Editoriales / Aleatoria.

La cotización del agua en Wall Street, debate mundial

Yo río libre

JULIO CÉSAR RAMÍREZ, , actualizada 09:49 🕚

Estamos horrorizados de que el 7 de diciembre de 2020, CME Group, la compañía de intercambio de derivados financieros más grande del planeta, lanzó el primer mercado de futuros sobre el agua del mundo, abriendo la especulación de los financieros e inversionistas que buscan sacar provecho de la crisis del agua del planeta. Quienes opinan aquí, de principio a fin, son Vandana Shiva -activista, filósofa, ecologista, física y escritora india- y Maude Barlow, activista por el derecho humano al agua y escritora canadiense, fundadora del Proyecto Blue Planet y presidenta de la junta de Food and Water Watch, con sede en Washington. Este es su razonamiento conjunto.

El nuevo mercado de futuros está vinculado al mercado de agua del condado de California, un importante productor de alimentos que vive a la sombra de una sequía perpetua.

Deploramos este desarrollo e instamos a las personas y los gobiernos de todo el mundo a rechazarlo.

El planeta se está quedando sin agua limpia accesible porque los humanos la han contaminado, extraído en exceso, desviado, represado y mal administrado.

Hemos visto el agua como un recurso para nuestro beneficio y conveniencia y no como el elemento esencial para toda la vida que tenemos el deber de proteger. Las empresas privadas y los inversionistas ya han mercantilizado el agua mediante la privatización de los servicios de agua, la industria de agua embotellada, la apropiación de tierras y agua y los derechos de agua otorgados a industrias extractivas como la energía y la minería.

De hecho, el modelo de agricultura industrial de uso intensivo de agua y productos químicos en California y muchas otras partes del mundo es uno de los principales impulsores de la crisis del agua.

La mercantilización no es la solución. Proteger y conservar el agua y compartirla equitativamente es un imperativo ecológico y de justicia para que se garantice el derecho al agua de todos los seres humanos y no humanos. La declaración Universal de los Derechos de la Madre Tierra deja claro que el agua y la naturaleza tienen derechos inherentes. La mercantilización del agua como se propone violaría este compromiso.

Si el agua se pone en el mercado abierto como el petróleo y el gas, conducirá inevitablemente a un aumento de los precios del agua de un mundo que necesita desesperadamente agua para vivir.

Casi dos millones de niños mueren cada año debido al agua sucia, una situación que se vuelve más crítica en una época de COVID cuando la mitad de la población mundial carece de un lugar para lavarse las manos con agua tibia y jabón.

Esto en sí mismo es una farsa, pero imaginar que los especuladores adinerados de fondos de cobertura y los apostadores anónimos de derivados tendrán derecho a hacer subir el precio del agua para su propio beneficio es totalmente inaceptable y debe detenerse.

Exigimos que la gente en todas partes y todos los gobiernos rechacen la mercantilización del agua y su venta en el mercado abierto y reconozcan que el agua es una confianza pública y un derecho humano en la ley y en la práctica para siempre.

Hasta aquí Barlow y Shiva.

En diciembre, tras el inicio de la cotización del agua en Wall Street, el Relator de la ONU para los derechos humanos al agua potable y al saneamiento, Pedro Arrojo, lanzó una alerta urgente y convocó a la población mundial, así como a gobiernos y parlamentos, a iniciar un gran debate global sobre los valores del agua que propone ONU Agua para el Día Mundial del Agua el 22 de marzo bajo el lema #Water2Me. Dijo:

Estos mercados son propicios para promover estrategias financieras especulativas sobre recursos que son vitales, como el agua o la energía y la alimentación; espacios donde se generan grandes negocios con base en especular con las necesidades básicas de la gente, hipotecar a las generaciones futuras, induciendo y exacerbando de hecho, como en un pasado lejano, hambrunas y quiebras de economías vulnerables.

El agua es el alma azul de la vida, lo que llevó a la ONU a declarar el acceso al agua potable y al saneamiento como derechos humanos.

Pero además, con el cambio climático, la sostenibilidad de ríos, humedales, lagos y acuíferos es más necesaria que nunca para vertebrar los territorios.

Son valores, en suma, que no se pueden gestionar desde la lógica del mercado en espacios financieros tan propensos a estrategias especulativas.

¿Cómo se da la lucha por el agua en la base de la sociedad planetaria?

@kardenche

Editoriales, Yo río libre

Noticias relacionadas

Comentarios

Identificarse con

Facebook Google

Hola

aún no hay comentarios

Noticias más leídas

Noticias recientes

Más notas de Editoriales