Deportes
EL SIGLO DE DURANGO
dom 4 mar 2018, 12:14pm 19 de 41

Guillermo Hermoso triunfa en Lerdo

Guillermo Hermoso de Mendoza logró cortarle un apéndice a su segundo enemigo de la tarde. (Fotografías de Jesús Galindo)


Arturo Gilio Quintero no tiene suerte en Lerdo

El rejoneador español Guillermo Hermoso de Mendoza se convirtió ayer en el triunfador de la novillada “La Historia Continúa”, celebrada en la plaza de toros Alberto Balderas de Ciudad Lerdo ante una excelente asistencia de aficionados que estuvieron cerca de llenar el inmueble.

Guillermo cortó una oreja ante su segundo enemigo de la tarde, mientras que el novillero lagunero Arturo Gilio Quintero no tuvo suerte ante sus dos novillos e incluso regaló uno más, pero tampoco pudo cortarle apéndice alguno.

Los novillos que enfrentó Guillermo Hermoso de Mendoza correspondieron al hierro de La Estancia, de divisa blanco, azul rey y rosa, mientras que los astados a los que enfrentó Gilio fueron de Boquilla del Carmen, divisa en rosa y negro.

INICIA GUILLERMO HERMOSO

Abrió plaza “Venezolano”, con 436 kilogramos de peso y herrado con el número 11, negro, paliabierto, para Guillermo Hermoso de Mendoza, quien batalló para acomodarse en la arena de la plaza lerdense y fue de menos a más junto a los fabulosos caballos de la cuadra de su padre, Pablo Hermoso de Mendoza, quien desde el callejón siguió atento cada movimiento.

Colocó Guillermo banderillas al son de la polka “De Torreón a Lerdo”, ganando aplausos del respetable, puso el rejón de muerte sin resultados fulminantes, por lo que descendió de su caballo para matar con el segundo descabello, saludando al tercio.

GILIO ANTE ‘DEBUTANTE’

Vestido de azul marino, oro y blanco, Arturo Gilio salió al ruedo para verse frente a frente con “Debutante”, negro, zaino, enmorrillado, con 430 kilos y luciendo el número 6.

Gilio recibió con buena tanda de naturales y remató con un farol de rodillas, dando paso a una breve actuación del picador, ejecutando vistosas gaoneras para dar paso al defectuoso tercio de varas.

Con la muleta, Arturo sintió al novillo con una tanda de derechazos, luego de brindar su actuación al respetable. Manoletinas encendieron a los aficionados y Gilio se dispuso a matar, colocó una estocada tendida y el novillo no dobló, sino hasta el tercer descabello, obteniendo aplausos.

CORTA UNA OREJA

Tercero de la tarde, nombrado “Cominito”, negro zaino, paliabierto, número 36 y de 452 kilos, distraído al galope del caballo, pero Guillermo le sacó la fiereza con el primer rejón de castigo. Apareció entonces el espectáculo de la estirpe Hermoso de Mendoza, con el caballo girando y relinchando, emocionando a los presentes, cambia de caballo y sigue brillando al colocar banderillas, gozo en los espectadores bajo las estrofas de “La Filomena”, al galope, Guillermo se encontró con las tablas, el toro no introdujo el cuerno en el caballo, pero hizo por él, aguantando noble el equino hasta finalizar la faena con efectivo rejón de muerte, otorgándose una oreja a petición general.

SIN SUERTE

Cerraplaza nombrado “Triunfador”, cárdeno, nevado de los cuartos traseros, caribello, con 425 kilos y mostrando el número 32.

Breve labor con el capote, mal el picador y mal las banderillas. Armado con la muleta, Arturo intenta hilvanar tandas, pero el novillo es flojo, aunque hace por el torero, quien puso una estocada bien colocada, pero insuficiente, al tercer descabello se privó de la existencia al astado, haciendo de inmediato el novillero la señal del regalo de otro astado.

PASA SUSTO

“Cachetón” fue el de regalo, negro, bragado, corniapretado, con 440 kilos y herrado con el 50, Arturo toreó a la Verónica para recolectar aplausos, poniendo él mismo las banderillas y haciéndolo de gran manera, asomándose al balcón.

Ejecutó el péndulo con la muleta, los pies bien plantados en la arena y la emoción creciendo en el tendido. Un descuido al intentar matar y Arturo fue proyectado por los aires, el novillo lo encontró ya en el piso y lo debieron sacar del ruedo cargando, para regresar a terminar su obra, colocó media estocada y otra vez debió recurrir al descabello, culminando con su segundo intento para recoger palmas del respetable.

Guillermo Hermoso de Mendoza logró cortarle un apéndice a su segundo enemigo de la tarde. (Fotografías de Jesús Galindo)
RELACIONADAS

Guillermo Hermoso Toros

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry