Demanda Donald Trump a California

Internacional

La batalla por la protección de los inmigrantes sin papeles se verá en los tribunales. El Gobierno de Estados Unidos tiene previsto demandar al Estado de California por poner en marcha leyes llamadas de santuario que evitan la colaboración de las administraciones públicas con la policía federal de inmigración.

Se trata del enfrentamiento más grave hasta el momento entre el Gobierno de Donald Trump y el estado más poblado del país, convertido en epicentro de la resistencia institucional a todas las iniciativas del presidente.

El fiscal general, Jeff Sessions, tiene previsto anunciar la denuncia el miércoles por la mañana en Sacramento, la capital de California, frente a un grupo de representantes de las fuerzas de seguridad.

Según el discurso que está preparado, Sessions tiene previsto decir: "El Departamento de Justicia y la Administración Trump van a luchar contra estas políticas injustas e inconstitucionales que os han impuesto. Vamos a luchar por hacer vuestro trabajo más seguro y ayudaros a reducir el crimen en EU. Y creo que vamos a ganar".

El martes por la noche, el Departamento de Justicia trasladó a la prensa que la denuncia se basa en la inconstitucionalidad de tres leyes, todas aprobadas el año pasado. Una prohíbe a los empresarios cooperar voluntariamente con las autoridades de inmigración. Otra da permiso al Estado para inspeccionar centros de detención de inmigrantes.

La tercera es la SB54, conocida como Ley del Estado Santuario, que prohíbe a todos los cuerpos de seguridad de California compartir información con inmigración si no es con orden judicial. Esa práctica, común en las grandes ciudades de Estados Unidos, es obligatoria desde el 1 de enero en todo el Estado, el único donde se ha hecho algo así.

La batalla enfrenta al presidente Trump y a Sessions, de línea dura de inmigración, contra Brown y Becerra, quienes se han convertido en francos adversarios que han ayudado a dinamizar la oposición al magnate y han prometido preservar los valores progresistas que creen que California encarna.

Es por ello, que Brown calificó la demanda como un "truco político" en una declaración.

En un momento de agitación política sin precedentes, Jeff Sessions ha venido a California para dividir aún más y polarizar a Estados Unidos", expresó.

Jeff, estas acrobacias políticas pueden ser la norma en Washington, pero no funcionan aquí. ¡¡¡TRISTE!!!"

California comenzó a luchar contra la administración Trump incluso antes de que él asumiera la presidencia, oponiéndose a una letanía de problemas, que incluyen mariguana, regulaciones ambientales e impuestos.

Choque por migrantes. Se trata del enfrentamiento más grave hasta el momento entre el Gobierno de Donald Trump y el estado más poblado del país.
Compartir Tweet G+ Share Pin It
Noticias relacionadas
Además lee