Romance en Durango

Kiosko

Desde Guatimapé nos vienen

persiguiendo,

ya estamos hambrientos y cansados,

yo y Magdalena nos andamos fugando,

y yo creo que esta vez sí nos pelamos.

Ay...tuve que cambiar mi guitarrita,

por unos tacos y un cuarto de posada,

pero ahí después me compro otra,

pa´cantarle a Magdalenamis canciones.

No llores, mi querida,Dios nos vigila,

pronto llegaremos a Durango,

agárrame, mi vida,

el desierto acabará,

y al rato bailaremos en el fandango.

En mis pesadillas me aparecenlos espantos,

alucinantes como el peyote,

después me aturden las campanasde la iglesia,y veo la cara ensangrentadade Ramón.

Fui yo el que le disparó en la cantina,

y con mi dedo le jalé el gatillo,

ándale, vámonos, mi Magdalena,

lo que pasó, pasó...y ya ni modo.

No llores mi querida,

Dios nos vigila,

pronto llegaremos a Durango,

agárrame, mi vida,

el desierto acabará,

y al rato bailaremos en el fandango.

Ya sueño el día en que vayamosa los toros,

oreja y rabo le darán al matador,

vas a ver a mi abuelo, tomando

sus sotoles,

platicando otra vez de cuando

Villa entró a Torreón.

Y en la ermita del pueblo,

lo que está en el cerro,

el padre nos dará la bendición,

yo voy con mi arracada y

con mis botas nuevas,

tú, vestida de blanco,

pa´que les dé envidia.

La distancia es larga,

pero ya mero llegamos,

todo está listo y la fiesta comienza,

el Espíritu Santo nos protege,

con sus ojos de serpiente de obsidiana.

No llores, mi querida,

Dios nos vigila,

pronto llegaremos a Durango,

agárrame, mi vida,

el desierto acabará,

y al rato bailaremos en el fandango.

¿¡Qué es ese trueno, que rezumba!?¡

La cabeza me duele y me damuchas vueltas

!¡Ven, siéntate, no digas nada!¡

Ay...no puede ser...ya me pegaron!¡

Hey, Magdalena,

toma la fusca!tira allá hacia el cerro,

donde relumbra,

y apunta bien,

mi chaparrita,

yo creo que yo ya no lo voy a hacer...

No llores, mi querida,

Dios nos vigila,

pronto llegaremos a Durango,

agárrame, mi vida,

el desierto acabará,

y al rato bailaremos en el fandango.

Bob Dylan

(traducción libre de Antonio Avitia,

texto tomado del libro "Cancionero Durangueño, del mismo autor. ICED, 2011)

Tendencia
Noticias relacionadas
Además lee