Discos que conquistaron 2015 (Primera parte)

Top 5

Elegir lo mejor de un año podría ser una tarea complicada debido a la variedad de gustos entre los distintos segmentos de la población; no obstante, en base al análisis de datos, hay quien se atreve a hacerlo.

Aquí la primera parte de la lista de 10 discos para todos los gustos y estilos que, por una u otra razón, marcaron musicalmente los últimos doce meses.

1.- 25 (XL), de Adele: La británica se hizo de rogar, pero cuando por fin entonó con su inconfundible voz Hello, a su disco le bastaron dos meses en el mercado para alzarse como el más vendido del año en el mundo, con récords de impacto, como ser el único en la historia que ha vendido más de 3 millones de copias en una semana en Estados Unidos.
2.- To pimp a butterfly (Universal Music), de Kendrick Lamar: No hay lista internacional de lo mejor de 2015 en cuyo podio no figure el tercer disco del rapero estadounidense, que igual se permite colaborar con divas pop que trazar florituras de "hip hop" como esta y liderar así los próximos Grammy con 11 nominaciones.
3.- The magic whip (Warner Music), de Blur: Doce años han tardado los británicos en escribirle una continuación discográfica a Think tank y fue casi el azar y una forzosa espera en Hong Kong lo que les llevó a alumbrar un disco que ha satisfecho a la crítica y que, lejos de regocijarse en el pasado, ha traído al presente/futuro a quienes fueran adalides de ese espejismo llamado "brit pop".
4.- How big, how blue, how beautiful (Universal Music), de Florence + The Machine: Otro disco que se hizo esperar y que tampoco decepcionó fue el tercero de la británica Florence Welch, que sigue destilando fuerza catártica en sus letras y melodías. A medio camino entre el rock y el pop, llegó a ser uno de los candidatos al Mercury Prize al mejor álbum del año en Reino Unido.
5.- Carrie & Lowell (Asthmatic Kitty), de Sufjan Stevens: Cinco años después de The Age of Adz, el niño bonito del "indie" se desprende de todo artificio electrónico y color para entregar un bellísimo ejercicio de desnudez musical y emocional más cercano al folk, nacido del duelo por la muerte de su madre, exadicta y bipolar. Sobresaliente.
Compartir Tweet G+ Share
Noticias relacionadas
Además lee