Kiosko
Gerardo López Cano
vie 25 jul 2003, 6:40pm 3 de 5

Exitosa actuación



La fila de carros que van rumbo a su presentación es enorme, parece una fila de hormigas. El estacionamiento por vez primera tiene un lleno total y la gente busca un lugar en dónde pueda estacionarse, va de prisa, se le hace tarde, está por salir Joan Sebastian.

No sólo carros particulares rondan las instalaciones del Estadio Francisco Villa, abundan los taxis, así como personas chicas y grandes que caminan con sonrisas de oreja a oreja. Son las 10:20 de la noche y en el lugar ya no cabe un alfiler, pues muchos llegaron desde temprano para gozar la música de varios grupos de la entidad que abrirían el concierto.

A las 10:25 las luces se apagan pero se enciende el ánimo, éste se refleja con el movimiento de los banderines y posters del intérprete que trae el público en las manos, así como algunos aplusos y gritos. Luego de cinco minutos de espera la gente comienza a desesperarse y chifla “¡ya que salga!”, expresa una fan que está muy cerca del escenario, en donde se encuentran los músicos que prueban sus instrumentos.

Apenas llega la camioneta blanca que transporta a Joan Sebastian y las personas encargadas de seguridad lo rodean parta protegerlo y guiarlo hasta el escenario. Él camina y con una cara seria pregunta si está todo listo, se detiene en las escaleras, hace una leve sonrisa a quien lo examina de arriba abajo.

A las 10:38 la canción “Oye como va” la tocan para ambientar; cinco minutos después aparece el artista y abre su concierto con el tema “Hasta que amanezca”. Las ovaciones se desatan y los gritos son aturdidores.

Su no muy alta figura luce con botas negras, pantalón y sombrero del mismo color, camisa blanca y saco azul marino con apliques plateados. Enseguida canta “25 rosas”; desde el público le avientan un globo rojo grande cubierto por unos calzones rosas con mensajes escritos con plumón , Joan sonríe y sigue cantando, después lo lee y dice: “Gracias Lupita”. Saluda a la gente con alegría y agradece el recibimiento.

En un ambiente de júbilo, interpreta “El primer tonto”, “Me gustas” , “Hay un tren a las cinco”, así como “Recuérdame bonito”. Sin embargo, el revuelo aumenta notablemente cuando toca las fibras de todos los corazones con “Tatuajes”, canción coreada en gran medida.

El ambiente cambia con algo más movido, se levanta, deja la guitarra y el ritmo de banda comienza a sonar. “Gabino Barrera” y “El sangoloteadito” hace bailar a la multitud con mucho ritmo y sabor. Canta muchas canciones más mientras se desplaza en el escenario con gran seguridad.

Los asistentes gritan fuerte cuando la melodía “Idiota” es entonada. El brillo de los ojos de Joan Sebastian cambia y se muestra nostálgico, tal vez recordó el hecho que le inspiró componer ese tema, la canta de forma especial y lo transmite. Dos señores que traen sombreros no dejan ver a los de atrás, quienes comienzan a gritar “!Quítese, eso de la cabeza, nos tapa!” , ellos no hacen caso. Entonces un espectador se quita la gorra y muy indignado comienza a golpearlos con ella para que entidiendan. Vaya que sirvió, por la gracia que le causaron a las “víctimas”, se quitaron.

Joan contento dice: “quiero dar testimonio que la medicina, combinada con las oraciones dan resultado, los doctores no creían que llegaría a los 49 y ¡ya tengo 52!”. Conmueve y la gente aplaude una vez más. Dice tener que despedirse, “¡noooo! –le gritan-. Deleita con “Y las mariposas”, pero más con “Secreto de amor” que se escucha con fuerza.

Presenta a cada uno de sus músicos, la mayoría originarios de otros países como Estados Unidos, Cuba y Venezuela, así como a la banda “Brisas de Michoacán”. Sale del escenario, pero la gente quiere y pide más. Regresa con “Ojitos de golondrina” y de pilón “Un cariño como tú”. Lo despiden con entusiasmo cuando el reloj marca las 12:10 de la noche.

Baja las escaleras del escenario y se deja tomar algunas fotos por unos segundos, pero pronto lo llevan a su camioneta paera retirarse. La gente está satisfecha, se cumplen sus expectativas.

Trabajando fuerte, soñando y luchando desde que tenía 8 años de edad, Joan Sebastian presenta el disco número 32 de su admirable carrera como intérprete, compositor y actor que tiene la capacidad y la prudencia de observar su entorno inmediato y reconocer que tiene un "Secreto de Amor". Este es en efecto, el título de su nuevo álbum, una producción hecha por él mismo, que además, conmemora sus 31 anos de carrera discográfica.

"Empecé a grabar a los 17 años y tengo 48, yo he celebrado cada uno de mis años y subrayo la palabra celebrar, porque han sido hermosos años de lucha persiguiendo un sueño, un sueño que ya traigo del ‘rabo’, el sueño de llegar al corazón de mi pueblo y anidar allí", dice alegremente.

"Secreto de amor" es también el nombre del primer sencillo de este lanzamiento de Bálboa/ Musart, donde se incluye un total de 10 canciones. Siempre luchando en la búsqueda de una total identificación con su público, luciendo la triple imagen del jinete, el caballo y su música, los espectáculos de Joan Sebastian tienen un marco increíble, con miles de personas que no pueden ni siquiera ingresar a verlo, es un cuadro plástico de dinámica consistencia. El colorido de un show que asombra. El público aplaude... y arranca la orquesta, el grupo, el mariachi o la banda. Joan Sebastian hace rápidos desplazamientos sobre su cabalgadura y empieza a cantar. Las letras son coreadas por la multitud. Algunas admiradoras se acercan al ruedo para extenderle sus manos y besarlo... Es la viva dimensión de un sueño, el fruto de una larga lucha, la estampa de un éxito continuo, acción y pasión. Entrega, encuentro. El mensaje comunicante de un artista completo.

Joan Sebastian todavía recuerda sus versos infantiles. Se los dedico a Juliantla: Hay un pueblo que está en la montaña, sin bullicio ni ruido de coches, tiene un sol que de luces lo baña, y una luna que alumbra en sus noches... Cuando los escribió, su maestra pensó que los había copiado de algún texto poético. Su posterior conocimiento de este alumno tan imaginativo, le demostró que estaba en un profundo error...

El futuro compositor se fue internando a Guanajuato a los ocho años de edad. Fue una época en que ya le cambiaba estrofas a las canciones y hacía sus propias letras. A los once años regresó a Juliantla, su tierra natal, en el estado de Guerrero.

En directa e íntima comunión con la tierra, fue descubriendo una nueva forma de felicidad, y empezó a componer "más en serio".

Después nuevamente lo internaron, pero esta vez se fue a Morelos, donde estuvo bajo el cuidado de "un cura ejemplar, el Padre David Sagado".

Joan Sebastian, admite que a partir de ese momento quiso ser sacerdote, idea que fue rechazada por su padre, aunque sí recibió el apoyo de su abuela. Su determinación era tan fuerte que a los 14 años ingresó al Seminario Conciliar de San José, en Cuernavaca, Morelos.

Allí, se incrementó su gusto por la música y pudo hacer varios trabajos junto a otros seminaristas. Incluso compuso una misa.

Finalmente, se dió cuenta que el llamado de Dios era para la música y no para el sacerdocio. Tenía 17 años cuando abandonó el Seminario para dedicarse "en cuerpo y alma a la carrera musical". Para sobrevivir, se fue a trabajar como auxiliar de administración del departamento de hospedaje, al centro vacacional Oaxtepec, de Morelos, donde liberaba su emergente energía musical, cantando a través del equipo intercomunicador. Transcurría 1968, "un año problemático y conflictivo en México".

Una noche llegó Angélica María, quien buscaba una cabaña para pernoctar, y mientras esperaba, le preguntó si cantaba. Al día siguiente él le interpretó unas seis canciones, todas le gustaron. Al terminar, le sugirió que las grabara y le dió el número de teléfono de Eduardo Magallanes.

El sueño se convertía en ilusión y ésta en un dorado proyecto. Joan Sebastian se fue a la Ciudad de México, donde le informaron que Magallanes andaba de gira. Tocando puertas, llegó a la conclusión de que la compañía que más se le acercaba era Discos Orfeon. Otra aspirante a estrella, que también hacía antesala por esos días, era Olga Breeskin, la muchacha del violín, quien sí fue contratada. Pasaron tres meses... la espera y las postergaciones nunca lo vencieron. Todavía le faltaba ir a Discos Capital. Era, el mediodía de un viernes, hora de comer. Venía llegando Chucho Rincón, quien le dijo que volviera el lunes. Reaccionó con tan visible decepción, que éste le pidió que regresara de forma inmediata y le escuchó cuatro canciones. "Me vas a preparar la primera, la segunda y la cuarta; y te vienes el lunes al mediodía" le dijo. Fue un fin de semana de dulces pesadillas. Volvio el lunes a las siete de la manana... A las once y media lo hicieron pasar a la sala de juntas y Rincón lo presentó: "Aquí con ustedes, Jose Manuel Figueroa, el muchacho de quien les hablé."

Seis meses después grabó su primer disco. Fue la locura cuando en Ciudad Obregón, Sonora, se vendieron doce mil copias de su canción "Descartada". El camino hacia el éxito había comenzado a disiparse. Lo programaron en Radio Variedades, donde sus canciones "se tocaban a diestra y siniestra".

Hay una anécdota, un equívoco histórico que todavía lo hace sonreír. Joan Sebastian recuerda que para agradecerle al programador llegó a la emisora con una caja de aguacates y la dejó en la recepción... como resultado, su música ya nunca más fue transmitida, por lo menos en los siguientes cinco años. Su gesto fue interpretado como una burla, porque al festejado le decían "El Aguacate".

Con el tiempo, este ejecutivo fue reemplazado por su asistente, Elías Cervantes, quien consciente de que se había cometido una injusticia, por fin vuelve a programarlo... en este momento clave, Jose Manuel Figueroa decide cambiarse el nombre. Nace Joan Sebastian... Terminaba el 76 y empezaba el nuevo ano 1977. Surgían los primeros éxitos: "Camino del amor", "El sembrador de amor". Hasta entonces, había publicado siete sencillos y un sólo LP.

Es cuando llega a Musart, donde estaban convencidos que sus discos no funcionaban. "Cámbiate el nombre y que nadie lo sepa", le dijeron... Fue como un insulto a su identidad, pero entonces recordó que en su infancia sembraba en Los Llanos de San Sebastian, all´s en Juliantla, su tierra, el lugar donde empezó a componer... "Me quiero llamar Sebastian", respondio. Alguien comento que Sebastian significa "Amante", Pedro "piedra"; y Juan "libre"... la magia de esa última palabra lo deslumbró, sin pensarlo, dijo: "Me quiero llamar Juan Sebastian".

Al oírlo alguien sugirió que había que informarse a ver si numéricamente, convenía que se llamara así... El análisis culminó en un veredicto negativo: "no funciona", replicaron los expertos. Y la búsqueda continuó... hasta que un día, una de sus hermanas le recomendó el cambio de la "U" por una "O" en el nombre Juan...

Pareció un milagro. Al mes, el disco estaba funcionando y todo el mundo lo anunciaba como Joan Sebastian (sin acento en la última sílaba de Sebastian).

Fue el público y los locutores quienes comenzaron a decirlo de esta manera.

Sueño y lucha. El debút del nuevo artista, llamado Joan Sebastian, com "El Camino del Amor", del cual se vendieron 127 mil copias. Todo un éxito. Incluso se oyó en Estados Unidos y en Centro y Sudamérica. El segundo sencillo, "Sembrador de amor", fue tomado por un grupo argentino que lo interpretó en el Campeonato Mundial de Futbol de 1978.

Al grabar este primer disco, Joan Sebastian vivía en Chicago, donde se ganaba la vida como vendedor de carros y hacía comerciales para radio. Cuando esporádicamente conseguía trabajar como cantante, cobraba 50 dólares por noche.

Fue la misma época en que quiso ser mesero ("y no di el ancho, por el idioma") y se fue como lavaplatos y duró una semana, ingresando luego a un restaurante irlandés, donde tenía que preparar ensaladas.

La grabación hecha en México, conmocionó su vida para siempre. Ese primer LP movió montañas; y de repente, un promotor lo llamó para que fuera a cantar en Texas, ofreciéndole mil dólares diarios.

Al principio, no sabía que hacer con el dinero y lo metía en paquetes de aluminio en el freezer del refigerador...

Pronto abandonó su oficio como vendedor de autos. Lo llamaban de todos lados, para comprale fechas.

El tiempo devoro todas las dudas. Un día lo invitaron para que diera una conferencia a los empleados, del centro vacacional de Oaxtepec, Morelos, donde él había trabajado años atrás. El título de su charla fue "La importancia de Sonar y Luchar".

"Secreto de Amor"... Año 2000... todo el mundo quiere saber exactamente a que secreto se refiere... en cierta forma este nuevo álbum pareciera ser la continuación de lo anterior, que se titulaba "Gracias por Tanto Amor"... La evolución artística de Joan Sebastian lo proyecta multidimensionalmente como cantante, compositor, arreglista, productor, actor de telenovelas y "showman" de grandiosas proporciones.

Como cantante ha hecho hasta ahora 32 álbumes y como compositor le han grabado los mejores intérpretes, entre ellos Antonio y Pepe Aguilar, Lucero, Alberto Vásquez, Beatriz Adriana, Chelo, Lisa López, Los Freddys, el grupo Samurai, la Banda Machos, la Banda R-15, la Banda Caña Verde, la Banda Móvil, José Manuel Figueroa (su hijo), Graciela Beltrán y muchos más, incluso, la estrella española Rocío Dúrcal. Para su satisfacción, también le grabó al número uno de México, Vicente Fernández, quien hizo toda una creación del tema "Verdad que duele"

Su versatilidad es tan evidente, que se ha inspirado en todos los géneros y tendencias populares. Por eso en su repertorio, hay musica romántica, ranchera, norteña, de grupo y de banda, regional e internacional. El arcoiris emocional de Joan Sebastian admite todas las tonalidades, todos los colores y todos los ritmos. Desde hace ya más de tres décadas, así lo demuestra su vasta discografía; y de manera magistral, su nuevo álbum, "Secreto de amor", el cual refleja en sus diez cortes la amplísima gama creativa de un artista de excepcionales recursos.

EVENTO: Concierto de Joan Sebastián

DÍA: 23 de julio

HORA: 22:30 horas

LUGAR: Estadio Francisco Villa

CANCIONES MÁS COREADAS: “Tatuajes”, “Idiota”, “El primer tonto”

LO MEJOR: Lleno total

LO PEOR: Empezó una hora y media después de lo anunciado

RELACIONADAS

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry