UN CAFÉ CON... José Gpe. López Carbajal

Durango

Subdirector de Vialidad y Tránsito de Durango.

El Comandante López Carbajal reconoce que, a diferencia de trienios anteriores, ahora sí se le esta apostando a la cultura de la prevención vial en Durango. Se muestra contento por los resultados contundentes de los retenes antialcohol y pide a la ciudadanía que tenga confianza en denunciar a los malos elementos de Vialidad.

-¿En Durango se carece de cultura vial?

Yo considero que somos una sociedad que va creciendo en este tema. Por mucho tiempo se dejó de lado, no se le dio la importancia necesaria, nosotros como autoridad no se la dimos, pero se ha ido avanzando. Falta mucho por hacer, pero ese interés ha ido creciendo.

Por ejemplo las escuelas: actualmente tenemos casi 300 escuadrones viales con padres de familia. Cuando ellos ven desde otra óptica el problema que se genera con el tráfico, con no respetar los reglamentos, cambian de opinión y ayudan.

Otro tema importante es el de las personas que se trasladan a su trabajo en vehículos frágiles, por ejemplo la bicicleta. Actualmente tenemos acercamientos con empresas forestales, maquiladoras, para dar cursos a más de 2 mil personas de manejar a la defensiva, prevención, instalación de reflejantes, señalización, etc. Todo esto ayuda a crecer como sociedad en materia vial.

-¿Cuáles son las principales dificultades que enfrenta la Subdirección de Vialidad?

Más que dificultades yo lo vería como retos. Somos una subdirección conformada por más de 300 personas que salen todos los días a dar lo mejor de sí. Es cierto que ha habido personas que adoptan el mal camino pero esos se han ido quedando fuera. Como corporación encargada del orden vial tenemos un gran reto y queremos abonarle a que Durango siga creciendo en todos los aspectos.

-¿Es complicado ser agente vial? Es decir enfrentarse al sol, la tensión, el estrés, personas intolerantes, etc.

Es un gran reto. Tengo 19 años portando este uniforme orgullosamente y sé que además de ser funcionarios públicos también somos padres de familia, esposos, hijos.

Es un trabajo donde no solo tenemos que orientar al peatón, al automovilista, sino cuidar que se cumplan las normas que nos rigen y eso genera inconformidades, pero debemos tener esa cualidad de hacer entender al infractor del riesgo que puede ocasionar.

-Como con los políticos, se cree que todos los tránsitos son corruptos... ¿Cómo combatir esa percepción?

La mejor forma de vencer este flagelo es invitar a la ciudadanía a dos cosas. La primera a cumplir con los reglamentos. No por miedo a la sanción, sino porque cumplir nos permite vivir en armonía. Y segundo, ante cualquier situación que consideren anómala, un mal trato, actos de corrupción, de extorsión, pues denunciar. Tener el valor para señalar ante las instancias para solucionar el problema...

-...¿Cómo puede denunciar la ciudadanía a los malos elementos?

Se puede hacer en el departamento autónomo que es Asuntos Internos, pero también existe la Contraloría Municipal o Estatal, ahí las canalizan. Hay varias instancias que le deben de dar certeza al ciudadano de que va a ser escuchado, que se analizará su queja a fondo y en caso de que merezca sanción, se va a aplicar.

-¿Cuántos agentes han sido sancionados en los últimos años?

Son varios. Las sanciones las contempla la misma norma, que va desde una amonestación o hasta la baja de la corporación. En los últimos años se han aplicado cerca de 25 sanciones por diversos conceptos, desde el darle una mala respuesta al ciudadano o negársela, hasta hechos más graves. Todos derivados de esas quejas puestas en tiempo y forma.

-Las nuevas vialidades... ¿Más rápidas pero más riesgosas?

Como todo lo novedoso, en su momento genera incertidumbre. Las nuevas vialidades como Bulevar Guadiana o Felipe Pescador son ejemplo de estas nuevas vialidades donde no se necesita ir rápido.

Si vas a una velocidad promedio de 40 ó 50 kilómetros te van a tocar los semáforos en luz verde, pero si vas a 100 kilómetros te vas a tener que ir frenando en cada uno. Una vialidad rápida no implica que sea de alta velocidad, es lo que muchos confunden. Las vialidades rápidas no necesariamente quiere decir que sean vialidades inseguras, pues cuentan con toda la infraestructura preventiva.

-¿Los retenes anti alcohol han sido polémicos pero efectivos no?

Claro, totalmente. Logramos disminuir la mortandad por accidentes donde estuviera involucrado el alcohol en más de un 70 por ciento en Durango. Los accidentes también han disminuido anualmente hasta en un 30 por ciento.

Y algo que tenemos que reconocer es que antes, cuando iniciamos el proyecto de los retenes, de cada 10 vehículos que inspeccionábamos en la mitad había una persona alcoholizada. Ahora, en un fin de semana se elaboran en promedio 100 sanciones, pero se verifican hasta mil 500 vehículos. Es decir se ha creado consciencia.

Hoy da gusto ver que los jóvenes ya tienen conductores designados, o que los padres de familia son quienes van por ellos para evitar que conduzcan en mal estado. Esto sirve para evitar que miles de familias se enluten por culpa del alcohol.

-¿Cuál cree que sea la principal fortaleza de su Subdirección?

Son dos, que nos han permitido que en 2012 fuéramos primer lugar nacional en prevención de accidentes, el primero es el compromiso de todos y cada uno de los que conforman esta subdirección. Y la otra, la respuesta del ciudadano, que ha entendido que todo es por su bien y el de su familia. Esto ha permitido proyectar a Durango como una ciudad segura en materia vial y con baja cifra de accidentes.

José Guadalupe López Carbajal, subdirector de Vialidad y Tránsito de Durango.
Tendencia
Noticias relacionadas
Además lee