Nosotros
AGENCIAS
vie 14 jun 2019, 10:59am 3 de 5

La relación entre comida y emociones

Excesos. De manera inconsciente, comemos desmedidamente según las circunstancias.


La comida y las emociones están indisolublemente relacionadas. La comida es un elemento clave en la manera en que socializamos, en la que somos educados. Pensemos en los bebés, lo primero que les ofrecemos es leche. Comienza desde el primer día de nuestra vidas.

Frecuentemente denigramos el fenómeno de usar la alimentación emocional para reconfortarnos a nosotros mismos.

Las cosas que nos impulsan a recurrir a la comida en momentos de estrés y ansiedad están frecuentemente relacionados con los hábitos y momentos que nos definieron como niños.

¿QUÉ ES LA ALIMENTACIÓN EMOCIONAL?

El término "comedor emocional" es un lugar común, y generalmente cae en una de dos categorías: aquellos que comen más cuando están estresados, y aquellos que comen menos. El punto crucial de la cuestión reside en la acción de comer en respuesta a las emociones.

Varios psicólogos y nutriólogos han mencionado que hay capas que pueden incluir el resultado de años de restricción, de no comer adecuadamente, y de cometer errores al nutrirse.

La restricción psicológica de la comida, incluye un foco constante en obtener calorías suficientes, y clasificar algunos alimentos como malos.

Lo anterior puede desencadenar una respuesta negativa que después se identifica como alimentación emocional, y que frecuentemente es más una cuestión de restricción que de comer.

 ¿QUÉ PAPEL JUEGA EL ESTRÉS CON LA COMIDA? Según un informe de Harvard Health, el estrés puede apagar el apetito. El sistema nervioso envía mensajes a las glándulas adrenales localizadas encima de los riñones para producir la hormona epinefrina (también conocida como adrenalina). La epinefrina ayuda a disparar la respuesta del cuerpo de "pelear o correr", un estado psicológico alterado que temporalmente pone la necesidad de comer en pausa.

Sin embargo, después de este flujo temporal, las glándulas adrenales entran de nuevo en funcionamiento, liberando otra hormona del estrés, el cortisol, que puede aumentar el apetito y, potencialmente, la motivación para comer. Si bien un episodio de estrés puede pasar, los niveles de cortisol pueden permanecer altos, lo cual conduce a los ciclos de estrés, comer, repetir.

 ¿CÓMO IMPACTA LA CULTURA DE LAS DIETAS? Las dietas han sido asociadas por mucho tiempo con los sectores de la salud y el bienestar, pero las cosas están cambiando poco a poco. Si bien en algún momento las tendencias en la alimentación y el ejercicio -de clases a bootcamps, retiros, procesos de desintoxicación y productos- eran diseñadas exclusivamente para reducir cintura, el modus operandi ahora está mucho más enfocado en la mejora de la salud a largo plazo.

 ¿CÓMO COMER DE INTUITIVA? Se necesita hacer reajustes desde la percepción de la comida hasta las señales de saciedad de nuestro cuerpo. Piensa en ello como en el medidor de combustible de un auto. Reconoce las señales del hambre que pueden icnluir cambios de humor, bajones de energía, dolores de cabeza, estómago e incluso salivación, es el comienzo para alejarse de estos extremos.

Estrés

Una persona "comedora emocional", se deja llevar por momento difíciles, comiendo más o menos.

Intuición

Alimentarse de manera inteligente, pensando en lo que es apropiado para el cuerpo, de acuerdo a su estilo de vida.

Excesos. De manera inconsciente, comemos desmedidamente según las circunstancias.
RELACIONADAS

emociones

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2019. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry