Editoriales
ALVEL
mar 2 feb 2016, 9:42am 5 de 8

Francisco Sarabia Tinoco (1900-1939)



Bitácora de Vuelo

Héroe legendario de la aviación mexicana del siglo pasado y duranguense de nacimiento, nació un 3 de julio de 1900 en la Ciudad de Lerdo Durango; huérfano de padre, un tío paterno se hizo cargo de él, quien lo apoyó para hacer sus estudios en los Estados Unidos. Motivado por los sucesos aéreos de la época, logra ingresar en 1928 en la Aeronautical School de Chicago, graduándose como piloto aviador; por su facilidad en la acrobacia aérea se contrata para trabajar en un circo aéreo local, sin dejar de pensar en regresar a México para promover la aviación en este país. Trabajando en varios estados de la república, se establece en 1931 en la ciudad de Villahermosa Tabasco. De forma circunstancial llega a Tuxtla Gutiérrez, ciudad que lo acogió, y él mismo, se sintió feliz de haber llegado ahí por casualidad. En ese tiempo Chiapas por sus grandes accidentes geográficos impedían la construcción de carreteras, por lo que el gobernador del estado, pide a Sarabia que establezca una línea aérea estatal, surgiendo así la empresa "Transportes Aéreos de Chiapas, S.A."

En 1932 un par de aviadores españoles se aventuraron en la misión de conectar a España con Latinoamérica con funestos resultados, su avión cayó y nunca se supo de ellos. Sarabia pensó como un tributo "devolver la cortesía", ideando él mismo un viaje sin escalas entre México y España, logrando reunir apoyos económicos para cumplir esa proeza, y ser el primer piloto civil mexicano que intentara tal hazaña. El proyecto finalmente no se concretó por una serie de circunstancias. Continuando con la idea de implementar algún record aéreo que repercutiera en el mundo y pusiera en alto el nombre de México; Francisco Sarabia ubica un avión que reúne las características de vuelo que él estaba buscando y lo compra en la ciudad de los Ángeles, bautizándolo con el nombre de "Conquistador del Cielo" y lo registra con la matrícula XB-AKM; volándolo de Los Ángeles a la ciudad de México en 6 horas y media sin incidentes. En marzo de 1939 vuela de México a Chetumal, luego a Mérida y de ahí regresa a México sin ningún problema, en abril de 1939 vuela sin escalas entre México y Guatemala, parecía que hombre y avión habían sido hechos el uno para el otro.

Así mismo, en mayo de 1939 se celebró una edición más de la Feria Mundial en New York; en donde la Federación Aeronáutica Internacional (FAI), convocó a romper el récord de vuelo entre México y Nueva York. Para Francisco Sarabia esta era la oportunidad que estaba esperando, considerando que el record en esa ruta era de 14.17 Hrs. y pertenecía a la famosa Amelia Earhart; Sarabia empezó a trabajar de inmediato en ello, con la idea de batir ese tiempo.

La capacidad original de combustible del Conquistador del Cielo, era de 272 galones; Francisco agregó tanques para 128 más, dándole un total de 400 galones, suficientes para llegar a Nueva York, calculando que el vuelo lo haría en 9 horas. El 24 de mayo de 1939 fue la fecha escogida para el histórico viaje. Con presencia de público, prensa y observadores de la FAI, Sarabia despegó del campo de Balbuena de la ciudad de México a las 6:52 AM a bordo de "El Conquistador del Cielo". A las 6:40 PM hora local de Nueva York, en el aeropuerto Floyd Bennet anunciaban que el duranguense estaba aterrizando. Francisco Sarabia Tinoco había hecho el recorrido en 10.48 Hrs. implantando un nuevo record de velocidad. El piloto lerdéense recibió felicitaciones de la FAI y de los gobiernos norteamericano y mexicano. Como parte de su misión de buena voluntad, Sarabia voló posteriormente a Washington el 27 de mayo, siendo acogido en la Casa Blanca por el propio Presidente Franklin D. Roosevelt. Después de recibir muchas felicitaciones y muestras de admiración, Sarabia dispuso retornar a México el día 7 de junio de 1939; a los cuatro minutos de su despegue del campo Bolling en Washington y cuando todo parecía ir bien, "El Conquistador del Cielo" se desplomó en las aguas del Río Anacostia, afluente del Potomac. Permaneciendo 10 minutos bajo las aguas heladas, todos los esfuerzos por salvarle la vida fueron inútiles. Días después los restos mortales del aviador fueron inhumados con todos los honores en la Rotonda de los Hombres Ilustres de la ciudad de México.

RELACIONADAS

Bitácora de Vuelo

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2019. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry