¿Se puede retrasar el tiempo?

Siglo News

Hoy en día, cuidamos más nuestra alimentación y hacemos ejercicio con regularidad. Por consecuencia, el proceso de envejecimiento es más lento. También, somos conscientes de la importancia de evitar malos hábitos, como el tabaco, alcohol o exponerse por mucho tiempo al sol.

Sin embargo, hay personas que presentan un envejecimiento facial que no corresponde a su plenitud física y mental. El paso de los años se nota, por dentro y por fuera. La genética influye en la forma en que el envejecimiento deja huella, pero nuestro estilo de vida también.

Cuando una persona decide someterse a un tratamiento de rejuvenecimiento facial, busca siempre recuperar de nuevo la expresividad y la firmeza de su rostro.

La cirugía estética tradicional ha evolucionado hacía una cirugía menos invasiva para los pacientes. Por su parte, los tratamientos estéticos faciales han resurgido como una opción más cómoda y con menor riesgo.

Algunos de los tratamientos de rejuvenecimiento facial que existen son:

*Botox: Gracias a la toxina botulínica tipo A, se eliminan las arrugas del rostro, especialmente de la frente, entrecejo y “patas de gallo”, así como asimetrías leves que rompen la armonía facial. Se trata de un tratamiento que rejuvenece conservando la naturalidad, sin restar expresividad. Los resultados son visibles en apenas 4 o 5 días y se mantienen durante meses.

*Ac hialurónico: Se trata de una sustancia que rellena las arrugas y la pérdida de volumen facial. También, estimula el colágeno y la hidratación de la piel. Se usa en toda la cara, especialmente en los labios, pómulos, surco nasogenianos y óvalo facial.

*Láser: La aplicación de fuentes de luz en la superficie de la piel produce un inmediato efecto peeling. Eliminar manchas, corregir arrugas faciales o reducir las cicatrices producidas por el acné son algunos de los casos en los que se recomienda la aplicación del láser.

*Lifting facial: Sus resultados son espectaculares. Algunos de sus beneficios son el tensado general de la piel de la cara y la región submaxilar, la remodelación del óvalo facial, la eliminación de arrugas o la elevación de las cejas.

Belleza con cuidado

Algunos de sus riesgos y complicaciones son los trastornos de la sensibilidad, pigmentación, necrosis, asimetría, mala cicatrización, daños en el nervio facial, dolor y reacciones alérgicas al producto anestésico.

A pesar del hecho de que se trabaja en un medio estéril, es posible que se pueda producir una infección. La posibilidad de infección es mínima, inferior al 1%. En algunos casos, también se puede presentar una cicatrización irregular, una hemorragia o la formación de hematomas.

Después de una sesión, se recomienda un paro laboral de unos cuantos días. La cicatrización del conjunto del rostro, dura al menos dos semanas y el enrojecimiento puede persistir de dos a tres meses. La exposición al sol está prohibida durante casi seis meses. En caso de ser necesario, se recomienda la aplicación de una crema cicatrizante.

Es básico seguir el consejo de tu dermatólogo o médico estético.

Tendencia
Noticias relacionadas
Además lee