Editoriales
RUBÉN CÁRDENAS
dom 24 jun 2018, 8:50am 7 de 8

Una cosa es la fiesta y otra el desenfreno en el Mundial



La Raya del Tigre

Las andanzas de algunos mexicanos que fueron a Rusia 2018 están dejando mal parado a México ante el mundo, aunque sean sólo unos cuantos entre todos los que han observado un comportamiento festivo, pero sin afectar a terceros. Por cierto, la travesía de los seis duranguenses a bordo del colorido autobús "La Bendición" resultó toda una novedad allá y los volvió protagonistas de la historia del viaje más original en esta Copa del Mundo.

Sin adoptar una posición moralista, no es para sentirse orgulloso de que haya existido una escasez de alcohol en bares de Moscú, debido al exagerado consumo por parte de mexicanos; tampoco es para presumir la agresión, por el simple hecho de usar una máscara de AMLO, de un compatriota discapacitado, o la detención de tres viajeros acusados de robo ni la supuesta desaparición de otro connacional, quien apareció a los dos días en un bar con una acompañante rusa.

Hubo otro mexicano que se tiró, ya muy embriagado, desde un candil público; otros introdujeron bebidas alcohólicas a los estadios; se viralizaron las faltas de respeto a la bandera alemana, cuando ellos fueron tan caballerosos luego de la victoria mexicana, así como circularon en redes las irreverencias de algunos con la propia insigna nacional, como lo hizo el hijo del expresidente Felipe Calderón, entre muchos etcéteras, que no ayudan a la imagen de México en el panorama ni futbolístico ni social.

Ahora bien, para nada es lo mismo que a los mexicanos se nos identifique a nivel mundial como alegres, fiesteros, espontáneos, a que se nos mire como irresponsables, parranderos, sin conocimiento de las reglas cívicas básicas en otro país. Y en Rusia, pese a la celebración y el ambiente relajado, la seguridad y observancia a las leyes de convivencia no es negociable.

Contrasta esta vergonzante conducta con lo que hicieron los alemanes, por ejemplo, que civilizadamente se comportaron tras la derrota ante México, o con la demostración cívica de los japoneses al recoger la basura en el estadio, una vez terminado el partido de sus respectivas selecciones nacionales.

En un juicio doméstico, podríamos decir que el comportamiento de esos pocos que empañaron la imagen de muchos es como de vándalos inadaptados; lo curioso es que no pertenecen a los niveles sociales de quienes, en apariencia, suelen hacer el ridículo de tal manera dentro y fuera de los estadios. La mayoría de quienes están dando estas nefastas demostraciones son "juniors" que sólo exhiben lo que muy poco recibieron en casa: educación, valores, civismo.

En contraparte, quizá por todo esto, los duranguenses de "La Bendición" siguen cayendo muy bien allá en Rusia. La llegada de Javier -el que faltaba, motivo del jocoso mensaje en la playera del grupo- al segundo partido de ayer es la última noticia de este grupo de seis que inicialmente planeó el viaje.

Sin afán de satanizar las malas conductas sociales de esos grupitos que aparecen en los partidos y cuyos integrantes se interesan en el alcohol y la fiesta más que en el futbol, quienes manejan ese deporte en México deben ocuparse de modificar estas tendencias tanto en los estadios como en las calles durante el festejo. Si desde hace años se hubiera limitado la venta de tanto alcohol a la hora de los partidos en nuestro país, no estaría batallando la FIFA con ese grito tan censurado de la porra mexicana.

Hace algunos años Inglaterra se distinguió a nivel mundial por los "hoolligans", quienes sembraron el terror en Europa y, en el Mundial de México 86, obligaron a las autoridades a implementar operativos especiales de contención después de cada partido de los ingleses. Hoy la amenaza de los "hooligans" desapareció. Los aficionados ingleses volvieron a lo que solían ser y, el caso de los mexicanos y sin afán de comparaciones, es deseable que muy pronto demostremos lo que realmente somos, una afición respetuosa, alegre, no agresiva, solidaria y muy unida a su selección. Eso sí que nos distingue.

COLMILLOS Y GARRAS

A PARTIR DE hoy, comienza la etapa de cierres de campaña de quienes aspiran a un cargo de elección popular. El día 27 del mes en curso es la fecha indicada por las autoridades electorales para terminar con el proselitismo electoral... Y, PARA NO variar, son días también de un incremento en toda actividad de la mal llamada "guerra sucia", lapso en el que se lanzarán los últimos ataques entre partidos y candidatos para tratar de restar votos unos a otros. A estas alturas, la mayoría ya decidió por quién votar, así que cada uno de estos insanos intentos podrían causar más bien un efecto contrario...OTRA VEZ FUE día de fiesta en todo el país por el triunfo de la selección mexicana ante Corea. Desde temprano, las actividades se paralizaron y quienes andan en campaña, en Durango y todo el país, también se unieron al festejo.

Twitter @rubencardenas10

RELACIONADAS

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry