Nosotros
VANESSA BARDAN PUENTE
dom 10 nov 2019, 6:45am 2 de 4

Uff ¡que miedo!



CARIÑOTERAPIA

El miedo es una emoción protectora en niños y adolescentes, el miedo estorba a los adultos, es evidente que, hay cosas no resueltas por sanar.

Hay algunas personas que en lugar de límites tienen ¡MUROS! llenos de miedo. Cuando eres niño y joven te dedicas a divertirte y ser feliz, pero luego creces y aprendes a tomar decisiones para no romperte una pierna... ni el corazón.

Aprendes a mirar antes de saltar. En la vida no hay red, ni arneses de seguridad. ¿Cuándo dejo el mundo de ser divertido para empezar a dar miedo? Se nos dice: "Tienes que vencer tus miedos" ¡bah! "Como si fuera tan sencillo". Se nos enseña a evitarlo y negarlo, pero muy pocas veces a saber qué hacer con él cuando surge. ¿Tienes miedo? "No... para nada, simplemente no se me antoja arrojarme de un paracaídas." ¿Alguna vez tuviste miedo de entrar a una habitación oscura?

Los miedos van desde el monstruo que vive debajo de la cama, el coco, el diablo, fantasmas, hasta pasar por debajo de una escalera; miedo a volar o a que un tiburón con apetito decida probar uno de tus pies (así estés nadando en una alberca); miedo a resbalar en la regadera, caer y que una vecina te encuentre tres días después, o algunos más lógicos, como el miedo a las alturas, a los sonidos fuertes, a los extraños, a ciertos animales, a sitios oscuros, miedo a dar rienda suelta a nuestro potencial afectivo, porque considera que las emociones expresadas te vuelven más vulnerable.

Tenemos miedos de decir "si", tenemos miedos de decir "no", miedo a perder el amor, miedo a perdernos a nosotros mismos. Crees que te despedirán, luego tu familia te abandonará, que nunca conseguirás trabajo y acabarás viviendo abajo de un puente donde morirás rodeado de ratas que devorarán tu cadáver flaco al morir sólo y enfermo. Los miedos provocan angustia por un riesgo o mal real o imaginario. Los humanos, le tienen miedo a la muerte y ocupan mucha parte de su vida preocupándose en ello, lo curioso es que no importa cuánto se preocupan, tarde o temprano se mueren, entonces, aun ¿no entiendo por qué se preocupan?

Tememos más al avión que se puede caer, que a la placas de colesterol que se acumulan en nuestras venas, tememos más a los asesinos seriales que a los efectos que el ser humano tiene en el calentamiento global, tememos más a que el jefe se levante un día de malas y nos corra, que a la gradual apatía en la que caemos de manera sostenida por no actualizarnos, por no aprender nuevas habilidades o no leer ni siquiera una novela. Pero también, los miedos tienen su parte positiva: son una especie de alarma, nos avisa ante cualquier peligro, nos protege del mal, un botón de preventiva que nos ayuda a ahorrarnos situaciones peligrosas, incómodas o incluso dramáticas y graves. Pero, cuando tenemos una "sobredosis" de miedo, nos hace perder de vista que posiblemente en la circunstancia en la que estamos pudiera ser el 'mismo cielo' y no lo podemos reconocer por estar 'drogados' de miedo.

No hay confusión pequeña, toda confusión nubla. El miedo es la energía de más baja vibración, nos ofrece la más espeluznante y catastrófica visión sin juzgar qué tan probable es que ocurra, generalmente son conceptos ajenos e infundados. Los temores que brotan de nuestro interior, en grados tan diversos que van desde la timidez hasta el pánico, el miedo y el terror.

El miedo nos aparta de la realidad y nos hace entrar en un mundo subjetivo, paralizante y desbordante. Dedica tiempo a observar tus miedos y libera esas ideas que te limitan. Auto obsérvate con amor. El Miedo es una suerte que solo sirve para detectar tus zonas frágiles y a partir de ellas volverte más fuerte. ¿Con toda honestidad? Tú sabes que, en la mayoría de los casos son completamente falsos.

No dejes que el miedo se apodere de ti ni te limite. La única manera de vivir plenamente sin auto sabotearte está en el presente, liberando las viejas emociones dolorosas y negativas. Evitarlo, sólo lo perpetúa. Confrontarlo, puede resultar abrumador y acabar por reforzarlo. Combatirlo, puede ser contraproducente, pues al final su objetivo es prevenirnos de algo. Eliminarlo con sólo decidirlo, no es sino parte de un pensamiento mágico, como cuando el niño cierra los ojos y se cree invisible. Busca apoyarte en un terapeuta y regálate la sanación más grande de tu vida. Negarlo, encerrarlo, disfrazarlo, combatirlo o eliminarlo como algo indeseable, debilita a las personas. ¿Y si mis peores miedos se vuelven realidad? Seguramente, algunas veces esto sucederá...

Pero no puedes predecir con certeza si eso ocurrirá, de qué manera o exactamente cómo responderás a ello, no podemos prever todos los eventos ni prevenir todos los miedos. La pregunta no es ¿qué va a pasar?, sino ¿qué puedo hacer para evitar que esto pase? Si la respuesta es nada: Entonces quizá ya no tengas nada de qué preocuparte y ocúpate de lo que siga, si es que eso sí es posible. Si encuentras otras respuestas distintas a "nada": Pon manos a la obra y pídele al miedo que te acompañe en el proceso. ¿Te atreverías a soltar tus miedos y experimentar durante un día completo que la "vida te sonríe", sea como sea tu momento? Seguramente de niño y quizás de adulto también... Este miedo permaneció hasta que te diste cuenta que podías encender la luz.

RELACIONADAS

CARIÑOTERAPIA

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2019. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry