nosotros / Aleatoria

Instantáneas Durangueñas

Por Enrique Arrieta Silva

EL SIGLO DE DURANGO, 🕚
Instantáneas Durangueñas

La Escuela Normal J. Guadalupe Aguilera.- Se inauguró el 19 de diciembre de 1926, por el presidente de la República Plutarco Elías Calles, siendo Gobernador Constitucional del Estado Enrique R. Nájera., entre el silbato del molino de la escuela, el atronar de cohetes en el espacio, el cantar de los Charros Durangueños y los aplausos y esperanzas de los asistentes en una mejor educación para el campo.

Se le conoce popularmente con el nombre de la Granja y se erigió en los terrenos de lo que fue la hacienda de Santa Lucía y en un principio llevó el nombre de Escuela Central Agrícola de Durango.

El Sauz Bendito.- Por la carretera a Parral, a unos cuantos kilómetros de la capital del Estado, se encuentra el casco, bastante ruinoso ya, de lo que fue la Hacienda del Sauz Bendito.

Allí en ese lugar, siendo Secretario de la Defensa Nacional el general Joaquín Amaro, se tuvo un criadero de caballos para el ejército, de razas árabe, inglesa, alemana, norteamericana y francesa. Hoy la caballería se ha motorizado y atrás ha quedado la época romántica y heroica de los dragones y sus cargas de sable.

Los grillos de la Aguilera.- La Escuela J. Guadalupe Aguilera, además de buenos maestros, ha dado buenos grillos como Gabino Rutiaga Fierro, José Ángel Ibáñez Montes y Lorenzo Ortega Flores.

Los viajes a Mazatlán.- El primer viaje que los estudiantes del Instituto Juárez, hicieron a la ciudad de Mazatlán caminando por toda la sierra, fue en el año de 1942. Los estudiantes -intrépidos-y amantes de la aventura, que conformaron ese -primer safari, fueron: Carlos Galindo, Anselmo Torres, Cesaretti, Gaspar Mendoza, Salvador Ávila, Víctor González, Othón Vázquez y Enrique A. Rodríguez. Se iban guiando por los hilos telegráficos hasta llegar con las sirenas.

La guitarra de Chalío.- El finísimo amigo y excelente guitarrista Chalío Salas, que ha tanta generaciones ha encantado con sus interpretaciones, un mal día extravió su guitarra manufacturada en una de las mejores casas españolas.

No lo calentaba” ni el sol del Calvario, su viejo barrio. Días tristes pasaron, y cuando por fin había llegado la resignación, hete aquí que una buena noche, al encaminar sus pasos iluminados por la luna cerca de su domicilio, escuchó unas cuerdas que le parecieron familiares, por lo que dejándose guiar por sus sonido, llegó hasta un grupo-de jóvenes del barrio.

Uno de ellos pulsaba su guitarra extraviada la cual había encontrado casualmente. Ágil de mente y bondadoso, Chalío le hizo ver al joven, que aquella guitarra le pertenecía y le propuso la devolución a cambio de una guitarra de Paracho. Y fue así como Chalío, se junto con su guitarra, gracias a su fino oído musical.

La patria de los ángeles.- “La patria de los ángeles es el cielo”, así dice en su lápida la tumba de la señora Refugio Zuloaga de Bracho, fallecida en 1873, que se encuentra en la iglesia de san Miguel Arcángel, de la hacienda de la Ochoa, de Poanas, Dgo.

Comercial de 1936.- Las tres maravillas de Durango: “Baños de San Agustín (Donde se baña la sociedad), Restaurant “Alcazar” (donde mejor se come y “Club Durango” {donde se-reúne la gente bien).

Instantáneas Durangueñas
Por Enrique Arrieta Silva. (ARCHIVO)