Cuando el crimen ha manchado al futbol mexicano

Top 5

“Bien, muy bien, gracias a Dios”, así dijo estar Alan Pulido, jugador del Olympiacos de Grecia, en su primera declaración a los medios de comunicación luego 24 horas de haber sido secuestrado por hombres armados en Ciudad Victoria, Tamaulipas.

El caso del exjugador de Tigres conmocionó no sólo a la región o al país, sino también a otras varias regiones del mundo, donde la noticia de su secuestro fue tema de interés general.

Siguiendo la línea del problema de seguridad que el secuestro del futbolista supone, cabe puntualizar que su caso no es el único en que el crimen organizado ha manchado al futbol mexicano, tal y como se recuerda en este Top 5.

1.- Alan Pulido

El futbolista del Olympiacos de Grecia fue secuestrado en Ciudad Victoria, Tamaulipas y permaneció privado de su libertad casi 24 horas hasta que fue liberado la medianoche de este lunes por fuerzas estatales y federales; y de inmediato fue llevado al Centro de Mando de la Policía Estatal para hacerle una revisión.

Pulido, quien vestía un short y camiseta de tirantes, pues al momento que fue privado de su libertad regresaba de una fiesta en una alberca a la capital del estado, presentaba escoriaciones en su pecho y una lesión en su mano derecha que fue atendida por los médicos.

2.- Rubén Omar Romano

El 19 de julio de 2005, a la salida del entrenamiento de Cruz Azul en las instalaciones de La Noria, Xochimilco, Romano fue interceptado por dos automóviles, que lo obligaron a detenerse para después llevárselo secuestrado.

El plagio del técnico de origen argentino duró 65 días. Fue rescatado por elementos de la policía federal el 21 de septiembre, en una “casa de seguridad” ubicada en Iztapalapa.

Fue liberado por elementos de la entonces llamada Agencia Federal de Investigación (AFI) de la Procuraduría General de la República (PGR).

Romano confesó que pocas veces tuvo contacto con su familia, que se encontraba bien de salud y que por el momento "lo único que quiero es encontrarme con ella".

"Gracias a la AFI que me salvó", dijo el extécnico argentino de Cruz Azul.

Los secuestradores declararon que el plagio de Romano lo planeó el jefe de la banda, José Luis Canchola, desde la cárcel de Santa Martha Acatitla.

3.- Álvaro, padre de Jorge Campos

En febrero de 1999, el portero Jorge Campos se encontraba en Hong Kong, participando en un torneo con la Selección Nacional, cuando le fue comunicado del secuestro de su padre, Álvaro Campos, en Acapulco, Guerrero.

El plagio duró seis días. Según reportes de prensa, don Álvaro fue liberado luego de que Campos pagó más de 600 mil pesos por el rescate.

4.-Alberto Becerra

Quien fuera portero suplente de Puebla fue víctima de la delincuencia organizada presente en ese estado, cuando, según reportó Récord, un par de sujetos lo obligaron a que se subiera a su vehículo, manejara durante horas hasta llegar a Tamaulipas donde sufrió robo, aunque sin padecer algún daño físico.

5.- Salvador Cabañas

Durante la madrugada del lunes 25 de enero (05:00 am), Cabañas, quien era delantero del Club América, recibió un balazo en la frente, durante una riña en el centro nocturno denominado Bar Bar, ubicado en Insurgentes Sur, colonia Florida, al sur de la ciudad.

Tras el lamentable incidente, el delantero fue ingresado al Hospital Los Ángeles, al parecer y según versiones de un paramédico, en el trayecto el futbolista iba consciente. Cabañas fue intervenido quirúrgicamente a las 08:10 de la mañana aproximadamente.

"Chava" permaneció en el área de terapia intensiva, lo que conmocionó al futbol nacional e internacional, pues no sólo estaba en coma su carrera futbolística, sino su propia vida.

Tiempo después, el delantero logró recuperarse relativamente e incluso reapareció como jugador de tercera división, en el Tanabi Esporte Clube de Brasil; no obstante, nunca pudo retomar del todo su carrera ya que la bala se encuentra alojada en su cabeza y esto representa un peligro por el esfuerzo requerido dentro de las canchas.

Compartir Tweet G+ Share
Noticias relacionadas
Además lee