Editoriales

Todos quieren ser senadores en 2018

ComuniK2

Todos quieren ser senadores en 2018

Todos quieren ser senadores en 2018

IVÁN SOTO HERNÁNDEZ

En 2018 Durango solo tendrá tres espacios disponibles en el Senado de la República, dos por mayoría y uno como primera minoría, sin embargo, por primera vez la lista de aspirantes en todos los partidos políticos se hace enorme cada día.

Y lo interesante no solo es que todos y todas creen merecer su postulación a un cargo en el Congreso federal, sino que el escenario electoral es tan impredecible y tan cambiante, que en una nada hay oportunidad de llegar al triunfo por el PAN, por el PRD, por Morena e incluso por el PRI, por increíble que parezca.

La elección de diputados federales y senadores, y quizá hasta la de diputados locales (Durango tendrá concurrencia de elecciones federal y local), tendrá una alta dosis de influencia de lo que suceda en la elección presidencial.

Recordemos que el llamado "fenómeno Fox" hizo ganar a Jorge Salum en Durango cuando jamás se imaginaba una sorpresa así en el año 2000. El "fenómeno Calderón" hizo perder a Ricardo Pacheco y Adrián Valles en 2006, y en 2012 el "fenómeno Peña" revivió a un PRI que parecía moribundo, con lo que fue posible el triunfo a Ismael Hernández y Leticia Herrera.

Hoy, lo más seguro es que nadie tiene nada seguro por ningún partido político, porque la ciudadanía está viendo a un PRI que no se levanta de la lona y que se perfila a ser derrotado peor que en 2000 y 2006, pero con un PAN débil que no garantiza las glorias que tuvo en esas dos elecciones, ante el crecimiento imparable de la vía de López Obrador y Morena.

Es por ello quizá que la competitividad se ha hecho más fuerte que nunca, y se observa en el día a día del comportamiento político de los actores que aspiran a un puesto en el Senado o en la Cámara de Diputados, ya que el mayor desgaste lo están teniendo entre ellos mismos al interior de sus respectivos partidos.

A lo anterior se suma un factor: y es el hecho de que está descabezado el PRI, no tiene jefe político, no tiene rienda nacional a la cual se disciplinen, y todos ven en 2018 la oportunidad de hacerse como nuevos amos y señores de ese partido político en el estado, a sabiendas que seguramente perderán la disciplina presidencial a la que entraron desde 2012 con EPN.

Una situación cercana a ello se vive en los partidos aliados en Durango por la alternancia, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, pues en cada partido hay grupos que luchan al interior por el control de su dirigencia, algunos entienden su rol como partidos en el gobierno disciplinándose a la figura del actual jefe político, pero otros no, sino todo lo contrario.

En el PRI, evidentemente la volverá a buscar el diputado local Ricardo Pacheco Rodríguez, quien a su favor tiene su posición como líder estatal de la CTM, su paso como ex dirigente del partido y, por supuesto, sus relaciones en la burbuja priista a nivel nacional.

Pero, obviamente la buscarán otros legisladores como Enrique Benítez Ojeda y Adán Soria Ramírez, éste último quien se quedó con las ganas en 2012, pese al gran esfuerzo de autopromoción que hizo desde la Alcaldía capitalina. Igual que otros, Adán tuvo que dar un paso de costado para que su líder moral, Ismael Hernández Deras, llegara al Senado.

Por lo que respecta a la Cámara de Diputados es notoria la aspiración de Otniel García Navarro, Óscar García Barrón, Alicia Guadalupe Gamboa e incluso Rocío Rebollo Mendoza para buscar la senaduría. A todos les late el corazón, aunque quizá el más persistente en este momento es Otniel, según parece.

Aparte de ellos, quienes también tienen interés según versiones de sus allegados son Esteban Villegas Villarreal y Rubén Escajeda Jiménez, éste último con un plus por haber quedado como líder nacional interino de la CNC ante la licencia de Manuel Cota, quien busca ya la gubernatura de Nayarit.

Hoy sobran los que buscan una senaduría y son mucho más los que querrán la diputación federal, aunque un elemento a considerar es el hecho de que la fórmula que cada partido proponga deberá estar integrada por un hombre y una mujer, así que la situación se hace más compleja porque la mayoría de los que tienen posibilidades son del sexo masculino.

 PAN

En el PAN se viene un choque de trenes realmente interesante, pues los interesados en un espacio para las dos senadurías que propondrá Acción Nacional son muchos, y muchas. Veamos:

En el Congreso del Estado los tiradores por un espacio en el Senado son al menos Gina Campuzano, Jorge Salum, José Antonio Ochoa y Rodolfo Dorador. Además, fuera del Congreso están Rodolfo Elizondo, Rómulo Campuzano y Juan Quiñónez, sin dejar de lado a la militancia neopanista que podría buscar la postulación por el carril azul.

Por ejemplo, se menciona que Adrián Alanís Quiñones es uno de los activos que podrían estar interesados en esa postulación con el aval del actual gobernador José Aispuro Torres, al igual que el doctor José Ramón Enríquez, quien tiene la ventaja de buscar ese camino ya sea desde la izquierda, la derecha o incluso por otras vías como Movimiento Ciudadano e Morena.

Cierto, para las diputaciones federales también hay muchos interesados, sin embargo, regularmente, después que se definen las senadurías se van acomodando las cicatrices y las negociaciones con los diferentes grupos en los espacios para San Lázaro.

A lo anterior falta ver qué piden o exigen los perredistas, si habrá o no alianzas electorales, y muchos otros escenarios.

Por lo pronto está bastante interesante lo que sucede rumbo a la definición de candidaturas, aunque mucho de ello se irá definiendo conforme haya precandidatos presidenciales electos en cada carril de competencia. Al final ellos también querrán tener voz y voto en las decisiones de cada estado. ¿No cree usted?

Envíame tus comentarios a [email protected]

Escrito en: ComuniK2 partido, tiene, cada, buscar

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Editoriales

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas