Editoriales / Aleatoria.

Dejarnos en la injusticia

No hagas cosas buenas...

ENRIQUE IRAZOQUI, , actualizada 08:04 🕚

Es muy probable que el Tribunal Electoral restituya las candidaturas de Félix Salgado Macedonio y de Raúl Morón a las gubernaturas de Guerrero y Michoacán respectivamente.

En caso de que así suceda, por supuesto que abrirá la puerta para que también le sea restituida a Luis Fernando Salazar Fernández su candidatura a la alcaldía de Torreón bajo las siglas de Morena. Salazar Fernández sufrió la misma suerte que el Instituto Nacional Electoral les endilgó a Salgado y Morón de inhabilitarlos para contender en estas elecciones, porque no reportaron debidamente sus gastos de precampaña. La legislatura vigente prevé específicamente en el artículo 229 de la Ley de Instituciones y Procedimientos Electorales esta sanción en específico, por ello en par de ocasiones el INE ha resuelto aplicar tan draconiana resolución, aunque en la primera ronda lo hizo con una votación de 7 consejeros a favor por 4 en contra.

En una segunda votación, obligada debido a la resolución de la impugnación presentada por los afectados ante el tribunal de la materia, que resolvió ordenar al INE volver a considerar su determinación, la votación que ratificó la inhabilitación se apretó a un 6 a favor contra 5 en contra. Evidentemente uno de los consejeros modificó su decisión.

Es menester señalar que desde el momento en que el INE dio a conocer la inhabilitación del político guerrerense, éste reaccionó como ha sido su costumbre: protesta callejera, platón en las banquetas y lanzamiento de amenazas directas contra los miembros del Consejo General del Instituto Nacional Electoral.

No se puede aseverar que las presiones de Salgado hayan hecho mella en el consejero que decidió cambiar su voto de aplicar la sanción de la inhabilitación a optar por otras opciones de menor severidad, que la propia ley electoral también contempla, aunque es fundamental señalar que cuando se presenta una controversia entre la aplicación de dos normas que se refieren al mismo supuesto, aquella que lo describe en específico es la que debe prevalecer, por lo que no se le puede criticar a los consejeros que votaron a favor que hay violentado de alguna forma la aplicación del derecho.

Sin embargo, es evidente que parece que el artículo citado en el cual se basaron las autoridades administrativas electorales es notoriamente injusto. En el caso particular de Félix, se supone que gastó en precampaña una cantidad cercana a los 20 mil pesos. Esa cifra por supuesto es inverosímil pero también es claro que tampoco se erogaron los millones. Cancelarle a un ciudadano su derecho constitucional de ser votado por una ley que ahora luce injusta parece una exageración, pero es la ley. La misma que se redactó en gran parte por la presión de las personas que hoy están en el poder pero que ayer desde la oposición empujaron las reformas que llevaran a tener este marco jurídico aplicable.

De confirmarse la hipótesis de quien esto escribe de que el Tribunal Electoral al final del día dejará competir al impresentable Félix Salgado Macedonio, así como al aspirante michoacano Morón, será desafortunadamente un pésimo episodio en la historia de la democracia mexicana hoy hostigada desde la propia tribuna presidencial.

En tal caso, aunado al chantaje que Salgado Macedonio acompañado con el presidente nacional de Morena Mario Delgado, montó en las afueras del edificio sede del Instituto Nacional Electoral donde incluso lanzó amenazas directas contra las personas que componen el Consejo General del INE, órgano rector del instituto electoral, dejará la clara lectura que una vez más el poder político en turno está claramente por arriba del estado de derecho en México, y eso nos seguirá siempre conduciendo a la misma sociedad injusta en la que hemos vivido.

Ironías entonces. El presidente López Obrador y sus huestes al doblar la ley -injusta sí, pero ley al fin- sólo serán un capítulo más de la historia del México desigual y arbitrario, en vez del país que prometió llevar a la desaparición de los privilegios para sólo algunos y de la rampante corrupción de otros tantos, que ciertamente nos tiene sumidos en la injusticia, y en la cual desafortunadamente igualmente nos dejará.

Editoriales, No hagas cosas buenas...

Noticias relacionadas

Comentarios

Identificarse con

Facebook Google

Hola

aún no hay comentarios

Noticias más leídas

Noticias recientes

Más notas de Editoriales