Editoriales
LUIS LOZANO
mar 16 ene 2018, 8:52am 5 de 7

Senado: el tercero en discordia



A simple vista

Las tres senadurías que entrega Durango parecen hoy más valiosas que nunca. Tan es así, que la unidad partidista luce como uno de los destinos menos probables una vez que termine el proceso de selección de candidatos.

Pero en esta ocasión, hay un ingrediente especial más: la incorporación de una tercera fuerza política que si bien parece no tener todavía la potencia para llevarse una posición, sí tendrá la suficiente para inclinar la balanza hacía un lado u otro. Es el factor MORENA.

Pero empecemos por la ruta hasta ahora recorrida en los tres grupos políticos que competirán en la elección.

El Partido Revolucionario Institucional (De nuevo aliado con el Verde y Nueva Alianza) no determina aún la configuración de su candidatura en cuanto a género se refiere. Sin embargo, podría quedar estructurada de la siguiente forma (al lado izquierdo, el candidato titular de la primera posición; al derecho, el de la segunda): Adán Soria / Alguien de La Laguna; Alicia Gamboa / Adán Soria; Alicia Gamboa / Alguien de La Laguna.

Favorecen a Soria Ramírez varios elementos: su cercanía con el senador Ismael Hernández Deras, dirigente nacional de la Confederación Nacional Campesina que, invariablemente, tendrá voto de calidad para elegir a candidatos del campo; a Aly, le ayudan su edad (menos de 35) y su condición de mujer, en un entorno en el que una de cada tres candidaturas deben ser para un joven, y el 50 por ciento, para cada género.

Y aunque se mantienen en franca "precampaña" (sin registrarse), lucen con menos posibilidades otros como Esteban Villegas Villarreal -de quien se hablará más adelante-, Óscar García Barrón y Ricardo López Pescador.

En el Partido Acción Nacional (acompañado por Movimiento Ciudadano y el PRD), se sigue dando por hecho la designación de José Ramón Enríquez Herrera en el primer espacio, mientras que la lucha por la segunda posición parece estar acotada dos figuras: la actual secretaria del Ayuntamiento, Claudia Hernández Espino, y la exjefa de la Oficina de la Presidencia de la República, Patricia Flores Elizondo.

La segunda de ellas es, por cierto, la única hasta ahora registrada formalmente en el organismo, en un aparente "madruguete" que estuvo acompañado de una señal positiva por parte del Ejecutivo, pues tan pronto se inscribió, participó como invitada especial en una gira del Gobernador en el municipio de Canatlán.

En el caso de Claudia Hernández, aunque aún no se inscribe, la mayoría da por hecho que así será. Como ventajas competitivas, están su experiencia legislativa y política (si alguien ha incidido para que el inestable Ayuntamiento actual camine, es ella); el acompañamiento en la "aventura panista" del Gobernador Aispuro, al cual en cada campaña respaldó notoriamente; y el activismo político permanente, que hoy le tiene como una de las políticas duranguenses mejor vistas.

Mientras que Patricia Flores Elizondo tiene como característica principal la cercanía con las cúpulas políticas a nivel central, algo que vale e importa mucho en los andares senatoriales; bien canalizado, eso sería, sin duda, sumamente favorecedor para Durango, que presupuestalmente no ha logrado todavía el empuje que desde el centro requiere para detonar sus vocaciones económicas.

La decisión en el PAN, por cierto, estará en manos del Comité Ejecutivo Nacional, aunque sin duda intervendrá en la decisión el jefe político estatal (José Rosas Aispuro Torres) por lo que, amén del respaldo que tengan hacia el interior del organismo, es a él a quien tendrán que convencer. En resumen, la fórmula será Enríquez / Patricia Flores o Enríquez / Claudia Hernández. Difícilmente podría incorporarse alguien más.

Pasemos a MORENA y su alianza con el Partido del Trabajo.

Resulta difícil pensar que la fuerza nacional que pueda alcanzar este partido, se suficiente para que gane en Durango alguno de los cargos de orden federal. Sin embargo, los votos de inercia bien podrían contarse por decenas de miles; y si en la candidatura colocan a alguien con reconocimiento pleno, eso podría ser aún más notorio.

Fuentes al interior de MORENA y el PRI, afirman que Esteban Villegas Villarreal -excandidato a la gubernatura por Durango- sí se reunió con Yeidckol Polevnsky, actual dirigente nacional del primero de esos partidos. La pretensión (quién sabe si del uno, o del otro) es enlistarlo en la primera posición como candidato al Senado.

Aunque el círculo rojo no ha visto tan decisión con buenos ojos, los cierto es que no pueden ignorarse los más de 200 mil votos que Villegas obtuvo en la elección más reciente, ni el nivel de conocimiento hacia su figura. Es imposible, eso sí, que logre de nuevo tal alcance; no obstante, un par de decenas de miles que él arrastre, son suficientes para el crecimiento que el partido pretende en lo local. Y lo más importante: para cargar la moneda de un lado a otro, en caso de una elección cerrada entre PAN y PRI.

Y aunque aún no es precandidato de dicho organismo, el "ruido" generado por su encuentro, hace notar las intenciones competitivas que tiene MORENA en esta entidad. La carrera al Senado, pues, se acota cada vez más. Y los partidos tradicionales se deben preocupar por un factor adicional.

Twitter: @luizork

RELACIONADAS

a simple vista

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry