Editoriales
ARLENE CONTRERAS
mar 15 may 2018, 8:36am 4 de 7

Qué proyectan las candidatas duranguenses



ARLENE CONTRERAS

La imagen es la herramienta utilizada para resaltar la mejor versión de una persona, empresa o producto; especialistas en comunicación, apariencia y estrategias mercadológicas trabajan para potenciar al máximo las cualidades de su objetivo, para presentar la mejor propuesta a sus públicos segmentados.

Dentro de la imagen Pública, hay principios que no deben romperse, como el respetar y cuidar la esencia del cliente. Cuando una imagen es inadecuada, que altera la esencia, tiene sus efectos, es percibida de forma negativa por los receptores y, al final, la imagen es percepción que se convierte en la identidad y, con el tiempo, una reputación... no siempre la mejor.

En esta ocasión, dedicaremos el espacio a revisar, en general, la imagen y fotografías de las principales candidatas duranguenses, en este proceso electoral. De entrada, festejo la participación de la mujer en la política, más allá de la cuota de género, pues, sin duda, las aportaciones de este sector generarán esquemas valiosos para la vida del país y del estado.

Iniciaremos con las aspirantes al Senado de la República. Paty Flores Elizondo, de la alianza Por México al Frente, con sus diseños minimalistas, proyecta limpieza y transparencia. En su fotografía, utiliza un maquillaje sobrio, con una vestimenta discreta, reflejando profesionalismo y seriedad. Su imagen es aspiracional, que muestra una mujer preparada, con porte y experiencia.

En tanto, Rocío rebollo, candidata por el PRI, con una buena fotografía refleja una imagen limpia y fresca. Su imagen es elegante y accesible, con un maquillaje muy discreto, respetando su esencia. Le favoreció el cambio de imagen que realizó a su apariencia, luciendo más jovial. El desgaste de la marca PRI, ha sido minimizada en sus diseños, utilizando colores claros, evitando la mezcla tricolor.

De las candidatas a una curul federal, tenemos a Verónica Fragoso, candidata al primer distrito, por el Verde, quien utiliza una fotografía básica, cumple con lo elemental de una imagen pública, genera confianza, es agradable. Con la ventaja de que no ha participado con anterioridad, no hay preconcepciones de su imagen, por tanto, la primera impresión es positiva; refleja dinamismo, juventud y trabajo.

Por su parte, Rosa Isela de la Rocha, del mismo distrito, por la Coalición Por México al frente, con una fotografía no bien lograda, es inadecuada, totalmente amateur, perdieron la oportunidad proyectar su carácter y personalidad que son parte de sus fortalezas; le ayuda un poco la imagen homogénea que están utilizando de manera general.

Anavel Fernández, aspirante al segundo distrito por el PRI, con una fotografía también incorrecta, con exceso de retoque, que no muestra su esencia, su look de cabello recogido no le favorece, aunado a la contrariedad de la imagen gráfica, con una mezcla de colores difuminados, integrada a la desgastada marca del partido. En otras campañas, se ha utilizado una imagen más fresca y moderna de Anavel.

Marina Vitela, expriista, ahora abanderada de la Coalición Juntos Haremos Historia, integrada por Morena y PT, candidata al segundo, también sin una buena imagen fotográfica, pese a que es agraciada en su físico, en esta ocasión no obtuvieron su mejor versión. Y su imagen gráfica se fue por la vía práctica de aprovechar la popularidad de AMLO, y todo lo acompaña junto al candidato presidencial.

En los distritos locales, está en el primero Daniela Soto, por el PRI, una chica con mucha energía y vitalidad, en su fotografía, pareciera que la ropa no es la talla adecuada, se le nota incomoda. Las uñas largas y pedrería no son recomendables para una candidata por ese distrito, cuya población, en su mayoría, son de clase media, media baja. La Imagen logra equilibrarse con el diseño que es agradable y fresco, se alcanza a rescatar el carisma de la candidata.

En el dos, Patricia Jiménez, con buenas fotografías, se ve accesible, amable y agradable, con un pequeño error (muy seguro del diseñador y no del fotógrafo) en cortar la imagen a la altura del muslo. Se hace un buen complemento con la imagen fresca del diseño.

Sandra Amaya, candidata al tercer distrito, desde mi particular óptica, la única con una fotografía diferente, innovadora, hace alusión a la metáfora de "los pies en la tierra", accesorios como pulseras étnicas, simpatizan con los seguidores de AMLO. La imagen la hace ver auténtica, para el "target" del distrito, pues genera empatía. Lo novedoso, provocó que se robara la conversación en redes sociales, logrando que quien no la conoce hable de ella.

En este mismo distrito, se encuentra Mar Grecia, representante de Acción Nacional, quien se ha caracterizado por ser abanderada de la juventud, hoy luce cargada de años, cuando apenas tiene escasos 30 años; no le favorece el maquillaje tan marcado, ni el corte, peinado y color de cabello, logra armonizarse con la imagen general que están manejando todos los candidatos de ese partido.

Luz Elena Rodríguez, candidata al cuarto distrito, por Movimiento Ciudadano, mantuvo su imagen con la que se le conoce como funcionaria: fresca, accesible, agradable a la vista, proyectando sencillez y carisma; sin embargo, en la fotografía hubo exceso de maquillaje, sin necesidad, pues es una chica bonita, que no requiere abusar de esta herramienta.

Verónica Terrones, aspirante a este distrito también, por Acción Nacional, con un diseño moderno, limpio y agradable; sin embargo, no con una fotografía favorecedora, pues utiliza un maquillaje que está en tendencia, pero que le quita seriedad a la ocasión, además del excesivo retoque que le hace perder autenticidad y, con ello, una desconexión entre la persona y el personaje. Una de sus fortalezas es que muchos duranguenses la reconocen, por su exposición en medios de comunicación, pero la fotografía no es una representación auténtica de su personalidad.

También por este mismo distrito, va Arlina Adame, del PRI, una destacada empresaria, cuya fotografía utilizada en sus diseños no fue la mejor opción, su maquillaje es muy cargado, endurece sus facciones, no destacan sus virtudes, que son varias. Le ayuda que su imagen gráfica que es limpia y sin saturación.

Gaby Hernández, aspirante al distrito 15, muestra una imagen auténtica y juvenil, el uso de accesorios artesanales dan un plus por consumir productos de su región. Un maquillaje minimalista, aunado a su cabello natural que la muestra sencilla y accesible. Sus redes sociales destacan por no abusar de la producción de la imagen, muestra autenticidad.

De manera muy ejecutiva, podemos visualizar cómo en la mujer se puede destacar su esencia en lo visual, incluso más que al caballero; y cómo un consultor de imagen tiene en sus manos grandes áreas de oportunidad que puede aprovechar o echar a la borda.

La fotografía, es un elemento de suma importancia para una campaña política, es una versión mejorada del candidato, que debe destacar la esencia. Importante es que en la comunicación política prevalezca la sustancia y no sólo la superficialidad, pues la imagen no es un disfraz, sino una herramienta para reflejar la esencia interior, a través de elementos externos, es decir, un equilibrio entre las cuatro tipos de imagen que integran a un ser: Interna, verbal, corporal y física, no muy bien representado en todos los casos que hemos revisado.

RELACIONADAS

Desde otro Ángulo

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry