UN CAFÉ CON... Alfredo Andrade Gallegos

Durango

Aunque admite que ahora como funcionario se ha dado cuenta de las limitantes del Gobierno, el expresidente de la Coparmex asegura que su intención de participar en política no es por un plan de vida, sino porque pretende ayudar. Afirma que sigue siendo crítico y sus raíces empresariales son las que lo hacen diferente.

De empresario a político -cuando generalmente es al revés- ¿Cuánto ha cambiado tu vida en esta nueva faceta?

Sí ha cambiado bastante. Yo me formé en Coparmex hace 20 años, y recuerdo a Don Carlos Abascal, quien nos marcó a esa generación de casi 40 años, cuando decía que había dos tipos de empresarios: unos, los que decían que había que meterse a la política para cambiar las cosas, y los segundos, que decían que no, que había que seguir en el sector empresarial creando empleos.

Yo me decidí a lo primero, cuando Esteban Villegas me invita a participar en esto. El empresario puede participar en política y hacer bien las cosas, porque estamos acostumbrados a términos como eficiencia, eficacia, cuidado de la dignidad humana, rentabilidad, responsabilidad social, etc. que no están peleadas con la administración pública.

¿Sigues siendo crítico como cuando eras líder empresarial o ya cambió tu perspectiva referente al Gobierno?

Yo sigo siendo crítico, es mi esencia de persona. En Coparmex nos formamos críticos, pero propositivos. Hoy entiendo algunas cosas que antes no, por qué no avanzan como los ciudadanos lo piden. Por ejemplo el tema de seguridad en el Centro Histórico, que yo exigía como empresario, ahora me doy cuenta que no alcanzan los recursos económicos ni humanos. Carecemos de infraestructuras, patrullas, etc. En las mismas reuniones me dicen que ya no sigo en Coparmex, que deje de lado esa parte, que ya estoy en Cabildo, pero sigo siendo crítico.

¿Has vivido alguna situación que no te guste en este mundo de la política?

No, todavía no. Los miembros del Ayuntamiento han sido muy respetuosos. A veces bromean conmigo sobre que sigo ahorrando mucho en recursos, de señalar en dónde podemos ser más eficiente pero hasta ahí. Afortunadamente no se ha presentado un momento, una decisión que atente contra mis principios o valores...

Sin duda, porque es algo que yo dejé claro desde cuando Esteban era precandidato y me invitó. Yo se lo dije: que cuando viera algo que atentara contra mi doctrina y principios yo se lo haría saber y daba un paso de costado.

Segunda mitad del primer año de gobierno de Esteban Villegas ¿Cuál es tu diagnóstico de la administración municipal?

Yo creo que positivo. ¿En qué se ha diferenciado esta administración a muchas otras? Los directores están jóvenes y tienen mucha creatividad. En esa parte ha cambiado, tenemos una buena relación entre los ejes, Contadora, regidores, síndico, una coordinación adecuada y con el objetivo de ser una administración eficiente.

Entramos con problemas serios de proveedores, pavimento y ahora las calles ya no son la principal queja. La parte de la seguridad es un reto importante, el apoyo a empresarios para pagarles los adeudos. Cuando llegamos había 85 millones de pesos en adeudos, y ahora en la cuenta bimestral que se va a presentar en mayo estamos ya en 50 millones. Le hemos bajado, pero falta. Son esos retos los que nos ocupan.

¿Cuál considerarías que es la principal fortaleza de este Ayuntamiento?

La comunicación, creatividad e innovación. Además hay una buena compenetración entre Cabildo y Alcalde. La relación con la oposición es buena, de trabajo y respeto. Antes no lo había, ellos mismos lo dicen. El trabajo de comisiones ha sido muy bueno, me consta, y hemos podido destrabar cosas muy rápido.

Desde tu perspectiva ciudadana ¿qué crees que le hace falta Durango para despegar económicamente?

Como ciudadano y como empresario te lo digo: que podamos traer más industria. Que hagamos esfuerzos para atraer industrias que le den un valor agregado a lo que aquí se hace. Ya no lo que antes se conocía como maquiladoras, el término ya cambió, ahora son Industrias Imex (Industrias Manufactureras de Exportación), empresas de alta tecnología, competitivas, que paguen buenos sueldos. Eso ayudaría mucho a Durango.

Como gente de la iniciativa privada, no como funcionario, ¿crees que las reformas impulsadas por Peña Nieto son la solución para este país?

Yo te diría que en la Reforma Fiscal, sigo insistiendo, si no hacemos una concientización de que tenemos que pagar impuestos y que serán bien utilizados, por más reformas que se hagan la gente va a seguir evadiéndolas. Se tiene que hacer un esfuerzo por parte de los tres órdenes de Gobierno para meter a más del 50 por ciento de la gente que está en la informalidad a la formalidad.

Tenemos que aumentar la base tributaria para que seamos más la que la soportemos. Urge simplificar el SAT, hacerlo más eficaz, que sea rápido y sencillo darte de alta en Hacienda, que haya menos trámites. Esos son grandes retos en las reformas.

No toda la responsabilidad es del Gobierno, necesitamos más ciudadanos y menos habitantes. Lo he dicho siempre, desde empresario, no como funcionario, todos debemos poner de nuestra parte para que este país camine.

Ya te diste cuenta si la política es atractiva o no. ¿Piensas seguir por este camino?

Me interesa ayudar. Hace poco más de año yo estaba muy cómodo en Coparmex ayudando. A lo mejor me oigo egocéntrico, pero me gusta ayudar, me gusta provocar que las cosas funcionen. Si hay la oportunidad de seguir ayudando lo haré. Si no desde mi negocio lo haré. Me forme desde joven en los principios de solidaridad y bien común, así que lo puedo hacer desde cualquier trinchera.

Si fuera desde la política, ¿con el PRI, PAN o independiente?

Me relacionaban con los azules, desde siempre, y de repente me invitan los rojos. Yo no veo partidos, son oportunidades para ayudar y eso hago.

En poco tiempo ya no habrá limitantes de colores o partidos, pero yo estoy como Sindico del Ayuntamiento, no del PRI o de algún partido, sino de los ciudadanos. Yo no tendría problemas por el color, si se da la oportunidad lo veremos, yo quiero ayudar y servir nada más. Quiero que mis hijos vean que en algo contribuí con Durango.

Tendencia
Noticias relacionadas
Además lee