Salud
PSIC. LUIS GARCÍA MORENO
mié 8 may 2019, 10:19am 2 de 2

La psicología en el tratamiento de las adicciones



DIVÁN PSICOLÓGICO

Las adicciones en la actualidad requieren de una atención multidisciplinaria, donde la psiquiatría, la medicina, la psicología, terapia familiar y trabajo social forman parte del abanico de profesionales que pueden participar en las intervenciones por la diversa sintomatología que puede presentar tanto el paciente como su familia al momento de comenzar un tratamiento.

La alteración de las emociones es una de las fibras sensibles a atender, ya que existen dos polaridades a tomar en cuenta, por un lado, las emociones que desencadenan la posibilidad de un consumo; por otro lado, las afectaciones en las emociones causadas por el consumo de sustancias.

"Mi padre falleció hace 3 años, fue el momento más difícil de mi vida y al no saber qué hacer, comencé a usar drogas como la única forma de escape para evadir el dolor que me causó la pérdida" esto expreso un paciente varón de 16 años en la entrevista psicológica, fue el primer momento que conecto con sus emociones y con la pérdida que no había asimilado, porque el placer que experimentaba en el consumo eclipsaba sus sentimientos.

En la actualidad es fácil acceder al ambiente de consumo de drogas, solo hace falta el pretexto ideal para tomar la decisión, sin embargo, pocos son los que se atreven a atenderlo. Generalmente las personas que acuden a tratamiento para abandonar el uso de drogas, están condicionadas por la familia, la escuela, instancia legal o el área laboral, sintiendo un rechazo al tratamiento.

En la práctica profesional he identificado que la mayoría de las personas que han llegado a tratamiento por consumo de drogas presentan resistencia y rechazo, buscando solo la "pastilla mágica" para sentirse bien y tener repulsión a la sustancia para ya no volver a consumir, pero al llevar a cabo algunas sesiones terapéuticas, se logra que el paciente tenga seguridad y confianza para hablar de diversos síntomas que presentan, entre los que se destacan la tristeza, el dolor, sus heridas y episodios de sufrimiento, así como sus fortalezas, episodios agradables y habilidades socio-afectivas, siendo en ese espacio terapéutico donde se fortalece la decisión de hacer un cambio en su estilo de vida.

El consumo de drogas es reconocido como una enfermedad de las adicciones, y no es para menos, pues cada día es más evidente el sufrimiento de aquellas personas que tienen un contacto con sustancias.

Actualmente los placeres de cada persona están descritos por los estímulos externos (Tecnologías, aceptación social o consumo de drogas), solo cobijando el vacío, la necesidad de nutrición afectiva y enmascarando la desconexión emocional.

En la mayoría de los hogares se ha dejado de tener convivencias familiares, comunicación, interacción saludable y divertida, contacto físico, ya que dichas actividades pueden ayudar a mejorar el desarrollo humano y la nutrición afectiva.

El placer generado por el consumo de sustancias es difícil sustituirlo, por ello no solo se deben enfocar en quitar el dolor, la ansiedad o la desesperación, pues llevar a cabo un tratamiento psicológico fortalece el crecimiento personal y mantener la abstinencia, e incluso, puede beneficiar a la prevención de una recaída, encontrando nuevas actividades que generan placer, sin necesidad de un consumo de drogas.

Por todo lo anterior, es importante reconocer que la terapia psicológico individual o familiar puede fungir como prevención o tratamiento de las adicciones, el detalle es que las personas en esta época le siguen dando poca importancia, buscan quitar el dolor y no tratarlo, también hay poca percepción de riesgos asociados al consumo y existe poca credibilidad a la terapia psicológica.

Es por ello que dejo las siguientes recomendaciones:

Al buscar un tratamiento de las adicciones que sea un espacio donde haya intervenciones multidisciplinarias y profesionales de la salud.

Además del tratamiento farmacológico es primordial tener tratamiento psicológico para fortalecer las habilidades de afrontamiento y una reconexión emocional placentera.

Identificar que el terapeuta que ayuda sea un especialista en adicciones.

Exigir un tratamiento digno y respetuoso.

El tratamiento de las adicciones es para quien ha consumido y para su familia, ya que es fundamental tratar la dependencia del paciente y la codependencia familiar.

Parece ser que el primer paso del tratamiento de las adicciones radica en comprender que, a diferencia de otras enfermedades, las personas pueden enfrentar resistencias, dificultades y sentirse mal (ansiedad, desesperación, malestares físicos, confusión, enojo, etc.), pero es parte de la recuperación. Por ello es importante que el tratamiento sea multidisciplinario, incluir a psiquiatras, psicólogos y profesionales de la salud mental capacitados. Es claro que no existe una fórmula mágica, cada uno debe darse la oportunidad de tratar lo que siente o las emociones que lo llevan a consumir. Solo así podrán recuperar su vida y dejar de ocultarse tras las drogas.

RELACIONADAS

DIVÁN PSICOLÓGICO

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2019. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry