Editoriales
YAMIL DARWICH
jue 14 jun 2018, 8:45am 5 de 8

Desinformados



YAMIL DARWICH

Información y conocimiento son las dos monedas que hoy día rigen a la macroeconomía del planeta tierra.

Tener información verídica y del instante, además saber como utilizarla, hace la diferencia entre el éxito y fracaso de las organizaciones humanas, no solo con fines económicos, también en modas y para desarrollar apetitos provocando deseos, promoviendo el consumo.

En la política el concepto hasta es manipulado y desvirtuado confundiendo al elector, haciéndole elegir lo que el cree que es bueno para sí mismo, en muchas ocasiones alejado de la realidad, contrario a sus intereses.

Conforme al trabajo de Barragán, J; P. Guerra & P. Villalpando: "La mercadotecnia política en México", asignan sus orígenes en la necesidad de promover a partidos y personas a fin de hacerles populares, ser aceptados por los votantes y éstos actúen en consecuencia.

Describen sus orígenes en EUA, a mediados del siglo XX, de acuerdo al profesor Philippe Maarek, para la utilización de expertos en imagen, ideas, persuasión, utilizando conceptos conductuales, psicoanálisis y comportamientos de los electores en los estudios con fines electorales. Ponen como ejemplo a las campañas de Dwight Eisenhower y John F. Kennedy, Richard Nixon, Ronald Reagan, George Bush y Barak Obama, cuando los medios televisivos revolucionan el concepto. Recuerde la imagen negativa de Nixon, durante el primer debate con Kennedy.

La definición de mercadotecnia política es: "proceso mediante el cual se investigan las necesidades de la población, con el fin de satisfacerlas a través del disen~o e implantacio´n de un programa de trabajo".

El Doctor Bruce I. Newman, profesor de la Universidad De Paul, en Chicago, define el marketing político como "la aplicación de principios de mercadotecnia y procedimientos en las campan~as poli´ticas de varios individuos y organizaciones. Los procesos involucrados incluyen el ana´lisis, desarrollo, ejecucio´n y gerencia de campan~as estrate´gicas de candidatos, partidos poli´ticos, gobiernos, lobistas y grupos interesados en influenciar la opinio´n pu´blica, dar avance a sus propias ideologi´as, ganar elecciones y hacer legislaciones en respuesta a las necesidades y requerimientos de personas selectas".

Así empiezan la complicaciones: ya no se trata de promover a una persona; ahora, consiste en ocultar lo malo y exponer lo bueno magnificándolo. Aún más, incluyen el trabajos de diferentes profesionales, entre ellos psicólogos sociales, sociólogos, politólogos, expertos en computación y hasta diseñadores de imagen personal; no se trata de trabajos de corto plazo, requieren el"cultivo" del personaje desde años atrás, inclusive desde su juventud. El presidente Peña pudiera ser un caso mexicano y el Clan Kennedy, de los EUA.

En la actualidad, las técnicas de retoque de fotografías, el cambio de tono y modulación de voz por medios de audio computarizado, forman parte de la promoción impresa y audible; luego arribaron las sistemas computacionales en video que pueden construir historias ficticias creíbles, de personajes de quienes pueden mostrar imágenes e ideas fraccionadas y editadas, inclusive aquellas que contravienen los intereses éticos del competidor.

Los expertos hablan de un 80% de falsos comunicados transmitidos por la red - con múltiples software y hardware - a celulares inteligentes, tabletas y ordenadores, para promocionar, crear de documentos diversos, falsificados y a prueba de error.

Los autores hablan de cuatro principios básicos: conocer al candidato; a los adversarios; a los electores y los procesos en la eleccio´n. En ningún momento se menciona mal uso, abuso malintencionado y hasta el delito cometido para lograr los fines. Analice nuestra realidad.

La violación a los principios ético-profesionales se ha establecido como medio para lograr los fines: puede haber encuestas manipuladas, declaraciones editadas, documentos falsificados, testimonios pagados, comunicados por Facebook, Twitter, Messenger y otros enviados masivamente y desde el extranjero - según intereses del cliente - Todos los grupos políticos los han manejado en algún momento.

Recuerde a la agnotología, del griego ????s??, agnosis, desconocer ????t?? desconocido y ????a, logia: el estudio de la ignorancia o duda culturalmente inducida, especialmente en la publicación de datos científicos erróneos o tendenciosos.

Con ella se abusa y violenta el derecho a la información y la formación de criterios del receptor, - Usted, elector -algo a todas luces inmoral y antiético, sin tener antecedentes claros de legislación definiendo lo moral y ético permitido.

Así las cosas, nuestra decisión es complicada y no hay una receta para combatir la desinformación; quizá cuestionar, discutir, comparar medios informales con los formales y escuchar la opinión de otros ocupados en el tema.

Buena tarea para el primero de julio, que debemos satisfacer para elegir al candidato que sea lo más cercano al gobierno que deseamos.

Si no lo ha hecho, es tiempo de que empiece a analizar,consultar, comparar, preguntar; porque todos debemos votar, aún con la confusión que pudieran generarnos hasta en las boletas electorales.

Ojalá que todos podamos aceptar el reto y atenderlo, mostrando responsabilidad social ciudadana. ¿Por quién votará? [email protected]

RELACIONADAS

Dialogo

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry