Doctor Ciro M. Santelices Chinchón: presidente municipal villista de Torreón

Nosotros

SEGUNDA PARTE

El 13 de marzo de 1918 el doctor Santelices fue detenido y hecho prisionero en Tepehuanes, Durango por las fuerzas del gobierno federal al mando del general Joaquín Amaro, la nota periodística es testigo del hecho, se desconoce cuándo fue liberado, el periódico texano El Paso Morning Times lo menciona como "el médico de Villa" y afirma que tenía dos años de cumplir esa función, leamos:

Chihuahua, Chih., Marzo 13. Las tropas federales al mando del general Joaquín Amaro, derrotaron a una fuerza mandada personalmente por Francisco Villa, en Tepehuanes, Durango, y capturaron al médico de Villa, Dr. Ciro Santelices, de Torreón, quien anda con el rebelde desde hace dos años. Las noticias del encuentro se recibieron en ésta el día de hoy, pero no se da la fecha del parte militar. El combate duró dos horas durante las cuales muchos villistas fueron muertos y otros hechos prisioneros. Los villistas fueron perseguidos en una distancia de 18 millas. El coronel Joaquín Ortiz, de las tropas del gobierno, resultó gravemente herido.

El general Francisco Murguía salió de ésta el día de ayer con destino a Torreón y Durango para vigilar personalmente el desarrollo de la campaña contra los villistas en la última entidad nombrada. Antes de partir declaró que todos los villistas con excepción de Epifanio Holguín habían sido arrojados del territorio de Chihuahua y que el gobierno perseguiría con tenacidad a todas las bandas, contando con las que infestan Durango.

Todos los prisioneros fueron remitidos a la ciudad de Chihuahua acusados del delito de rebelión, pues fueron cogidos en una acción contra las guerrillas villistas, por entonces dedicadas a golpear a sus enemigos en una amplia zona del estado de Chihuahua. En la capital, el médico fue encarcelado en la penitenciaría por órdenes del general Eugenio Martínez, jefe accidental de las Operaciones Militares en el Estado, a disposición del Juzgado de Instrucción Militar, cuyo titular era el general de brigada licenciado Rafael D. Martínez, quien radicó el expediente. No obstante la copiosa documentación y los numerosos testimonios reunidos, el lector de casi un siglo después, se quedará con una incógnita: ¿Era Ciro M. Santelices culpable del delito de rebelión? O en otras palabras dichas: ¿Siguió a Francisco Villa por voluntad propia o fue un forzado? ¿Fueron sus acciones como médico brigadista, y no como hombre armado, las que lo salvaron del paredón carrancista? El tiempo, que nada olvida, nos lo dirá algún día.

Finiquitada la lucha armada y ya con cierta paz en Torreón, el doctor Santelices reabrió su farmacia llamada Botica de los Pobres la que llegó a contar con mucha clientela, haciéndose famosa entre el pueblo porque los Sábados de Gloria de cada año quemaba invariablemente un chamuco repleto de confites y cacahuates. En años posteriores apareció en Torreón otro negocio dedicado al mismo ramo y llevó por nombre Botica Santelices el que seguramente perteneció a su familia. En un principio fue Manuel, su hijo mayor, médico también, quien se dedicó junto a su padre a este quehacer, pues en la hemeroteca de El Siglo así aparecen y en otros casos como socios.

El doctor Santelices pudo disfrutar del bienestar al lado de su familia por muchos años más. El 8 de abril de 1922, y ya en Torreón, entregó en matrimonio a su hija María de los Dolores al señor Salvador Guerrero, hijo de don Rosendo director de La Opinión diario lagunero, acto al que asistió como padrino don Nazario S. Ortiz Garza. Falleció de 72 años cumplidos el día 2 de abril de 1932, sus restos descansan en el panteón municipal de Torreón.

Sin duda que don Ciro fue un hombre preparado al cual el contacto con las clases más necesitadas lo motivaron a crear una empresa dedicada a su atención médica, sin embargo no pudo, a pesar de sus deseos, seguirlo haciendo, el torbellino revolucionario lo empujó, quisiera o no, a la atención de los hombres que día con día arriesgaban la vida en pos de un mejor futuro para la Nación y para todos los mexicanos. Este es un breve esbozo de un personaje al que el general Villa le vio grandes cualidades intelectuales y humanas, causa por las que lo nombró presidente municipal.

vobe44@yahoo.com.mx

Si tiene comentarios, escríbanos a: yromo@elsiglodetorreon.com.mx


Fuentes:

Acosta Teófilo y José María Mendívil, Directorio Profesional, de Artes, Comercial y Mercantil, 1909.

Archivos parroquiales de Querétaro, México y Torreón en www.familysearch.org.

Del Bosque Villarreal, Homero Héctor, Semblanza Histórica de Torreón, 1907-1932, primera edición, Editorial ENORME, Torreón, 1991

El Paso Morning Times, El Paso, Tx., 14 de marzo de 1918.

El Siglo de Torreón, hemeroteca.

Gutiérrez Grajeda, Blanca Estela, "El Colegio Civil en Querétaro durante el Porfiriato", en La educación superior en el proceso histórico de México, (Coord. David Piñera Rodríguez), UABC/ANUIES, Mexicali, BC, 2001

Herrera Muñoz, Emilio, Los Nuestros, colección Herrera, primera edición, Torreón, 2011.

http://www.papermoneyofchihuahua.com/documents/coahuila/coahuila-1913-10-18.html

Registros de la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, Torreón, Coahuila.

Oficialía Tercera del Registro Civil, Torreón, Coahuila

Orozco, Víctor "Breve noticia del tema", texto enviado al autor de esta colaboración, 2015.

"Tesis del doctor Ciro M. Santelices", Escuela Nacional de Medicina, Imprenta de Dublan y Ca, México, 1886 en: https://books.google.com.mx/books/

Una escena cotidiana, arriba de los cerros, en la ciudad de Torreón durante la época revolucionaria.
Tendencia
Noticias relacionadas
Además lee