Dimite consejero de la Casa Blanca

Internacional

La guerra comercial abierta por Donald Trump ya tiene su primera víctima. El poderoso consejero económico de la Casa Blanca, Gary Cohn, ha presentado este martes su dimisión por sus diferencias con el presidente en la batalla arancelaria.

La caída de Cohn supone una derrota del sector moderado frente a halcones, pero sobre todo, representa la partida de uno de los más prestigiosos miembros del gabinete, el cerebro de la reforma fiscal y uno de los pocos altos cargos capaz de enmendarle la plana al mandatario, como hizo en agosto pasado cuando Trump, tras el crimen racista de Charlottesville, mantuvo la equidistancia.

"Esta Administración puede y debe hacer más para condenar a estos grupos de forma coherente e inequívoca, así como hacer todo lo posible por curar las profundas divisiones que hay en nuestras comunidades. Los ciudadanos que se plantan por la igualdad y la libertad jamás pueden ser equiparados con los supremacistas blancos, los neonazis o el KKK [Ku Klux Klan]", dijo entonces en una entrevista al Financial Times. Estas palabras hicieron pensar que Cohn iba a abandonar el puesto. Pero se mantuvo y finalmente ha sido un pulso anterior, casi congénito a Trump, el que ha determinado su marcha.

Procedente de Goldman Sachs, Cohn, de 56 años, era un tecnócrata que apostaba más por el pacto que por la batalla. Pragmático, de verbo fácil y reconocido por sus colegas financieros, estaba en los antípodas del consejero comercial, Peter Navarro, el desmesurado economista que ha logrado que Trump rompa amarras y prepare la subida unilateral de aranceles al acero (25%) y el aluminio (10%).

Otra salida. El influyente asesor abandona la Casa Blanca desbordado por el triunfo del ala radical.
Tendencia
Noticias relacionadas
Además lee