Editoriales / Aleatoria.

La vacuna mexicana

VIDA PÚBLICA

JESÚS MENA VÁZQUEZ, , actualizada 06:46 🕚
La vacuna mexicana

Según algunos estudiosos de las políticas públicas, los problemas públicos van cambiando en el tiempo, no es posible resolverlos totalmente, simplemente cambian según las circunstancias del momento que se viva. Los adelantos tecnológicos hacen que vayamos acelerando los tiempos para completar la parte del rompecabezas que nos toca resolver en este momento, pero más adelante en el tiempo, el problema público se presenta de otra forma, con diferentes retos y dificultades.

Esto es lo que ha sucedido con la pandemia de Covid-19. Durante el último siglo hemos enfrentando varios brotes de virus, algunos incluso con mayor peligrosidad que el Covid-19, afortunadamente estos virus no han proliferado de la manera en que lo ha hecho el coronavirus que enfrentamos en estos momentos, sin embargo, la pandemia ha dejado claro que no estamos preparados todavía para evitarlas. Claro que hemos hecho avances impresionantes debido a la ciencia, pero el peligro de otra pandemia en los años venideros es real.

Aún con el logro indiscutible que significa el desarrollo y aprobación de vacunas en menos de un año por parte de diversos laboratorios, la población de países pobres sigue sin tener acceso a vacunas. Las economías de países desarrollados y de países en desarrollo necesitan a la mayoría de la población vacunada en el menor tiempo posible para reabrir sus economías y contener los daños que ya ha causado el tiempo que la actividad económica se ha suspendido.

Una nota reciente de un periódico de circulación nacional menciona que, aunque diferentes compañías a nivel internacional se habían comprometido con nuestro país a entregar al menos 51 millones de dosis para finales de marzo, sólo hemos recibido 18 millones de dosis, que representan el 35% de lo prometido, con el consecuente retraso en el plan de vacunación y en la reapertura de ciertos sectores de la economía.

Las dudas de los organismos reguladores en algunos países desarrollados sobre los potenciales problemas de la vacuna Aztra-Zeneca han detenido, por ahora, la aplicación de esta vacuna en algunos países. Nuestro país tiene comprometidas más de 77 millones de dosis con esta compañía, de las cuáles solamente se ha entregado hasta este momento menos del 5%.

El tratamiento de los problemas públicos que hace el gobierno con el apoyo de otros actores sociales no es una ciencia exacta. En el camino surgen complicaciones que obligan a cambiar el rumbo y a buscar soluciones creativas para resolver los retos que van surgiendo a lo largo del tiempo.

Sin olvidar que los desarrollos más prometedores de las vacunas contra el Covid-19 siempre fueron hechos por grandes compañías en el extranjero, tal vez hace unos meses hubiera valido la pena apoyar los esfuerzos de los científicos mexicanos que están desarrollando vacunas contra el Covid-19 pero se enfrentan a la falta de recursos. Hace unos días se anunció el apoyo gubernamental para una vacuna mexicana llamada "Patria", sin embargo, no es el único esfuerzo por tener una vacuna nacional.

Desde hace meses varios grupos de trabajo en centros de investigación en el país vienen desarrollando sus propuestas y no se han visto beneficiados de fondos públicos para continuar sus investigaciones. Si se hubieran fondeado adecuadamente los proyectos más prometedores seguramente en estos momentos tendríamos un avance mucho mayor al que tienen ahora estos grupos de investigación. Seguramente en estos momentos no tendríamos una vacuna aprobada por los organismos reguladores, pero estaríamos más cerca de tener una vacuna nacional de lo que estamos ahora.

Twitter: @jesusmenav

La vacuna mexicana
La vacuna mexicana

Editoriales, VIDA PÚBLICA

Noticias relacionadas

Comentarios

Identificarse con

Facebook Google

Hola

aún no hay comentarios

Noticias más leídas

Noticias recientes

Más notas de Editoriales