Justicia
NALLELY URBINA O.
sáb 12 oct 2019, 8:10pm 3 de 13

Profesor abusó sexualmente de ellas, en vez de revisar las tablas

Juicio. La defensa del profesor tiene hasta el 5 de diciembre para aportar pruebas a su favor; ese día cierra la investigación. (EL SIGLO DE DURANGO)


Tenía alrededor de 10 años en el mismo colegio, ubicado en el Barrio de Tierra Blanca.

El profesor le tocó los senos a una niña y a otra las piernas. Ellas obedecieron su orden de acudir al salón ya que preguntaría las tablas pero terminaron abusadas sexualmente.

Movimientos circulares bajo la blusa y bajo el brasier fueron los que el presunto abusador realizó en el cuerpo de una de sus alumnas de 11 años, según narra el expediente 123/2019. A la segunda víctima le tocó las piernas y le comentó que las tenía suaves.

Jose Pedro "N" era maestro del colegio González y Valencia, ubicado en la calle Ocampo, del Barrio de Tierra Blanca, hasta el 3 de octubre cuando fue arrestado por policías municipales luego de que las niñas llamaron a sus padres para denunciar que había abusado de ellas.

Las opiniones se dividieron, padres del plantel referían que en una década que el profesor llevaba en el colegio nunca se había denunciado algo así en su contra. Es el maestro al que más quieren, decían algunos papás.

Sin embargo, tras dos audiencias en el Centro de Justicia para Niñas, Niños y Adolescentes, se determinó la existencia de pruebas suficientes para señalarlo como presunto responsable de abuso sexual agravado.

El juez Jaime Romero Maldonado dijo en la audiencia del 10 de octubre que, con estudios realizados por una psicóloga forense, comprobaron que las niñas no mintieron y que tampoco fueron manipuladas por alguien.

José Pedro "N" se ve con mal ánimo, se le desborda en el rostro y al caminar. Desde que lo arrestaron e ingresaron al Centro de Reinserción Social (Cereso) número 1 no ha estado bien.

El 9 de octubre, no acudió a la segunda audiencia pactada; la Policía Procesal informó al juez que debido a que se sintió mal de salud no pudieron sacarlo de la prisión, donde está desde el 3 de octubre.

Al siguiente día, el 10, minutos después de las 11:00 horas entró a la sala, acompañado de un policía; contrario a otros presuntos delincuentes, a él no lo llevaron del brazo ni se ejerció esa mirada dura que aplican los agentes cuando custodian.

El profesor caminó lentamente hacia la silla de los acusados, a un lado de su abogada de oficio, frente al juez y de espaldas a su familia y amigos.

Fue una audiencia poco usual ya que estuvo muy concurrida e inició con una hija del profesor que rompió en lagrimas cuando lo presentaron como presunto responsable.

El hombre de 70 años, con cabello canoso y profunda tristeza, hace gestos cuando escucha la lectura del testimonio de las niñas que lo acusan de abuso sexual. Podría interpretarse como tristeza o vergüenza. En la espalda lleva una pesada carga por la edad, pero hace pensar se ha acentuado en los últimos días por el peso de las dos demandas en su contra.

En la audiencia se encuentra la madre de una de las niñas y el padre de otra. Están acompañados por su defensa, que pidió la vinculación a proceso, una petición cumplida por el juez, ya que con las declaraciones y los estudios psicológicos el agente del Ministerio Público encontró datos de prueba que colocan al maestro como presunto responsable.

Por segunda ocasión el juez narró cómo ocurrió el abuso sexual; la historia provocó varias lágrimas de la madre de una de las víctimas.

Eran las 9:00 horas del jueves 3 de octubre, cuando ambas niñas se encontraban en la clase de computación en donde se presentó José Pedro y pidió permiso a la "miss Paty" para que una de las menores acudiera cinco minutos al salón. La maestra accedió.

Ahí el profesor le mostró su examen de matemáticas, el cual había subido de un cinco a un siete de calificación; luego de esto ella caminó hacia la puerta pero presuntamente el maestro la tomó del brazo y "le tocó los pechos, debajo de la blusa", refirió el juez con base en el testimonio.

Al término del abuso, la niña corrió hasta el salón y le contó lo sucedido a su amiga quien admitió que a ella también la había tocado. Dijo que el maestro le tocó las piernas cuando fue al salón porque ese día iba a preguntar las tablas.

La alumna pasó al fondo del salón, se sentó en un banco al lado del maestro quien le preguntó las tablas y le tocó las piernas. Comentó que hizo alusión a lo suave de su piel aunque traía pantalón.

Inmediatamente tras esto llamó a su padre, quien se comunicó con la Policía.

En la audiencia el acusado se ajustó a lo que respondía su abogada de oficio y no dijo una sola palabra. Solo empeoraba su expresión al ritmo de la narración de los hechos.

Entre sollozos de los familiares y amigos del profesor, a las 11:46 horas del jueves, el juez informó que había suficientes datos de prueba para que José Pedro regresara a prisión.

Sin embargo, su defensa tiene tres días para apelar, mientras que la fecha límite para cerrar la investigación será el 5 de diciembre. Por lo pronto José Pedro vivirá en el Cereso.

Antes de salir, el profesor se despidió de sus familiares. En voz baja y con lentitud salió cabizbajo.

Juicio. La defensa del profesor tiene hasta el 5 de diciembre para aportar pruebas a su favor; ese día cierra la investigación. (EL SIGLO DE DURANGO)
RELACIONADAS

VIOLENCIA SEXUAL Abuso Sexual

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2019. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry