nosotros / Aleatoria

El ratón de los dientes

EL SIGLO DE DURANGO, 🕚
El ratón de los dientes

Lesiones autoinducidas y quemaduras eléctricas

Las heridas autoinducidas o trauma ficticio, es una herida deliberada de la mucosa bucal hecha por el mismo paciente.

Por lo general se presente en niños con serios problemas psicológicos que quieren atraer la atención o son retardados mentales.,

El trauma es inflingido a través de la mordedura repetida de las uñas de las manos o con palillos de dientes, lápices, navajas y otros objetos filosos.

Es relativamente común en niños y estas heridas se encuentran más comúnmente en lengua, labios, mucosa bucal.

Algunas características de estas lesiones son:

Pueden variar de un eritema a lesiones profundas mal definidas, dolorosas con bordes elevados.

Se pueden ver lesiones parecidas en la piel.

Las lesiones se curan lentamente debido a la perpetuación de las heridas por parte del paciente.

El diagnóstico se basa en la historia clínica y en la sospecha clínica.

Los pacientes usualmente niegan que ellos se inducen las heridas.

Su tratamiento es con la suspensión del hábito, aquí debe colaborar también el pediatra y el psicólogo.

Este tipo de lesiones se puede confundir con úlceras traumáticas de otras causas, úlceras aftosas, sífilis y tumores.

Las quemaduras más comunes que se ven en la cavidad bucal en niños son ocasionadas por la mordedura de un cable eléctrico o también el uso inapropiado o falla de un aparato eléctrico.

La incidencia en niños es común.

La mayoría de las quemaduras eléctricas ocurre en niños por debajo de los seis años de edad.

Este tipo de quemaduras se localiza más frecuentemente en los labios, comisuras, la lengua, encías, piso de boca pueden ser los menos afectados.

Clínicamente las quemaduras eléctricas en la mucosa bucal se presentan como una lesión indolora, blanca-grisácea, no sangrante y rodeada por un anillo eritematoso que lo limita.

Progresivamente las superficies blancas-grisáceas evolucionan a marrón oscuro, hasta desprenderse, dejando una úlcera profunda que puede ser hemorrágica.

Los dientes adyacentes pueden perder la vitalidad.

A veces la reconstrucción quirúrgica puede ser necesaria en muchos casos.

El ratón de los dientes
. (ARCHIVO)