Editoriales
JORGE NUÑO JIMÉNEZ
sáb 10 nov 2018, 4:04am 3 de 7

Caravana del hambre, fruto de la injusticia mundial



 I N memoriam a don Gilberto Bosques, cónsul de México en Francia que salvo la vida a mas de 40 mil refugiados españoles.

La caravana de centroamericanos que ha ingresado a nuestro país con rumbo a Estados Unidos no es nada nuevo. Es el natural reflejo de un orden económico injusto, que ha empobrecido a millones de seres humanos, enriqueciendo a una minoría egoísta que integra polos de prosperidad y está atrincherada. Es lastimosa la composición de este grupo nómada que ha abandonado sus hogares para salvar lo más preciado: la vida misma, buscando refugio en países vecinos.

El éxodo de mujeres, niños, jóvenes y ancianos, hambrientos, víctimas de bandas criminales crueles en El Salvador, Honduras y Guatemala ha rebasado con mucho a los gobiernos locales, quienes deberían garantizar la paz y la seguridad basada en el bienestar. Este complicadísimo fenómeno es producto de estos tiempos líquidos y gaseosos de esta "modernidad" donde "todo lo solido se desvanece en el aire".

El trasfondo real es el proceso de elecciones intermedias en Estados Unidos que se llevará a cabo este martes, el verdadero motivo de este desplazamiento humano lleva la firma de la casa y es la causa político electoral que ha levantado la bandera antiinmigrante y racista. Es la moneda de cambio.

Escuchamos amenazas de nuestro vecino del norte de militarizar la frontera con México, con instrucciones muy claras: reprimirlos y disparar contra niños, mujeres y ancianos hambrientos indefensos, en lugar de convocar a un dialogo fructífero y civilizado con la comunidad internacional. Está a prueba toda la organización internacional creada en la posguerra. Este proceso no es local, es internacional, divide al planeta entre la opulencia y la miseria. El interlocutor central debería ser la ONU y sus agencias de cooperación humanitaria internacional, como es el caso del alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que busquen y encuentren soluciones integrales y civilizadas, bajo un "Nuevo Orden Económico Internacional", justo y equitativo, que propicie a través de la fuerza de la razón la cooperación internacional, la educación, salud, bienestar y justicia universales ante este sistema económico que no tiene rostro humano, obedece a necesidades de mercados, de lucro y ganancia.

Contemplamos la peor crisis migratoria de que se tenga memoria, lo cual nos obliga a recordar la vocación histórica de México bajo una diplomacia con una política exterior autónoma, soberana y no subordinada que engrandeció a la República con su apoyo solidario en la década de los 60 y 70, cuando tomó la bandera del derecho de asilo humanitario, acogiendo a la migración española que mucho enriqueció a nuestras universidades, al lado de Chile, Argentina y otros países que huían de dictaduras militares. México fue su hogar fraterno, aquí organizaron sus vidas, muchos ya no regresaron, hoy son mexicanos.

Hay sugerencias de que nuestras Fuerzas Armadas detengan y repriman a estos seres humanos indefensos, no conocen la historia y vocación de nuestro Ejército, hijo legítimo de una Revolución popular, nació luchando contra una dictadura feroz, está integrado por campesinos en uniforme, no escuchan el embeleso del canto de las sirenas, para expoliar y reprimir a nuestros hermanos del sur, la misión de estas fuerzas republicanas es para defender nuestra soberanía y la seguridad interior. No olvidemos que el México independiente comprendía a Centroamérica hasta el Darién.

La caravana migrante ya está en la Ciudad de México, para continuar su marcha hacia nuestra frontera norte, donde ya les preparan alambres de púas y armas para reprimirlos y evitar los cruces.

Este es el mejor momento de reflexionar, gobernantes y gobernados, sobre el contenido del Artículo 1° de nuestra Constitución, que consagra y garantiza los derechos humanos: "todo individuo, sea esclavo o liberto se le otorgará protección humanitaria en la forma más amplia, respetando, protegiendo y garantizando los principios universales de los seres humanos".

(Centro de Estudios Económicos y Sociales del Tercer Mundo)

RELACIONADAS

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry