Nosotros
Jorge Rodríguez Pardo, investigador Histórico
dom 15 abr 2018, 10:49am 5 de 5

La ubicación del primer Torreón (Segunda y última parte)

En esta foto de Ramón Sotomayor Jr., tomada durante la avenida del Nazas en 2008, se aprecia en el óvalo el monumento erigido en 1974; la flecha señala el edificio con las compuertas del Canal del Coyote. Transversalmente, se observan los vestigios de la presa del Coyote. Y en el extremo derecho, se distingue también el comienzo del cerro, en cuyas faldas fue construido el primer torreón por don Pedro Santa Cruz.


SIGLOS DE HISTORIA

Continúa el Post Scriptum: «A corta distancia de las compuertas del tajo del Coyote, río abajo, se ven las ruinas de la antigua presa que arrasó una fuerte avenida del Nazas, construyéndose después con todas las reglas del arte, la magnífica obra hidráulica que existe. El inteligente escritor Lic. José Agustín de Escudero, en un artículo que publicó el año de 1898 en "La Evolución", de Durango, asienta que el año de 1838 existía un torreón donde hoy está la Villa y en el cual una comisión científica que exploraba el Nazas halló abrigo al ser sorprendida por los indios bárbaros, salvándose diez personas de cincuenta que formaban la expedición. Hemos consultado este punto con Don Pedro Santa Cruz bajo cuya dirección se construyó el Torreón, y nos dice que tal vez habría alguna otra fortaleza, en alguna otra parte del río, porque el Torreón que él mandó hacer de orden de Don Leonardo Zuloaga, data del año de 1850, edificado en un completo desierto invadido constantemente por salvajes».

No me canso de admirar y de agradecer el esfuerzo de don Eduardo Guerra, plasmado en su libro Historia de Torreón. Gracias a él, contamos con información valiosa acerca de quienes tomaron parte en la conformación de nuestra ciudad. Sí voy a manifestar una opinión muy diferente relacionada con un asunto importante (desde una perspectiva simbólica) para Torreón, pero ello no merma en nada mi admiración por este historiador.

Creo que es a partir de Guerra de donde todos identificamos contiguos, es decir, juntos, la cuadra con el torreón y la presa que sería arrasada al poco tiempo de construida. Automáticamente visualizamos torreón primitivo y presa juntos. Pero siento que en este punto hay un entendimiento erróneo de don Eduardo, quien con toda seguridad se basó en el libro Torreón, de Jacobo M. Aguirre, tanto en lo anotado en la página 1 como en la multicitada p. 127.

De acuerdo con lo que apunta Aguirre en la primera página, sí existía cercanía entre la primera presa, El Carrizal, y el torreón. Y además escribe que la construcción de El Carrizal hubo de suspenderse, para levantar otra presa que se denominó El Coyote. Pero aquí es donde se pudo generar la confusión de Guerra: Sí, efectivamente, esa primera presa El Coyote existió donde estuvo situado el monumento que quitaron hace un año. Cancelaron El Carrizal, ubicada río arriba, para construir más abajo El Coyote, pero sólo El Coyote, no el torreón y El Coyote: El torreón ya estaba terminado donde dice Aguirre, pegado al cerro, antes de llegar al puente del tranvía.

Lo que se lee en la p. 1 de Aguirre es esto: «En 1850, Don Leonardo Zuloaga, dueño de los terrenos del Torreón, mandó construir la presa sobre el Nazas y edificar una fortaleza, un torreón, cerca de donde estaban los trabajadores, para que éstos pudieran defenderse de las continuas irrupciones que hacían los salvajes por aquellos desiertos. A esa presa se le llamó "El Carrizal"; pero se suspendió la obra para hacer otra que se denominó presa de "El Coyote", nombre que conserva, y la que terminada el año de 1852, sirvió desde luego para llevar agua a extensas sementeras».

En la p. 72 de su libro (estoy empleando la edición que publicó el Ayuntamiento en 1996) en el capítulo titulado "Se fija con exactitud el verdadero origen del torreón", Guerra también glosa el Post Scriptum de Aguirre, pero vuelve a percibir torreón y presa de El Coyote juntos, lo cual, de acuerdo con lo que llevamos transcrito, no es correcto. En la misma imprecisión incurre don Eduardo, esta vez en las pp. 62 y 68, donde afirma: «En la actualidad pueden verse todavía algunos restos de los cimientos de piedra sobre los cuales estuvieron los muros del Antiguo Torreón, la casa primitiva y la cuadra, en la parte occidental de La Paloma Azul, que hoy forma el Barrio Nuevo […]». Y por supuesto que no fue así: Los únicos vestigios que persistieron hasta 1974, cuando construyeron el monumento ahora destrozado, fueron los del tajo del Coyote, según testimonio de Luis Felipe Cervantes, quien fue uno de los arquitectos responsables, según comenta en una entrevista a un medio local.

En resumen: Con todo lo transcrito, y con el apoyo de las fotos adjuntas, confirmo que don Eduardo entendió de forma equivocada el texto de Jacobo M. Aguirre, que fue su fuente primordial. Dedujo que el torreón primitivo estuvo en cierto lugar, cuando en realidad estuvo en otro. Y con base en esa interpretación imprecisa, se construyó en 1974 un monumento que espera tener tiempos mejores, así como estar a la vista de los habitantes de Torreón, para motivar a la unidad de quienes moramos aquí.

[email protected]


Si tiene comentarios, escríbanos a: [email protected]

RELACIONADAS
→ SIGLOS DE HISTORIA
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry