kiosko / Aleatoria

Miguel Bosé, de estrella pop a promotor de teorías conspirativas

Se resiste a creer que el COVID-19 es una enfermedad real

EL SIGLO DE DURANGO, 🕚
Miguel Bosé, de estrella pop a promotor de teorías conspirativas

En las últimas semanas, el legendario músico Miguel Bosé se ha convertido en uno de los 'agitadores' de las redes sociales en contra del COVID-19.

Al igual que algunas celebridades mexicanas, Miguel ha compartido su punto de vista sobre el uso de cubrebocas, las medidas sanitarias y la 5G (la más reciente generación de tecnologías inalámbricas de comunicación).

Este lunes despertó las críticas en las redes sociales luego de que el fin de semana invitara a sus seguidores a la marcha de Madrid, España para mostrar su desapruebo por el uso de máscara de protección.

"Estamos en total desacuerdo con la obligación de llevar la mascarilla a todas horas y en todos los lugares públicos (aunque estés solo)", se puede leer en el vídeo. A los promotores de esta manifestación les parece una medida "desproporcionada y sin justificación científica", mencionó.

Sin embargo, el intérprete con 47 años de carrera, no asistió al evento.

Con videos de 'especialistas' demostrando el control gubernamental y los fines 'oscuros' de la invención del virus COVID-19, Miguel ha sido acusado de desinformar a millones de personas en sus redes sociales, acumulando más de 3 millones en TWitter, dos millones y medio en Facebook y cerca del millón en Instagram.

ESCUCHAD Y DIFUNDID. AHÍ ESTÁ LA VERDAD !!! Rápido porque lo borran!

Publicado por Miguel Bosé en Viernes, 14 de agosto de 2020

En la actualidad Bosé no pasa por un buen momento en su carrera, pues hace unos meses organizó el funeral de su madre Lucía Bosé, en compañía de sus dos hermanas y sobrinos.

Además se encuentra en la espera del juicio en el que se dirimirán los términos que tendrán sus cuatro hijos menores de edad con sus padres, involucrándose económicamente.

Miguel Bosé, de estrella pop a promotor de teorías conspirativas
Se resiste a creer que el COVID-19 es una enfermedad real. (ARCHIVO)