Editoriales
OMAR ORTEGA SORIA
jue 12 jul 2018, 8:47am 6 de 8

Descentralizar las dependencias federales



Pulso Legislativo

Desde hace algunos años se ha venido hablando de hacer una mejor distribución de las dependencias federales, es decir, mudarlas de la CdMx para crear un desarrollo regional más equilibrado, aprovechando las vocaciones estatales. De esta forma y por mencionar algunos ejemplos, tendríamos a los encargados de turismo en Quintana Roo; de economía en Nuevo León; de pesca en Sinaloa, de minería en Chihuahua o de recursos forestales en Durango.

Lopez Obrador como futuro Presidente de México adoptó esta idea, sin embargo hay grandes retos para implementarla, ya que esta transformación de la visión de la administración pública federal podría tener grandes ventajas y bondades, así como amenazas, haciendo que sea una gran apuesta con resultados totalmente opuestos.

Si se hace bien, permitiría una mejor distribución del presupuesto federal, ya que actualmente la mayoría de los recursos se quedan en la CdMx, y al distribuir las oficinas centrales por todo el país se lograría un mayor dinamismo en los economías locales, incluso para la CdMx implicaría a mediano plazo un menor congestionamiento vial, menos marchas, un abaratamiento de las propiedades inmobiliarias y por supuesto, un menor riesgo en caso de desastres naturales.

Además el mayor flujo de recurso para las entidades, sería el comienzo para que tuvieran una mejor conectividad, más infraestructura de todo tipo e incluso que se especializarán en cierta área del conocimiento o técnica, además de que permitiría una eficiencia en los trámites y gestiones de esa área.

Veamos el caso hipotético de Durango, en donde tendríamos un área encargada de recursos forestales, de entrada los trámites que harían los industriales y ejidatarios serían más fáciles, al estar más próximos a las autoridades responsables, y para el Estado la llegada de esta dependencia implicaría tener un nuevo flujo de efectivo, que estimularía toda la economía local, desde la construcción de nuevas opciones habitacionales, de entretenimiento, de consumo, etc.

Por el otro lado, vendrán las resistencias al cambio, los servidores públicos que actualmente laboran en las dependencias muy difícilmente aceptaran irse a otra ciudad, sus razones son muchas: su familia, su casa o su estilo de vida; asimismo en muchos casos se tendrá que construir edificios para las oficinas en las nuevas sedes y se tendrá que tomar en cuenta el costo de la mudanza.

El nuevo gobierno irremediablemente gastará una gran cantidad de recursos, ya sea para brindar nuevos créditos para la compra de casas, de jubilaciones anticipadas, nuevas contrataciones; además existe el riesgo de que muchas dependencias pierdan a su principal activo: los recursos humanos bien capacitados y comprometidos con el servicio público.

Si se decide continuar con este plan, el gobierno federal tendrá que ser sumamente cuidadoso, ya que corre el riesgo de dejar inoperantes a sus dependencias y tendrá a la vez que reflexionar sobre cómo utilizar de una sola vez las nuevas tecnologías de la información, reducir al mínimo indispensable a los servidores públicos y logar la puesta en marcha del servicio profesional de carrera. ¿Ocurrencia o una buena política pública?, todo dependerá de su correcta implementación.

Twitter: @omarortegasoria

RELACIONADAS

Pulso Legislativo

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry