los sectores más desprotegidos, en fin, en esencia, todos y cada uno de los candidatos plantean lo mismo, la gran diferencia debería ser los cómo piensan lograrlo, que hasta el momento, no quedan muy claros.

Se necesita un análisis profundo hecho por expertos en la materia, por ejemplo, de economía, para saber si en realidad las promesas de los candidatos son o no alcanzables sin comprometer la estabilidad del país. De allí que la mayoría de la población sólo se queda con los discursos sin saber a ciencia cierta qué tanto le mienten pero siempre se puede echar mano del sentido común para no dejarse engañar, aunque a veces, hasta eso nos falla.

El tiempo corre y los candidatos redoblarán la marcha estos últimos días para tratar de convencer a los indecisos, de golpear al contrincante para restarle puntos, así que muy probablemente, en estas semanas habrá mayor guerra sucia sin que nadie lo detenga. Prepárese porque empieza la recta final y crece la desesperación de los que van abajo en las preferencias.

PUNTO Y APARTE.- Quienes conocieron a Alejandro González Yáñez cuando llegó a Durango aseguran que queda muy poco del joven lleno de ideales, luchador social que hablaba de "los pequeños burgueses" como el enemigo a vencer. Aquel líder social encontró en Durango tierra fértil y con el paso de los años hizo de la política su estilo de vida al igual que otros de sus compañeros.

Gonzalo, como se le conoce popularmente, es el eterno candidato del Partido del Trabajo y hasta donde se sabe, no tiene otra fuente de ingresos que no sea la de los diferentes cargos públicos que ha ostentado durante décadas.

En su declaración 3 de 3, la que presentó de manera parcial, asegura que sus ingresos anuales por sueldos y otras prestaciones como integrante de la Comisión Ejecutiva Nacional del Partido del Trabajo son de 650 mil pesos, sin ningún otro ingreso. Señala que en el año 2008, adquirió dos viviendas a crédito, cada una con valor de 850 mil pesos en el municipio de Durango, es decir, 1.7 millones de pesos.

Declaró no tener vehículos pues están a nombre de su esposa dos unidades así como un terreno que se adquirió en 1995, una bodega que compró en el 2004 y una casa que se adquirió en Zapopan, Jalisco, en el año 2012 de contado, aunque no se precisa cuál es el valor de dichos bienes.

Lo que "olvidó" poner es que la bodega a la que se refiere es en realidad una propiedad valuada en varios millones de pesos, que humildemente, abarca cerca de 30 mil metros cuadrados aunque bueno, está en obra negra. ¿Alguien duda que la política es un buen negocio?

Fueron los candidatos del Partido Revolucionario Institucional quienes le recordaron a Gonzalo que tiene esa "casita", lo cual no fue mucho del agrado del ex presidente municipal de Durango, ofreciendo una respuesta con su sello característico que pretende minimizar la situación y desacreditar a sus adversarios.

Mal hace Gonzalo en querer tapar el sol con un dedo apegándose quizás a la imagen de austeridad que ha vendido Andrés Manuel López Obrador, pues olvida que su conducta y condición social son bien conocidas en Durango. No se vale que quiera ofender la inteligencia de las personas.

Twitter: @citlazoe

RELACIONADAS

Nota al margen

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry