¿Y qué harán quienes sólo tienen 50 o 100 pesos para comprar gas?

Editoriales

Las imágenes de mujeres y hombres exigiendo la venta a granel de gas LP afuera de las gaseras reflejan no sólo un mayúsculo deterioro del salario mínimo vigente en Durango ( 88.36 pesos), sino el impacto negativo de la reforma energética, cuya aprobación traería como resultado inmediato una baja en las tarifas de energía eléctrica y de todos los combustibles, como el gas doméstico, nunca el efecto contrario.

Después de varios días de quejas constantes contra las gaseras por negarse a vender su producto en forma fraccionada a las familias pobres de Durango, ayer hubo manifestaciones callejeras de algunas organizaciones sociales para demandar la intervención del gobierno del estado en favor de quienes, en total imposibilidad de pagar casi 600 pesos por un tanque de 30 kilos de gas, les puedan surtir 50, 100, 150 ó 200 pesos.

Las empresas gaseras no acceden a la venta por kilo debido a una supuesta restricción en la normativa del gobierno federal. Es decir, la gente está obligada a adquirir tanques llenos como única opción y, en el caso de Durango, de 30 y 45 kilos, a diferencia de otras entidades donde se venden envases más livianos.

Actualmente, llenar un cilindro de gas es casi un lujo, pues cuesta 600 pesos y pronto sobrepasará esa cifra; el precio ha experimentado un incremento de casi el 40 por ciento tan sólo en los dos primeros meses del año y, junto con los "gasolinazos", el gas LP rebasó todos los topes previstos. En tal circunstancia, miles de familias no pueden acceder a un cilindro completo, porque seguramente dejarían de comer. Por eso en tantos comederos y fonditas se está volviendo a usar leña o carbón en la cocina, tipo fogón, o se tendría que aumentar los precios drásticamente, ya de por sí afectados por el incremento al precio del huevo hasta casi 40 pesos por kilo.

Hasta hace poco tiempo, las gaseras locales tenían depósitos del combustible en zonas periféricas de la ciudad y era común la venta del producto a granel. Las autoridades permitieron este comercio al menudeo sin contratiempos; no existían restricciones ante el posible riesgo que implica llenar y trasladar recipientes de menor capacidad, incluso hasta en bicicletas o triciclos.

Ahora, hay resistencias a la nueva disposición del gobierno federal para prohibir esta forma de mercadeo que facilitó la vida de muchas familias y con mayor razón sucedería en estos momentos, cuando se ha extendido la cuesta de Enero todo el primer trimestre. Ayer, algunos líderes sociales protestaron junto a cientos de familias para exigir que el gobierno del estado intervenga ante la instancia correspondiente y posibilite de nuevo la venta a granel del gas LP.

Es un hecho, más evidente cada vez, que en grandes sectores sociales de Durango se vino abajo el poder adquisitivo y eso impide comprar hasta lo básico. Precisamente en esa lista se incluyen el gas y los alimentos, directamente relacionados entre sí. No sirve de mucho tener en casa arroz, huevos o harina de maíz si no hay cómo cocinar, de la misma forma que tampoco ayudaría mucho tener sólo gas y nada qué poner en la lumbre, por mencionar exclusivamente el uso más frecuente del gas doméstico, aunque se requiere para muchas otras cosas. Si la reglamentación federal prohíbe ya la venta al menudeo, debe ser revisada y cambiada, con total apego a las normas de seguridad para evitar riesgos, claro está, pero sin dejar de lado las necesidades de tanta gente. El hecho de que en el pasado reciente se practicara este llenado en recipientes de menor contenido sin percances lamentables, hace pensar que esto es posible.

Los distintos órdenes de gobierno no deben permitir que se levanten suspicacias en este asunto: si se aplican reglas para evitar riesgos, que se demuestre, pero en el fondo parece que se trata de obligar al consumidor a comprar cilindros completos, ya que su venta ha descendido durante los últimos meses debido al encarecimiento del combustible.

Lo cierto es que el problema social puede agudizarse si no se encuentra una solución rápida. Se trata de un producto de primera necesidad y debe estar al alcance de la mayoría de las familias. La solución salomónica es que el presidente Enrique Peña Nieto cumpla su palabra y los precios del gas, luz eléctrica, gasolinas y el diésel en verdad bajen, pero ya se sabe que el mandatario no es confiable, por más compromisos que haga. Lo bueno es que en menos de ocho meses dejará el poder, aunque su legado será catastrófico por mucho tiempo.

COLMILLOS Y GARRAS

LA PROXIMIDAD DEL proceso electoral puso freno al levantamiento de un padrón de autos "chocolatos" por parte de las autoridades estatales. Urge tener control de estos vehículos que circulan sin placas, pero no debe haber afán recaudatorio en esta medida, salvo los gastos que implique la logística del operativo. La solución a la entrada de tanta unidad extranjera está en manos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, pues todas las aduanas están bajo su resguardo...ENCABEZADA POR JORGE Polo Valdez, ayer surgió la organización Regeneración Campesina, llamada a ser el sector agrario de MORENA en Durango próximamente. Polo Valdez aspiró, hasta hace poco, a dirigir la CNC local, pero no llegó. Se le ha visto muy cercano a los líderes de MORENA y muy alejado de su partido, el Revolucionario Institucional...NO POCOS ESTIMAN que esta nueva organización será en realidad la avanzada del diputado federal priista Oscar García Barrón hacia MORENA. Se ha tardado en "dar su brazo a torcer", pero, según afirman líderes morenistas, muy pronto dejará al PRI. De confirmarse tales versiones, sufriría el tricolor un nuevo descalabro en cuanto al voto rural, que por tantos años había mantenido cautivo, sin aparente oposición.

Twitter @rubencardenas10

Tendencia
Noticias relacionadas
Además lee