Editoriales
LUIS F. SALAZAR WOOLFOLK
mié 16 ene 2019, 8:40am 6 de 9

Exigencia y apoyo



LUIS F. SALAZAR WOOLFOLK

La embestida del gobierno de López Obrador en contra de la corrupción en Petróleos Mexicanos, abre una gran oportunidad para desenmascarar y acabar con la estructura perniciosa que corroe las entrañas de la paraestatal.

Ante los claroscuros que ofrecen los esfuerzos emprendidos y frente a las críticas que suscita el fenómeno en comento, justificadas unas y otras no, es oportuno recordar el esfuerzo similar emprendido por el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa, al inicio de su gobierno.

Calderón comenzó su sexenio empeñado en una estrategia de lucha en contra del crimen organizado, al que consideró aliado deliberado o circunstancial, de la corrupción gubernamental que atoró el proceso de modernización de las instituciones del país, que se esperaba de la alternancia. La oposición, los medios de comunicación más notables y sectores amplios de la sociedad negaron su apoyo a Calderón, reprochando que el entonces titular del Poder Ejecutivo hizo mal en lo que señalaron como "agitar el avispero", y aunque reconocían que el objetivo era correcto, consideraron que se había equivocado en cuanto procedimiento a seguir, diciendo: "no es la forma...".

Los pocos resultados y la existencia de importantes daños colaterales, fue determinante para que apoyado en factores reales de poder sustentados en los peores vicios de nuestra vida pública, el Partido Revolucionario Institucional regresara a Los Pinos en el año dos mil doce. El PRI que en realidad estuvo como un puñal en la espalda del país durante los gobiernos panistas, volvió al poder de la mano de toda suerte de criminales con la bandera de que ellos si saben gobernar, lo que provocó un retroceso que hizo crecer y consolidó las estructuras perniciosas que hoy vemos florecer a tambor batiente, en paralelo a las estructuras formales en Petróleos Mexicanos y en otras áreas de la administración pública.

Al inicio de su sexenio, Peña Nieto declaró públicamente que la corrupción está en el ADN de los mexicanos y de las instituciones nacionales, por lo que lejos de intentar un combate al respecto, el régimen priísta se revolcó en las peores formas de inmundicia, hasta el punto de que la sociedad llegó a percibir a la delincuencia organizada de dentro y fuera del gobierno, como una sola cosa.

López Obrador intenta frenar esa ola de corrupción con el apoyo que obtuvo en las urnas, compuesto por una mayoría que tiene depositadas sus esperanzas en el nuevo gobierno, en algunos casos ciegamente y en otros, con bases racionales que están siendo puestas a prueba. Del otro lado, el actual Presidente recibe la misma crítica: "no es la forma..." y enfrenta una rabiosa oposición de factores reales de poder afectados en sus intereses bastardos, que están dispuestos a defender con uñas y dientes.

Por otra parte, existe una sector de la opinión del público que preocupado por el desabasto de combustibles, está de acuerdo en el combate a la corrupción, pero disiente de los medios utilizados, porque a su juicio la lucha debe llevarse a cabo, sin causar colas en las estaciones gasolineras.

Este pretexto para posponer indefinidamente el saneamiento de nuestra vida pública, que pretende el logro de avances sin sacrificio alguno, y que llega al absurdo de sostener que estábamos mejor con el huachicol, protege y fomenta la corrupción, queriendo o sin querer. Cualquier intento por erradicar los vicios que carcomen nuestras instituciones, tiene que pasar por un período de crisis que como ocurre con los cuerpos vivos que se nutren de adicciones malignas, genera un síndrome de abstinencia por algún tiempo.

Lo que procede en general y frente a la situación concreta que es objeto de comentario, es apartarnos de los extremos del apoyo incondicional a la política gubernamental en turno y de la crítica exacerbada y sistemática, para colocarnos en relación con la autoridad en funciones, en el justo medio del apoyo responsable, la crítica objetiva y la exigencia de resultados.

RELACIONADAS

Archivo Adjunto

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2019. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry