editoriales / Aleatoria

Agua que no has de beber...

A simple vista

EL SIGLO DE DURANGO, 🕚
Agua que no has de beber...

Es absolutamente válido el argumento opositor que señala lo difícil que resulta para el ciudadano común sopesar, en el escenario económico actual, un incremento a las tarifas de agua potable.

Pero es imposible que refuten la necesidad de aumento, ajuste o reducción del subsidio, como quieran llamarle. Es probable que sí, el ciudadano tenga dificultades para pagar el costo extra de agua potable que se establezca, pero también habrá problemas si son las autoridades quienes lo hacen.

De hecho resulta curiosa la postura panista, que hace apenas unas semanas reclamaba la necesidad de una reforma hacendaria más amplia, en la que también la informalidad comercial se integrara a la base tributaria. El símil para el caso es el exceso subsidiario que existe aquí.

Y se ve de novatos la posición oficial, que no encontró un solo servidor público o representante dentro de su estructura que supiera explicar, desde el primer momento, cómo estaría eso del aumento a las tarifas.

El escenario en que está envuelto Aguas del Municipio de Durango (AMD), organismo descentralizado responsable de dotar el servicio de agua potable y alcantarillado en la capital y su zona rural, se parece mucho al de la miscelánea fiscal recién aprobada.

Solo que en lugar de ser "los mismos de siempre" quienes sostienen la repartición del líquido (entiéndase esto por clase media, en la comparación con la discusión fiscal), es la instancia gubernamental la que ejerce el sostenimiento...o el autosostenimiento.

Desde que estaba definido como Sistema Descentralizado de Agua Potable y Alcantarillado (Sideapa), AMD ha cometido, de manera sistemática, un error que hoy le tiene al borde de un colapso financiero que, si bien no se reconoce en el discurso, queda en evidencia al establecer los ajustes monetarios: subsidiar de más no ha sido lo adecuado.

En la emoción de las campañas, cada uno de los alcaldes y demás ediles ganadores de la alcaldía, se han comprometido a no incrementar los tributos municipales. Lo hacen sin saber a plenitud lo que está ocurriendo en los entes que se sostienen de las aportaciones públicas.

El error, incluso, ha llevado al Municipio de Durango a mentir en el establecimiento de sus leyes de ingresos y egresos. Sí, a mentir. ¿Por qué?

Las recomendaciones nacionales e internacionales sugieran a las diversas entidades públicas - incluidos los ayuntamientos- a mantener un cobro adecuado de los servicios fundamentales, para que se pueda garantizar el futuro del reparto de los mismos. El gobierno municipal estableció para 2013, por ejemplo, tarifas de $101.59 por 13 metros cúbicos de agua para el servicio no medido, y $136.06 para el servicio medido.

Cuando le preguntan a Durango cuánto cobra por el agua, para así repartirle recurso federal o proveniente de alguna bolsa global, eso es lo que dice que cobra. Así recibe mejores calificaciones nacionales e internacionales, que le permiten ser bien evaluado de cara a la asignación de recursos en diversas bolsas.

Es hasta el momento de hacer las cuentas, ya en lo práctico, cuando se sufre el bache financiero, que en un año supera los 70 millones de pesos de déficit; mentir no es bueno, aunque sea para traer más dinero.

Pero era una mentira tradicional, que en el esquema planteado por AMD recientemente, debe quedar eliminada.

Es justo, pues, que los opositores defiendan la postura de no incremento, independientemente de su incongruencia ideológica ante posturas recientes en materia de equilibrio económico; es justo, también (y necesario), que los promotores de la reducción del subsidio, estudien mejor los planteamientos para que el ciudadano entienda la necesidad y no solo observe el costo extra que pagará; y es justo también el ajuste.

Todos tienen argumentos a favor y en contra; pero aprobado el ajuste, no queda más que esperar a que todo se traduzca en la garantía futura de recibir ese bien que, dicen los expertos, será la razón de las verdaderas guerras futuras...y no solo de pleitos políticos domésticos.

Twitter: @luizork

Agua que no has de beber...
A simple vista. (ARCHIVO)