Kiosko

Historias de la vida real que marcan la cuarta temporada de Stranger Things

(FOTO: ESPECIAL)

(FOTO: ESPECIAL)

EL SIGLO DE TORREÓN

A más de una semana de su estreno, la cuarta temporada de Netflix ha sido uno de los principales temas de conversación entre los amantes del streaming y fanáticos de la serie, pues en esta ocasión el proyecto muestra un lado más oscuro que recuerda a muchos algunas historias aterradoras de la vida real que duran hasta nuestros días. 

Durante los años 80, el heavy metal, las cintas de terror y los juegos de rol como Dragones y Mazmorras, fueron satanizados por una sociedad que argumentaba que con esto se promovía el canibalismo, voodoo, y todo lo malo del mundo debido a que dos fanáticos de este juego murieron; el primero desapareció y falleció en 1979, James Dalles Edbert III, los padres asociaron su muerte a D&M, pero lo cierto es que el joven sufría depresión. El segundo era un hombre llamado Irving Pulling. Se suicidó y madre cristiana conservadora culpó al juego de rol y demandó a la empresa responsable de su publicación, aunque no tuvo respuesta. 

Sin embargo, este último caso tuvo bastante difusión y millones de padres en Estados Unidos entraron en pánico, aunque ahora, 40 años después, Dragones y Mazmorras es un éxito gracias a una de las series más vistas en la actualidad. 

En la serie podemos ver que el “Jason”, novio de la primera víctima del “Vecna” (monstruo que ahora aterroriza la ciudad de Hawkins), buscando vengar su muerte contra “Eddie Munson” líder del grupo donde también “Dustin” “Will” y “Mike” juegan D&M, ya que asocia lo que le ocurrió a “Chrissy” con lo que él llama “secta satánica". 

Si aún no has visto el cuarto episodio, alerta spoiler. El personaje de “Victor Creel”, que sorprendentemente es interpretado por el actor Robert Englund que dio vida a Freddy Kruger en las populares cintas de Pesadilla en la calle del infierno, es quien comparte con “Nancy y Rubin” sobre el terrorífico ser (“Vecna”) que habita en la casa de Hawkins donde su familia murió. 

En la vida real, ocurrió algo similar a lo que se proyecta en esta cuarta parte de Stranger Things. En Amityville durante el año 1974, una casa ubicada en una villa de Nueva York fue lugar donde ocurrieron dos sucesos paranormales que después inspiraron filmes de culto del género terror.

Al igual que los “Creel”, una familia conformada por George, Kathleen Lutz y los hijos de ella, realizó su mudanza a una vivienda donde 13 meses antes un joven llamado Ronald DeFeo Jr. había asesinado a sus padres y cuatro hermanos porque “las voces de la casa le obligaron a hacerlo”. 

En el inmueble que adquirieron a un precio muy barato (80 mil dólares), los Lutz comenzaron a experimentar sus peores pesadillas. Misteriosa baba verde corría por las paredes, constantemente sentían presencias extrañas, había penetrantes olores y ruidos imposibles de rastrear.

No fue hasta que un cura visitó su residencia y supuestamente una mano diabólica lo abofeteó y lo expulsó del domicilio, cuando los Lutz decidieron abandonar el lugar.

Escrito en: Netflix Stranger Things 4 vida, cuarta, padres, casa

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Kiosko

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas