Nosotros
VANESSA BARDÁN
dom 9 jun 2019, 7:59am 2 de 3

Cariñoterapia



UNA VUELTA MÁS AL SOL

Una vez al año, el Sol vuelve a la posición exacta que ocupó en los cielos el día que naciste. Fue el momento preciso en el que todas las energías del Universo estuvieron perfectamente alineadas para que aparecieras en esta Vida. La singularidad de la fecha del nacimiento de una persona es un momento de energía y nuevas oportunidades.

Y uno ahí, organizando pachangas, adornando con globos, comprando regalos, soplando velas y embarrando pasteles. De hecho, las fiestas de cumpleaños tienen mucho que ver con nuestra necesidad de sentirnos reconocidos como únicos y especiales.

Entonces todos tus amigos y familiares, se ponen alrededor de ti, te ofrecen regalos, te cantan y te dedican un momento de sus vidas. Eliges un tema para la fiesta, un lugar especial y tu pastel preferido, todo eso porque ese día quieres sentirte la perla de la concha. He de confesarles que para mí es imposible imaginar un cumpleaños sin las tradicionales "Mañanitas" las mismas que me han puesto desde hace 45 años.

El día del cumpleaños es el modo que hemos encontrado los humanos de llevar la cuenta de los años que hemos estado en este mundo, algunos festejan y otros se ponen a temblar. Otro año más, ¡no puede ser! Y casi te comes las uñas de los nervios.

Te estás haciendo mayor, aún no has conseguido todo lo que querías en la vida y ni siquiera sabes si eres relativamente feliz. Y por si acaso algún día se te olvida tu edad, ahí tienes de recordatorio las canas, las arrugas, la flacidez y las visitas frecuentes al médico.

Pintamos la situación de forma negativa. Los cumpleaños deberían de ser un motivo de felicidad no de terror. La sociedad nos inculca que debemos temer al paso de los años, que las arrugas son terribles y se deben evitar. Para muchas personas es difícil dejar atrás la juventud, de repente llegan los 40-50 y nos sumimos en tremendas crisis, tratando de mantener la ilusión de la juventud, como vampiros sedientos de energía fresca. Celebrar la vida vale la pena para todos, porque todos los días se aprende algo nuevo, desde tu nacimiento hasta el día en que mueres.

Nadie de nosotros sabemos cuántos años más estaremos por aquí, pero sí sabemos que nuestro tiempo está limitado, por lo que tenemos que aprovechar el presente para vivir la vida que queremos. Hay personas que cumplen 90 años sin haber vivido un solo día. Pues bien, yo reivindico mi edad, me gusta hacerme mayor y celebrar mi cumpleaños porque cada día que pasa sin duda, me siento mejor conmigo misma.

Cada cumpleaños significa un nuevo año cumplido, lleno de experiencias, de crecimientos y de aprendizajes, significa que estoy aquí, que estoy viva y que mi camino continúa.

Que aún me quedan muchas puertas por abrir, muchos viajes que hacer, muchas personas que conocer, muchos libros que leer, muchas aventuras que vivir y, ¿cómo no?, muchos errores que cometer. Sin duda alguna es un día para dar las gracias.

Es por eso que hay buenas razones para emocionarte.

Y a ti, ¿te gusta cumplir años?

RELACIONADAS

UNA VUELTA MÁS AL SOL

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2019. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry