Editoriales
SOFÍA GAMBOA
mié 31 jul 2019, 7:18am 7 de 8

Cuadrar paquete económico 2020



Singularidad económica

"El porqué de la forma de las pirámides es muy simple: a medida que se iban construyendo, se acortaba el presupuesto, se acortaba el presupuesto". — Jaume Perich, escritor y humorista

Esta semana iniciaron las reuniones entre la SHCP y el presidente Andrés Manuel López Obrador para la elaboración del Paquete Económico de la Federación (PEF) 2020, el cual debe de ser entregado al Congreso a más tardar el día 8 de septiembre. Sobre este surgen muchas dudas como ¿de dónde saldrá el presupuesto para nuevos programas? ¿seguirá existiendo un "austericidio" en la inversión púbica?, ¿seguirán perdiéndose empleos en la función pública?, ¿qué pasará administrativa y presupuestalmente con los Organismos autónomos, como la CNDH?, ¿qué pasará con los organismos públicos descentralizados en riesgo, como el CONEVAL, y cómo quedará su presupuesto?, ¿qué pasará con el presupuesto para deportistas y para el desarrollo de la ciencia y transferencia de la tecnología? Esto definirá la historia y destino de la 4T, en su segundo año de mandato y el más importante para poder trazar las metas de acuerdo al Proyecto de Nación 2018-2024.

Será mediante este proceso que la presupuestación del gasto se convertirá en filtro para las políticas públicas, será la definición de prioridades de la 4T las que dibujaran este PEF.

La curva de aprendizaje del nuevo equipo debe sobrepasar las dificultades que se han vivido este año, en donde el presupuesto tardo en ejercerse y bajar a estados y programas sociales. Aunque esto puede excusarse como caso atípico e inicio de una nueva visión para el país, lo cierto hoy es que dicho subejercicio ha sido el culpable de la desaceleración económica, de acuerdo al FMI. Falta confirmar esta cuando INEGI revisé sus cifras.

Herrera ha tenido que vestirse de bombero y aplicar un gasto de emergencia por 485,000 millones de pesos en créditos para dinamizar la economía, programado en créditos, inversión en infraestructura, contratos de infraestructura y adelanto de licitaciones previstas para el 2020. Si esta acción correctiva funciona, las finanzas públicas podrán levantar la cara hacia quienes ven nuestro panorama en forma escéptica y negativa.

Sin embargo, si 2020 camina de la misma manera no habrá poder explicativo para defender el rumbo del país, ya que ante los desconfiados se podrá pensar que cualquier política pública solo se encuentra nadando en el limbo. Los nuevos indicadores que plantean inscribir en el PEF. si bien, se asocian al desarrollo y no a la concentración de privilegios, son muy difíciles de medir y fácilmente puede llamar a ser sesgados. Por lo que, la 4T debe de realizar un trabajo a consciencia y transparencia, que les ayude a posicionarse.

Al día de hoy, existen dos mundos que no se encuentran armonizados: el de la programación del gasto, que identifica su destino, y el de la presupuestación, que identifica cómo se ejerce dicho gasto. Falta vinculación entre los objetivos del Proyecto de Nación y los señalados en el presupuesto federal como en los objetivos de los estados y municipios, lo que ha influido negativamente en el financiamiento de políticas públicas, no hay prioridades claras ni consensuadas. Además, estos no están articulados con medidas e instrumentos modernos que den viabilidad a un horizonte de mediano y largo plazos del país que queremos.

Ante la planeación del PEF se requiere sensatez, así como calcular que habrá menos ingresos y presiones en diversos rubros del gasto no programable. Debemos recordar que el mundo se encuentra en una desaceleración económica y que Banxico ha ido cambiando a la baja el pronóstico de crecimiento económico nacional.

La parte más complicada para el gobierno será cuadrar el faltante que dejará Pemex a las finanzas públicas. Con este panorama será un trabajo arduo cuadrar ingresos y gastos, sobre todo porque no se incrementará la recaudación al haber poco crecimiento económico y hacer frente a pagos inevitables como el de pensiones y costos financieros de la deuda. Para lo que tienen visualizado gastar en 2020 les falta un punto tres cuartos o un punto del PIB. Las próximas semanas el tema debe de ser de donde sacar el recurso faltante.

A raíz de la estimación del PIB para 2020 se podrán ver qué tan real puede ser el incremento de los ingresos tributarios. Si se tienen menores ingresos, deben ver si se van a financiar con deuda o con mayores recortes. Los puntos favorables hasta ahorita son mantener sus metas fiscales a través de continuar con un superávit primario y mantener estable el nivel de deuda.

Por el bien de México, esperamos que tanto la postura de Herrera, así como un grupo interdisciplinario en la Cámara Alta puedan representar una segunda y tercera voz dentro de la construcción del plan que definirá nuestro rumbo como país. Diría Ronald Reagan "el tamaño del presupuesto federal no es un barómetro adecuado para medir la conciencia social o el interés caritativo", si no para poder trabajar en progresos de sustentabilidad social que nos apoye en ser la economía novena y sexta a nivel mundial para los años 2030 y 2050, respectivamente, de acuerdo a los pronósticos del Foro Mundial Económico y PWC. Los creadores del PEF deben estar conscientes que para que nuestra economía crezca primero tenemos que crecer creando valor social, científico, medioambiental y territorial.

@GamboaSofia

RELACIONADAS

Singularidad económica

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2019. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry