durango / Aleatoria

Están preocupados por su pensión

A sus 98 años, doña Severa Parra todavía tiene que pelear por su pensión de mil 160 pesos bimestrales.

EL SIGLO DE DURANGO, 🕚
Están preocupados por su pensión

"Nuestros viejitos, los abuelitos, cabecitas blancas", entre otros términos, son utilizados para referirse con cariño a las personas de la tercera edad; incluso, los políticos suelen utilizarlos en sus discursos, aunque en los hechos el aprecio no llega a tanto.

Cada dos meses, los adultos mayores de 65 años, pueden recibir una pensión del Gobierno Federal, a través de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), siempre y cuando cumplan con ciertos requisitos, siendo uno de los principales el de no recibir ingresos superiores a los mil 092 pesos mensuales por concepto de pago de jubilación o pensión de tipo contributivo.

Los inscritos en el programa, que en el caso de Durango son 75 mil 728, perciben la cantidad de mil 160 pesos cada dos meses, recurso que para los que reciben el apoyo de sus familias sirve como un complemento para sus gastos personales.

Sin embargo, hay otros, los de más escasos recursos económicos y olvidados por sus familias, que emplean ese dinero, para completar la renta de un cuarto o para comprar alimento.

La señora Severa Parra Herrera, de 98 años de edad, ha recibido este apoyo desde hace tiempo, ella cuenta con el respaldo de sus familiares, quienes la llevan a recoger su dinero cada dos meses.

A veces en la fecha indicada y otras uno por dos días después, por motivos de salud, pero nunca deja de recoger el apoyo económico.

"A veces con mucha amabilidad y otras a regañadientes, pero siempre me han dado mi dinero", comenta la oriunda de Canatlán.

Sin embargo, en junio pasado, al acudir a las instalaciones de la Delegación de la Sedesol, con dos días de retraso a la fecha de entrega, le dijeron que no le entregarían su dinero, por no haberlo recogido a tiempo.

La misma situación se la expusieron a varios ancianos, a quienes además les informaron que fueron dados de baja del padrón del programa y que tenían que regresar el lunes 25 de junio para reactivar su inscripción.

Doña Severa acudió a la cita, acompañada de su hija Rosalía Villarreal Parra y Rebeca Salazar Alba, amiga de la familia y quien hace todavía un año llevaba también a su madre a recibir el apoyo.

En el lugar el ambiente era tenso, pues muchos adultos mayores habían entendido que les pagarían el dinero que les habían retenido, pero la convocatoria había sido para reactivarse.

"Algunos ancianitos lloraban y otros comenzaron a sentirse mal, cuando se enteraron que no les darían el dinero correspondiente a mayo y junio", platicó Rosalía Villarreal.

Sin embargo, el golpe fue más duro, cuando el personal que los atendía les dijo que no era seguro que el apoyo les llegara en el siguiente bimestre y ni siquiera en el que venía después.

Ante tal situación Rosalía Villarreal y Rebeca Salazar Alba, comenzaron a sospechar de un probable mal manejo por parte de alguna o algunas autoridades, teniendo como escudo el fin del sexenio.

Todo el tiempo se han presentado problemas con el pago de la pensión, refirió Rebeca Salazar. quien recordó que cuando los adultos mayores cobraban con la tarjeta de Banorte, les quitaban el excedente que no podían sacar del cajero y luego cambiaron a los plásticos de Bancomer que nunca fueron activados.

Después el problema se presentó con Telecomm, en donde el personal no era consciente de que estaban atendiendo a algunas personas de mucha edad y el trato no era adecuado.

Pero ahora, salieron con que los dieron de baja, no les van a dar el dinero del bimestre mayo-junio y no se sabe hasta cuando les volverán a dar.

"Reclamamos de manera enérgica el trato que le dieron no solamente a Severita , sino a muchos adultos mayores que ni siquiera entendían que había ocurrido", dijo Salazar Alba.

Siguió:" Algunos de los presentes estaban muy preocupados porque al pensar que les entregarían el dinero que les habían negado anteriormente, pidieron prestado para ir autobús a la Delegación, pero para el regreso ya no tenían".

Doña Severa quedó reactivada, así como otros adultos mayores en circunstancias similares, pero no les aseguraron que les fueran a pagar la pensión en lo consecutivo, por lo que exigieron hablar con el encargado del Programa y con el Delegado, pero el personal que los atendió se negó hasta a darles los nombres de estos.

INCLUYERON A MÁS

Ayer al medio día, se llevó a cabo un evento en las instalaciones del Centro Bicentenario, mediante el cual fueron incorporados cuatro mil 622 nuevos beneficiarios al programa Pensión Para Adultos Mayores en Durango.

En el evento estuvo presente Eviel Pérez Magaña, secretario de Desarrollo Social del Gobierno de la República, Ernesto Alanís Herrera, delegado de la Sedesol el Durango y el gobernador José Rosas Aispuro Torres.

El acto, que por cierto había sido convocado en un principio para las nueve de la mañana, fue cambiado para las 11:00 horas y empezó a las 12:00 horas, como para no perder la costumbre de hacer esperar a los adultos mayores.

Y es que a pesar de que se avisó a la mayoría vía telefónica, sobre el cambio de horario, algunos (acostumbrados a madrugar) a las 8:00 horas ya habían salido con rumbo al Bicentenario.

Eviel Pérez, señaló que tener padres y abuelos es algo de lo más valioso y dijo: "son ellos los que sembraron y hoy estamos cosechando".

Presumió que Durango es el estado del país que más ha reducido la pobreza, según datos del INEGI y el Coneval, lo cual se debe al trabajo que realizan los gobiernos federal, estatal y municipales.

Son 215 mil mujeres y hombres los que dejaron esa condición, de un millón 700 mil habitantes que hay en Durango.

También resaltó el hecho de que el programa que antes estaba dirigido a mayores de 70 años se redujo para beneficiar a los mayores de 65.

En los últimos siete meses, han sido incorporados al programa alrededor de 20 mil nuevos beneficiarios, por lo que la cobertura es hoy de 75 mil 728 adultos mayores.

En este sentido, son alrededor de 87 millones de pesos los que se erogan en esta entidad a través de este programa.

Por su parte, Alanís Herrera calificó este apoyo como una pensión digna que se entrega a quienes no cuentan con otro tipo de apoyos económicos.

También afirmó que este recurso complementa los gastos en necesidades como medicamentos, alimentos y otros aspectos básicos y hasta es compartido con la familia.

NO HAY MOTIVOS

Fue Omar Jiménez Herrera, subdelegado de Desarrollo Social en Durango, quien explicó que no hay motivo para dar de baja a nadie salvo en casos muy específicos.

El retiro del apoyo solamente por fallecimiento o por no cumplir con el requisito de no tener una percepción por otra pensión.

Aseguró que cuando un beneficiario deja de recibir la ayuda a causa de enfermedad o un problema de causa mayor que le haya impedido recoger su dinero, luego de la reactivación se le entrega su ayuda, incluso de forma retroactiva.

Negó que exista una baja colectiva de beneficiarios y que a su vez estos se vayan a quedar sin el apoyo correspondiente a los bimestres que no han recibido el apoyo, ya que al reactivarse vuelven a ser aptos para el apoyo.

Aseguró que el sexenio culminará con total regularidad en cuanto a la entrega de este recurso, continúan las incorporaciones y ya se prepara la entrega del apoyo correspondiente a julio- agosto.

Con relación al trato que se brinda a los adultos mayores que acuden a recibir la pensión, dijo que se mantiene bajo constante supervisión, con miras a mejorar cualquier falla.

Alcance

Los inscritos en el programa, que en el caso de Durango son 75 mil 728, perciben la cantidad de mil 160 pesos cada dos meses.

Cambio

Resaltan el hecho de que el programa que antes estaba dirigido a mayores de 70 años se redujo para beneficiar a los mayores de 65.

Recurso

Reportan que son alrededor de 87 millones de pesos los que se erogan en esta entidad a través de este programa.

Están preocupados por su pensión
A sus 98 años, doña Severa Parra todavía tiene que pelear por su pensión de mil 160 pesos bimestrales.. (ARCHIVO)