durango / Aleatoria

Aforo vehicular no levanta

En el primer semestre de 2018 el uso de la supercarretera Durango-Mazatlán es 37.5% inferior que el mismo periodo de 2017

EL SIGLO DE DURANGO, 🕚
Aforo vehicular no levanta

La supercarretera Durango-Mazatlán no ha logrado recuperar el aforo vehicular registrado en otros años; durante el primer semestre de 2018 se tuvo un registro de un millón 072 mil 838 unidades motrices, cifra 37.5 inferior a la del mismo periodo del año anterior.

La carretera de tres carriles significa un antes y un después en cuanto a la comunicación vía terrestre entre la capital de Durango y el puerto de Mazatlán, Sinaloa.

Con 230 kilómetros de longitud, la supercarretera redujo de prácticamente a la mitad el tiempo de traslado a Mazatlán Sinaloa, uno de sitios turísticos más importantes del norte del estado.

Además del impacto al turismo, la vía de comunicación ha beneficiado al comercio y transporte de mercancías, entre otras actividades.

Desde su apertura, la vía de comunicación había mantenido una tendencia al alza en cuanto al aforo vehicular, lo cual dejó de ocurrir este 2018.

Por ejemplo, de 2015 a 2017, en lo que se refiere particularmente al primer semestre del año, el aumento de usuario mantuvo un incremento paulatino, pero este se cayó en 2018.

El aforo vehicular de enero a junio en 2015 fue de un millón 375 mil 149 unidades, en 2016 fue de un millón 710 mil 522 y en 2017 de un millón 716 mil 635.

Empero, durante el primer semestre del año en curso la cifra se redujo a un millón 072 mil 838 unidades motrices.

Lo anterior, de acuerdo con datos de Caminos y Puentes Federales (Capufe) órgano descentralizado del Gobierno Federal que se encarga de la operación de esta carretera.

Hay quienes aseguran que parte de esta baja se debe en parte al costo de las casetas, ya que para ir y venir de Durango a Mazatlán en vehículo particular, por dicha vía, hay que desembolsar mil 184 pesos en casetas.

A esta cantidad hay que sumarle lo que se gasta en gasolina y en el mantenimiento adecuado que deben recibir los automóviles antes de salir a carretera.

Pero, si el conductor viene de otra entidad, el gasto se encarece, pues debe tomar en cuenta el pago de otras casetas y también más combustible.

Sin embargo, el motivo que aparentemente más fuerte, para que el aforo vehicular se haya reducido de forma significativa en la Durango-Mazatlán, es el accidente que se suscitó el pasado 12 de enero, que causó daños de consideración a la altura del puente El Carrizo.

Hay que recordar que el siniestro se suscitó a la altura del kilómetro 162+500 y causó daños de consideración a la estructura del puente, así como a la superficie de circulación, por lo que fue necesario el cierre de un tramo de la supercarretera y la desviación hacia la carretera libre.

Ante dichas circunstancias, durante febrero pasado el aforo tuvo un decremento del 63 por ciento con respecto del mismo mes de 2017, tiempo en el que permaneció cerrado el tramo carretero en el que se registró el accidente.

De hecho, fue hasta el 23 de marzo cuando dicho tramo fue abierto de manera parcial y para la circulación vehicular restringida, teniendo en cuenta el inicio del periodo vacacional de Semana Santa.

Mientras los trabajos de rehabilitación continúan en el puente El Carrizo, se mantiene abierto con un carril de ida y otro de vuelta, para el tránsito de vehículos particulares, autobuses de pasajeros y unidades de carga sin exceso de peso.

En algunos lapsos y para la ejecución de algunas maniobras, la circulación se alterna por un solo carril, lo que ocurre no solamente en esta zona, sino en otras que también reciben algún tipo de mantenimiento.

La culminación de la obra y la apertura total del tramo se dará en próximas fechas, sin que esta sea la única o la última acción de mantenimiento que se entregue durante el año en curso.

Y es que también se encuentra en proceso la atención al Puente Baluarte, a la altura del kilómetro 157 + 500, la cual por el momento lleva un 14 por ciento de avance y se prevé su conclusión en octubre de este mismo año.

También está en curso el tratamiento superficial del kilómetro 92+600 al 102, con un avance del 13 por ciento y con la probabilidad de concluir también en octubre próximo.

Asimismo, en el puente Pueblo Nuevo, a la altura del kilómetro 133+350 se llevan a cabo labores de estabilización de terraplén con un avance del 88 por ciento y posible conclusión en este mismo mes de agosto.

La estadística de Capufe todavía no arroja las cifras correspondientes a julio, mes en el que generalmente se registra la mayor afluencia vehicular del año por esta vía de comunicación.

 MES A MES

Sin embargo, en el comparativo mes por mes, se tienen que en ningún caso de 2018 se ha registrado un mayor número de usuarios que en 2017.

En enero de 2017 se tuvieron 276 mil 580 usuarios en la supercarretera, mientras que en el mismo mes de 2018 se registraron 171 mil 743.

Durante febrero de 2017 se tuvieron 224 mil 285 unidades en la supercarretera, mientras que en el mismo mes de 2018 se registraron 82 mil 262.

Para marzo de 2017 se registraron 261 mil 727 usuarios en la Durango-Mazatlán, mientras que en el mismo mes de este año se tuvieron 159 mil 062.

En abril de 2017 se registraron 402 mil 278 usuarios en esta vía de comunicación, mientras que en el mismo mes de 2018 se tuvieron 243 mil 313.

En mayo de 2017 se registraron 274 mil 709 usuarios, mientras que en el mismo mes de 2018 se tuvieron 197 mil 835.

Asimismo, en junio de 2017 se tuvieron 277 mil 056 unidades, cuando en el mismo mes de este año se registraron 218 mil 623.

Aunque los números no son tab bajos como los que se tuvieron durante los primeros meses del año, difícilmente 2018 podrá cerrar con la inercia al alza que registraba el aforo de esta vía de comunicación.

35.7POR CIENTO

Menos aforo vehicular que el año pasado, reporta la vía.

Aforo vehicular no levanta
En el primer semestre de 2018 el uso de la supercarretera Durango-Mazatlán es 37.5% inferior que el mismo periodo de 2017. (ARCHIVO)