Gateo: fase importante de desarrollo

Nosotros

Existen una serie de beneficios que el gateo proporciona, a nivel de aprendizaje para el niño, como por ejemplo:

El desarrollo del patrón cruzado de movimiento, que es la función neurológica que hace posible el desplazamiento corporal. Ese movimiento consiste en mover brazo derecho y pie del lado contrario, e igual con el otro brazo y pie, en cada movimiento. Cuando gatean se tonifican los músculos que le van a permitir a niño tonificar a su vez la columna, lo cual le ayudará a mantenerse erguido cuando se ponga de pie en la siguiente etapa.

El gateo ayudará al bebé a ejercitar y perfeccionar la visión. Ahora el bebé ha de estar más atento a lo que le rodea, a ver por donde va y lo que está explorando, por tanto aprende a enfocar ambos ojos y a enfocar a una distancia de 30-40 cm aproximadamente, la misma distancia a la que deberá, posteriormente colocar el libro cuando empiece a leer y escribir, en su etapa escolar. En este aspecto hay un estudio muy interesante de Glenn Doman.

Se desarrolla el sistema vestibular que es el encargado de regular el equilibrio, y el sistema propioceptivo, lo que le permitirán al bebé conocer donde están las diferentes partes del cuerpo y a situarlas.

DESARROLLAN COMUNICACIÓN

Por medio del movimiento, los niños desarrollan su capacidad de comunicación al explorar e interactuar con su mundo, también promueve una mayor confianza en sí mismos, haciéndolos sentirse competentes física y emocionalmente cuando usan su cuerpo para comunicarse y resolver problemas (Jacobson, 2004).

Otro de los beneficios que tiene el gateo es que se estimula la tactilidad de la palma de la mano, lo cual beneficia a su vez la motricidad fina que en un futuro se traducirá en un buen control de trazo de la escritura. Al masajear la palma de la mano, ésta envía información al cerebro sobre las sensaciones y texturas que siente el niño.

Mediante el gateo se desarrolla la coordinación óculo manual. Cuando el niño gatea se establece entre ojo-mano una distancia similar a la que más adelante habrá entre ojo y mano a la hora de leer y escribir.

Conecta los hemisferios cerebrales creando rutas de información cruciales para la maduración de las diferentes funciones cognitivas.

Cerebro

Ayuda a establecer la lateralización del cerebro más o menos a los 5-6 años, cuando uno de los hemisferios se convierte en dominante.

Sabías que:

Gatear ayuda a poder escribir en el futuro. Mediante el gateo se va desarrollando la coordinación cerebral ojo-mano.

Gatear le ayuda a medir el mundo que le rodea y el niño se adapta al medio.
Tendencia
Noticias relacionadas
Además lee