durango / Aleatoria

Educación digital

Bases para un uso responsable del mundo digital

EL SIGLO DE DURANGO, 🕚
Educación digital

Dado que la red es el lugar donde una gran cantidad de gente nos relacionamos día a día, es necesario que los padres de familia aprendan a utilizarlo y se hagan conscientes de los riesgos que implica para sus hijos, así podrán protegerlos y educarlos para que se desenvuelvan de la mejor manera en la era digital.

La segunda década del siglo XXI ha sido campo fértil para que las nuevas tecnologías digitales se apoderen de la vida diaria de los seres humanos. Es común ver en el transporte público, en los restaurantes y en la misma calle a personas deambulando con sus teléfonos inteligentes como si de una extensión más de su cuerpo se tratase.

La era digital no ha discriminado en edades para abordar la cotidianidad de las personas. Tal y como lo señala el analistas Matías Carrocera en su artículo Por qué la educación digital debe ser parte de la enseñanza de los niños, publicado por el portal Forbes, los niños y los jóvenes de hoy literalmente nacen con un smartphone o una tableta bajo el brazo.

Este sector generacional se encuentra ante las llamativas puertas del internet. Este medio ofrece un mosaico inmenso de información que si bien puede ser utilizada para reforzar la educación de los niños, también se puede hacerlos caer en un pozo de ocio, donde el acceso a información útil es el último objetivo que se busca. La tecnología funge como un dinamizador de nuestra particular evolución como seres humanos.

LA INTERACCIÓN DIGITAL EN NIÑOS

En el mar inmenso de datos en que se concibe el internet, es muy difícil para los padres darse cuenta de los peligros a los que sus hijos pequeños se enfrentan tras acceder a la red mediante un dispositivo tecnológico. Lo padres deben ser conscientes de que la época en que ellos se criaron ya no existe, por lo que las formas en las que solían protegerse hoy en día son obsoletas. El mundo contemporáneo, y sobre todo en la interacción digital por parte del sector infantil, requiere de nuevas estrategias por parte del brazo paternal para enfrentar estos retos.

La psicóloga Paulina Hernández considera que la educación digital debe ser parte de la enseñanza infantil debido a que las tecnologías de la información y educación se han convertido en herramientas muy importantes y útiles. Con esto, la sociedad debe ajustarse al mundo globalizado empezando por los más pequeños, aunque, específica, siempre cuidando lo límites de acuerdo a la edad.

De igual forma, cabe resaltar que los padres no pueden evitar el contacto de los niños con el mundo cibernético. Tal vez habrá una interacción en mayor o menor medida, pero jamás existirá una interacción nula. Los padres, tutores o educadores que no sean nativos de las tierras digitales deben despegarse de sus miedos y no entrar en el pánico de la prohibición tecnológica, ya que lo único que ocasionarán será la creación de infantes 'tecnofóbicos'.

“Lo más importante es que los padres reconozcan que el mundo ha cambiado, y acepten este cambio como un factor positivo en la educación de sus hijos, hacerlo con responsabilidad, estableciendo límites y reglas respecto al uso de la tecnología, y sobre todo de los peligros que puede traer; deben conocer los contenidos, juegos y aplicaciones que están de moda para evitar situaciones de peligro”, señala Hernández.

Desde pequeños se les debe inculcar una cultura del uso responsable de las redes sociales. Más que nada se trata de la implementación de hábitos digitales, por ejemplo, exhortar al infante a utilizar su dispositivo en una sala común para que así el adulto tenga más control del contenido al que el niño accede. Implementar una conciencia de privacidad de datos en los pequeños es fundamental; el universo digital engloba peligros de cuya existencia es conveniente que toda la familia esté consiente.

“Los niños pequeños son una población bastante vulnerable, sobre todo si no cuenta con la supervisión adecuada por parte de los padres de familia o tutor. El grooming es un tipo de ciberacoso que es realizado por parte de un adulto a un menor. Se refiere a acciones realizadas con el objetivo de entablar una relación y un control emocional sobre una niña o un niño con el fin de realizar un abuso sexual, incluyendo en este desde el contacto físico hasta las relaciones virtuales o pornografía infantil”.

Otro de los riesgos es el encontrarse con material enfocada al público infantil, pero modificado con lenguaje soez, algo común en sitios como Youtube, donde algunos videos son doblados en forma de parodia utilizando un lenguaje para adultos. La exposición a este contenido puede afectar el vocabulario en los niños, la forma en que se dirigen a los demás y la adopción de conductas o comportamientos que no son acordes a su edad.

INFORMACIÓN CONTRA OCIO

El uso de las tecnologías es diferente según la etapa de crecimiento en que se encuentre el menor. En cuanto al sector adolescente, se trata de otro grupo que puede verse en una situación de vulnerabilidad ante los vicios cibernéticos si se carece de una educación digital.

“Debido a las diferentes plataformas sociales, en donde la interacción se da en mayor porcentaje por estos medios, los jóvenes optan por desenvolverse ahí, buscar amistades o entablar conversaciones con sus iguales desde su dispositivo, así como también mantenerse informados de sus intereses personales, llámese videojuegos, películas etcétera, y tienen un acceso rápido casi inmediato a ellos. Por lo tanto es necesario dar un ejemplo del buen uso de estos dispositivos, entablar una relación empática con el infante, estimular la enseñanza del sentido común”.

Si los padres se mantienen al margen del conocimiento tecnológico es posible la aparición de una brecha de silencio en la comunicación familiar con sus hijos adolescentes. Un aspecto que de presentarse sería sumamente alarmante, sobre todo si se toma en cuenta que se trata da una etapa sensible en el desarrollo humano y en la cual la comprensión parental es sin duda un punto clave para resolver conflictos en el núcleo familiar.

“Puede ser que si no comparten este tema en común, no habrá mucho interés por entablar una conversación por parte de los hijos hacia los padres, ya que sentirán que no entienden de qué les hablan, por eso es importante informarse el contexto digital al que están expuestos los hijos”.

Dar un ejemplo del buen uso de estos dispositivos, entablar una relación empática con el infante, estimular la enseñanza del sentido común y sensibilizar acerca de la importancia de un uso responsable de estas tecnologías, teniendo en cuenta los peligros que se pueden suscitar y las ventajas para el aprendizaje en la educación del menor es crucial para la vida en familia hoy en día.

“Pueden asistir a un especialista que los oriente, sin embargo, en la actualidad, existe mucho material bibliográfico, artículos en línea y expertos que abordan este tema, así que lo más importante será informarse”, concluye.

Twitter: @BeatsoulRdz

Educación digital
Bases para un uso responsable del mundo digital. (ARCHIVO)