Las claves del desastre inglés en la Eurocopa

Top 5

Como lo informa este diario, el mundo del futbol se sacudió con la noticia de que a Inglaterra, le aplicaron el "Brexit" en la Eurocopa, tras ser eliminada por Islandia.

Esta eliminación, que se considera la humillación más grande de una selección inglesa desde la derrota ante Estados Unidos en el Mundial de 1950, se explica a partir de cinco claves inglesas, las cuales se enlistan a continuación.

1.- Roy Hodgson sin un plan definido

Hodgson llegó a Francia sin contar con un once titular. Tenía una idea vaga de que debía jugar al ataque, pero no sabía cómo juntar todas sus piezas y cometió errores tácticos graves.

En el primer partido contra Rusia, descompuso al equipo con las sustituciones y se vio empatado en el último minuto.

En el tercero, hizo seis cambios en el once titular que no funcionaron y le abocaron al segundo puesto del grupo.

Contra Islandia, por último, no sacó al joven Marcus Rashford hasta cuatro minutos antes del final, con todo perdido, cuando podía haber sido un revulsivo.

2.- Hodgson, aislado

No tuvo el apoyo de la afición, que en muchos casos le consideraba demasiado mayor y desconectado de una selección muy joven, ni el de los directivos, que pese a lograr que Inglaterra fuese la primera clasificada para la Eurocopa no le ofrecieron la renovación. La víspera del partido contra Islandia dejaron entrever que su cargo colgaba de un hilo.

3.- Sigue sin encontrar el portero adecuado

Joe Hart admitió su parte de culpa en la derrota ante Islandia, porque pudo hacer algo más en el segundo gol "vikingo". Inglaterra sigue añorando un portero que le dé seguridad. Hart no tuvo ningún fallo estrepitoso en el torneo, pero no es un guardameta a la altura de los mejores. Desde hace décadas, los "pross" añoran a Gordon Banks o Peter Shilton.

4.- La competición le vino grande a los jóvenes

Inglaterra llegó a Francia con una de las generaciones de jóvenes más prometedoras de su historia, pero llegado el momento la competición les vino grande a casi todos.

Harry Kane, el goleador de la Premier, no apareció. Delle Ali, del que se esperaba su explosión, no dejó más que algún detalle suelto, y Marcus Rashford pasó más tiempo en el banquillo que en el terreno de juego.

5.- Y, sobre todo, un equipo sin líderes

Inglaterra no tuvo quien, en los momentos de duda, se echase el equipo a la espalda. Lo intentó el capitán, Wayne Rooney, pero su esfuerzo no contagió. Rooney no tiene el peso que anteriormente tenían John Terry o Steven Gerrard y esta selección lo nota.

Esta eliminación se considera la humillación más grande de una selección inglesa desde la derrota ante Estados Unidos en el Mundial de 1950. (ARCHIVO)
Tendencia
Noticias relacionadas
Además lee