Contaminación, el daño ya está

Durango

A pesar de que Durango se encuentra entre las ciudades que debe medir sus niveles de contaminación del aire, la capital carece de un sistema confiable que permita conocer en tiempo real el volumen de los agentes nocivos para sus habitantes. Entre otras omisiones, se cuenta también que expiró el programa creado para prevenir el incremento de elementos contaminantes en la mancha urbana, sin que el Ayuntamiento de la capital cumpliera uno solo de los puntos recomendados.

En contraparte, existe una medición concreta del costo de la contaminación en la ciudad de Durango que advierte de decenas de muertes prematuras, cientos de hospitalizaciones y miles de consultas médicas de personas afectadas por la mala calidad del aire provocada, en gran medida, por la negligencia de las autoridades federales, estatales y sobre todo municipales.

El Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) publicó el estudio denominado “La contaminación del aire: un problema que daña la salud y la economía”, en el que evidenció la nula información por parte de las autoridades ambientales de la capital duranguense, en torno al tema. Como consecuencia, Durango fue incluida en una lista de 22 ciudades que carecen de datos de monitoreo de la calidad del aire.

El análisis del Imco se debe a que la contaminación del aire se asocia con cinco de las diez principales causas de muerte en México, como son las enfermedades del corazón (12%), tumores malignos (11%), neumonía e influenza (6.6%), enfermedades cerebrovasculares (6.1%) y enfermedades pulmonares obstructivas crónicas (2.8%); según datos de la Secretaría de Salud federal del 2011.

IMPACTO

La ciudad de Durango fue incluida con otras 22 ciudades con entre 500 mil y un millón de habitantes, de las cuales solamente Mexicali, Chihuahua, Celaya e Irapuato cuentan con resultados de monitoreo de la calidad del aire.

Los efectos a la salud de los duranguenses referidos en el estudio revelaron que la contaminación provocó la muerte de 45 personas, mientras que otras 245 requirieron de hospitalización por problemas de salud asociados a esta problemática y el Sector Salud tuvo que ofrecer 11 mil 898 consultas médicas. De igual forma, los datos del Imco fueron obtenidos de la Secretaría de Salud.

Otro de los argumentos expuestos por el Instituto es que la contaminación del aire puede limitar la competitividad de las ciudades en corto plazo, mediante enfermedades que generan gastos de salud que recaen principalmente en las familias y el sector público; además de que reduce la productividad de los trabajadores por ausentismo laboral y bajo rendimiento. Las consecuencias a largo plazo se reflejan en disipación de talento y desincentivación de inversiones.

Tan solo para las instituciones de salud el impacto supera los 11 millones de pesos, mientras que el costo a la productividad laboral por dicha causa fue de más de 30 millones 754 mil pesos. Es decir, en total, el costo monetario de la calidad del aire en la ciudad de Durango supera los 42 millones de pesos. Las estimaciones del Imco indican que la cifra equivale a 1.6 veces al gasto del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) durante el 2010 en todo el estado de Durango para medicinas.

OPACIDAD

Durante la recopilación de la información para elaborar el estudio, el Imco se encontró con insuficiencia de datos para la toma de decisiones debido a que la mayoría de las ciudades no miden o no reportan la calidad del aire; en los casos en los que existe información, ésta es muy técnica y difícil de entender, además de que los mecanismos de comunicación no advierten los riesgos reales a los que se expone la población a causa de la contaminación.

En la capital duranguense operan diez unidades de monitoreo de la calidad del aire, distribuidas en diferentes zonas de la capital duranguense, en las que se miden niveles de monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno, ozono, dióxido de azufre, Partículas Menores a 10 micas (PM10) y Partículas Menores a 2.5 micras (PM 2.5). Sin embargo, el equipo no tiene la capacidad de enviar los resultados en tiempo real sino que se concreta a recopilarlos por cada 24 horas, lo que significa que se conocen hasta el siguiente día.

El estudio del Imco refiere que las PM10 son las más nocivas para la población, debido a que su tamaño es entre cinco y siete veces menor al del cabello humano y esto ocasiona que las defensas de cada organismo no puedan detenerlas y se alojen en las vías respiratorias.

Rigoberto Medina Herrera, subsecretario del Medio Ambiente estatal, aseguró que “eventualmente” se registran mediciones de factores contaminantes fuera de la norma, con lo que se cataloga como bandera naranja en el Índice de Calidad del Aire de Durango (ICAD).

Aseguró que entre las acciones realizadas por la Secretaría de Recursos Naturales y Medio Ambiente (SRNyMA) para mitigar los efectos de la contaminación del aire de la capital, se dialogó con las empresas emisoras para que realicen sus procesos de operación en horas “menos frías”, para evitar que los agentes contaminantes se concentren durante las mañanas heladas de este invierno. Se trata de 60 empresas que operan en la ciudad de Durango y la Comarca Lagunera.

El funcionario mostró los resultados de las unidades de monitoreo de algunos días en los que aparecieron banderas

verdes en términos generales. Sin embargo, los documentos mostraron niveles elevados de PM10 en la zona oriente de la capital duranguense, que aparecieron en colores amarillo y naranja durante ciertas horas del día; es decir, con niveles de

calidad del aire regular y malo, de acuerdo al ICAD.

“La realidad es que la calidad del aire en el estado de Durango podemos calificarla de aceptable, buena, y eventualmente en algunas áreas de la ciudad, sobre todo al oriente, es donde se nos presentan algunos episodios ‘picos’ de mala calidad; o sea partículas que pueden rebasar la norma pero son momentáneos”, sostuvo el funcionario.

Pero reconoció que existen gases contaminantes que son de alta volatilidad y que no alcanzan a ser captados por las actuales unidades de monitoreo, por lo que no aparecen en las mediciones.

DINERO TIRADO

Hace cinco años la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), el Gobierno del Estado a través de la SRNyMA y el Gobierno Municipal con la Dirección Municipal de Salud Pública y Medio Ambiente (DMSPyMA) elaboraron el Programa para Mejorar la calidad de Aire de Durango (ProAire) 2009-2013, que concluyó que a pesar de que no se excede la norma de calidad del aire ambiente, puede haber un número considerable de personas que estén expuestas a niveles de alto riesgo de este contaminante.

El estudio detectó además que los automóviles que circulan en el municipio de Durango son la principal fuente productora de monóxido de carbono, al emitir más de 200 mil toneladas anuales de este contaminante; también refirió que las ladrilleras que operan en la ciudad de Durango son la principal fuente de emisión de PM10yPM2.5, al emitir mil 457 y 579 toneladas al año.

De manera clara y concreta, el ProAire 2009-2013 sugirió implementar el programa de verificación vehicular obligatorio en el Municipio, además se estipuló aplicar programas de transporte sustentable, reducir las emisiones generadas por vehículos pesados del autotransporte público federal y eliminar las ladrilleras de la zona urbana.

El estudio fue costeado por el Gobierno Federal con los impuestos ciudadanos y, sin embargo, transcurrió la Administración Municipal que encabezó Adán Soria Ramírez sin que se aplicara una sola de las recomendaciones.

Juan Carlos Montoya Garay, actual director municipal de Salud Pública yMedio Ambiente, aseguró que el monitoreo de la calidad del aire durante el 2013 dio como resultado la reducción de PM10, en comparación con las mediciones del 2012 y sostuvo que esto se logró con la eliminación y reubicación de casi un centenar de ladrilleras hace unos meses.

Al ser cuestionado sobre la implementación de la verificación vehicular, recomendada en el ProAire 2009-2013, dijo que todavía tendrá que dialogarse con autoridades estatales y federales sobre la necesidad de aplicarlo.

De igual forma, el funcionario municipal reiteró la postura “coadyuvante” de la Administración Municipal sobre el programa de transporte sustentable sugerido por el ProAire.

Refirió que las Brigadas Médicas enviadas a la zona oriente de la ciudad, la que presenta mayor concentración de contaminantes por ser donde opera el 60 por ciento de las 298 ladrilleras que aún operan dentro de la mancha urbana, han registrado casos de inflamación de la piel y de enfermedades respiratorias.

Aseguró que el proyecto de la actual Administración Municipal apunta a la reubicación de 100 obradores más al Parque Industrial Ladrillero (PIL), aunque reconoció que se necesitan recursos del Gobierno Federal para fijar un plazo concreto. Además, la ciudad de Durango se encuentra además por debajo de la superficie arbolada recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que es de nueve metros cuadrados por habitante, pero en la capital del estado el promedio apenas es de seis metros cuadrados.

El ProAire sugirió también la creación de un Comité de Seguimiento y Evaluación (CSE), que se encargara de la supervisión general y seguimiento del programa, bajo la coordinación de la SRNyMA y con la participación de la DMSPyMA, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Secretaría de Salud estatal y la Secretaría de Educación del Estado de Durango (SEED), así como integrantes de instituciones de educación superior,

institutos de investigación y de la sociedad civil.

El Comité tenía la responsabilidad de elaborar informes anuales sobre los avances de las medidas y acciones incluidas en el ProAire 2009- 2013, así como darle seguimiento, evaluar y difundir los resultados del Programa en todos los sectores de la sociedad; lo cual no ocurrió.

Contaminación, el daño ya está

Petición. La Secretaría de Recursos Naturales se concretó a “pedir” a empresas que realicen sus procesos en horas menos frías y durante el día para evitar contaminación.
Tendencia
Noticias relacionadas
Además lee