Nosotros
AGENCIAS
vie 9 nov 2018, 9:40am 2 de 3

Cómo limitar a menores de 2 años

Imponer ciertos horarios y rutinas, ayudan a imponer límites y normas en su vida.


Si en esta etapa los padres no son capaces de mostrarle los límites, ese sendero que tiene que recorrer para madurar, el niño se sentirá perdido, totalmente desorientado. De ahí la importancia de poner normas y límites a los niños de 2 años, ya que les ofrece seguridad. Pero... ¿cómo hacerlo?

Ofrécele tareas en donde se sienta 'mayor'. Por ejemplo, no le des de comer... deja que lo haga él. Y poco a poco, deja también que se vista solo. A medida que gane en autonomía, se sentirá más seguro de sí mismo.

Marca las tareas que aún no puede hacer. A la vez que le dejas hacer tareas que para él supongan un logro, explícale cuáles no puede hacer todavía: planchar, ir a comprar solo... Así tendrá claro que hay cosas que puede hacer y otras no. Sin embargo, puedes añadir que muy pronto lo podrá hacer.

Nunca le grites o te enfrentes a él ante una rabieta. Lo mejor cuando el niño está en pleno sofoco por un capricho, es mejor hablar con él cuando se calme. Es inútil intentar frenar un tornado con una linda palabra o con un grito. Ofrécele cuando se calme tu cariño y comprensión pero no accedas a sus peticiones. Entenderá que en la vida no se puede conseguir todo por un ataque de rabia.

Usa normas claras y directas, sin rodeos. Frente a los padres que prefieren 'invitar' a los niños a hacer las cosas... a los dos años, las normas deben ser claras y firmes: 'recoge tu cuarto'; 'Es la hora del baño'. Y no: '¿qué tal si recoges el cuarto?; ¿Te gustaría bañarte ahora?... ¡No! Usa los imperativos, pero de forma cariñosa, sin gritos ni tono amenazante, pero sí firme. Eso sí, puedes ir anticipando lo que va a tener que hacer, para que el cambio no le pille de improviso. Por ejemplo: 'te queda un ratito de juego y en seguida recoges'.

Usa el No. Hazlo por él. El No, claro y sin explicaciones adicionales. Esto no se hace, esto sí.

Ayúdale a reconocer sus emociones. Para un niño pequeño no es fácil reconocer que siente ira, tristeza o miedo. Educa su inteligencia emocional y explícale por qué se siente de esa manera.

Imponer ciertos horarios y rutinas, ayudan a imponer límites y normas en su vida.
RELACIONADAS

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry