Reprueban al esquema de frijol

Regional

En opinión del presidente del Consejo de Vigilancia del Sistema Producto Frijol del Estado de Durango, Vicente Victorio Robles, a seis días de que se cierre el esquema de comercialización de dicho grano, su operación se puede considerar de regular a mala, en virtud de que su puesta en marcha se anunció de manera tardía, casi un mes después de que se debió realizar, en perjuicio de los campesinos.

“Para que un esquema de comercialización sea benéfico y funcione adecuadamente, debe salir oportunamente para los productores, ya desde que se comienza a levantar la cosecha desde fines de octubre y principios de noviembre. Saliendo el 8 de noviembre, y operando ya el esquema de comercialización en las bodegas, eso representaría que funciona al 100 por ciento”, añadió el entrevistado.

No obstante, recalcó el campesino originario de la comunidad Cuauhtémoc, municipio de Cuencamé, el esquema de comercialización que está operando actualmente se anunció de forma tardía, casi con un mes y medio de retraso, de tal manera que las empresas acopiadoras comenzaron a recibir el frijol en el mes de diciembre de 2017.

De manera lamentable, subrayó el informante, el Gobierno Federal toma la medida de importar frijol para cumplir con los compromisos del Tratado de Libre Comercio, en perjuicio de los campesinos de este país, cuando a estados como Durango, Chihuahua, Zacatecas y Nayarit no se les da la oportunidad de exportar su grano, por ejemplo, a la vecina nación del norte.

Al retomar el tema en torno al esquema de frijol que implementó en 2017 la Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios (Aserca), Victorio Robles enfatizó que dicho programa registró diversas fallas, la más importante relacionada con su retraso y que sí lesionó la economía de los campesinos que se dedican al referido cultivo.

“Si es un esquema de comercialización que el Gobierno sabe que se tiene que implementar año con año, y no lo saca en el tiempo que debe salir, quiere decir que es un esquema que está fallando, porque dicen que es bueno debido a que los campesinos ya metieron frijol a las bodegas, pero lo llevaron forzado, ya cuando el esquema de comercialización tenía retraso y se fue mucho frijol por otro lado, con los intermediarios”, expresó el productor.

Finalmente, reveló que a estas alturas del esquema ya es poco el frijol que los campesinos están llevando a las empresas acopiadoras para su venta, sobre todo en los municipios de Guadalupe Victoria y Cuencamé, debido a que la mayor parte de la cosecha la compraron los “coyotes”, además de que los productores requieren dinero en estos momentos para realizar las labores de preparación de sus tierras.

Vicente Victorio Robles, señaló que es poco el frijol que los campesinos están llevando a las empresas acopiadoras para su venta. (EL SIGLO DE DURANGO)
Tendencia
Noticias relacionadas
Además lee