Nosotros / Aleatoria

¿Menopausia? Naaa .... Plenipausia ¡Sí!

VANESSA BARDAN PUENTE, , actualizada 12:33 🕚
¿Menopausia? Naaa .... Plenipausia ¡Sí!

"Menstruarás con la luna y te volverás cíclica, nunca constante, continuamente cambiarás con sus fases". Nuestras hormonas nos acompañan desde nuestro nacimiento hasta la menopausia, las mujeres no vamos por la vida de manera tan constante como la de un hombre, nuestros días son cambiantes y difíciles de predecir, somos redondas, precisamente por ser cíclicas es absurdo intentar ser lineales, entonces ¿Por qué intentas controlar tus emociones para creer que estas equilibrada? Una mujer tiene aproximadamente 500 periodos durante toda su vida. La menopausia tiene lugar cuando una mujer deja de ovular y de menstruar permanentemente, por lo cual ya no puede concebir un hijo, se considera que ocurre un año después del último periodo menstrual, aproximadamente entre los 45 y 55 años de edad.

En una época, en las zonas rurales de Irlanda, las mujeres que dejaban de menstruar se retiraban a su cama y permanecían ahí a menudo por años, hasta que morían. Esta costumbre del terror parece extrema, pero expresaba que la utilidad de una mujer terminaba con su capacidad para reproducirse. A inicios del siglo XIX la menopausia era vista como una enfermedad. La realidad es que se presentan bochornos, sudoraciones nocturnas, insomnio, resequedad vaginal, depresión, irritabilidad, baja de energía, arrugas, canas y kilos de más.

Si bien es cierto, que nuestro exterior puede no ser lo que antes fue, pero en esta etapa se transforma el espíritu, el coraje y la fortaleza. Durante la menopausia se libera la energía sexual que anteriormente se utilizaba en reparar el útero para la reproducción.

En vez de "secarse", la mujer en la menopausia es bombardeada por un nuevo flujo de energía y vitalidad. Durante este enorme cambio energético, es un momento en el que se tiene que hacer algo distinto en cuanto a su salud y la energía para potencializarnos. Esta etapa regala a la mujer la transición a la vida adulta, que deberíamos vivirla con gracia y orgullo por todo aquello que hemos pasado, es una época de cambio de roles, de mayor independencia y crecimiento personal.

En esta etapa, empezamos a escapar de la rutina del deber y comenzamos a hacer lo que nos plazca, ahora con libertad y sabiduría. Somos sobrevivientes de todo aquello que nos ha hecho ganar cada una de nuestras canas y arrugas: criar hijos, pagar cuentas, lidiar con amores y desamores, llorar pérdidas y vivir circunstancias de vida complicadas.

Así, como los buenos vinos que comienzan con el proceso de pisar muchas uvas, lo mismo ocurre con el alma, revelar nuestra grandeza requiere momentos difíciles. Ama tus ciclos, las mujeres tenemos principios, seguimos renovándonos, podemos gestar y parir vida, sueños, vínculos, amores, proyectos y nuevas realidades.

La plenipausia es una oportunidad para consentirte y cuidarte, tal vez has pasado tu vida haciendo cosas poco amorosas para ti, hay muchas cosas que finalmente no te dejan nada bueno, piensa en ello, gesta una nueva versión de ti misma, abraza tu experiencia. Nunca te sientas mal por madurar, es un privilegio que se les negó a muchos.

Disfruta, un corazón alegre hace tanto bien como una medicina, canta en tu carro a viva voz, baila, no dejes de mover tu cuerpo, pinta las paredes de tu casa del color que te plazca, disfruta de una botella de buen vino, cómete ese chocolate sin culpa, haz una fiesta, dibuja, escribe poesía, lee libros tan buenos que te hagan perder la noción del tiempo, oblígate a ser más consciente y responsable de tu calidad de vida y tu felicidad, haz de eso tu máxima prioridad, porque ahora, la primera regla de la es que ya no hay reglas.

¿Menopausia? Naaa .... Plenipausia ¡Sí!
¿Menopausia? Naaa .... Plenipausia ¡Sí!
¿Menopausia? Naaa .... Plenipausia ¡Sí!
¿Menopausia? Naaa .... Plenipausia ¡Sí!