nosotros / Aleatoria

Los laguneros y la aviación (Tercera y última parte)

SIGLOS DE HISTORIA

EL SIGLO DE DURANGO, 🕚
Los laguneros y la aviación (Tercera y última parte)

En 1912, el presidente Madero ordenó la compra de 5 aviones a la casa Moissant de Long Island y el primero de agosto de 1912 llegaron a Torreón los primeros dos aeroplanos para ser usados en la campaña contra los orozquistas.

Únicamente John Héctor Worden, norteamericano de linaje cherokee, logró combatir y se convirtió en el primer piloto del ejército mexicano…en Torreón.

En 1930, un lagunero se atrevió a construir su propio avión y a volarlo. El Ing. Fernando González Fariño fabricó “el mollote” pequeño avión que incluso fue volado por Sarabia. La osadía lagunera no ha tenido más límite que la bóveda azul que nos hechiza.

1. Primer Jefe de Estado en la historia en volar en un aeroplano el lagunero Francisco I Madero.

2. Primer operación aérea del Ejercito Mexicano en Torreón en 1912 a cargo de John H Worden.

3. Primer bombardeo a población civil, el hijo de lagunero Pablo L Sidar a Torreón marzo 1929.

4. Record de vuelo Mexico a Nueva York, el lerdense Francisco Sarabia.

5. Único ser humano en colgarse de un ala y volar a 30 mil pies durante 59 minutos, el joven campesino lagunero Cliserio Reyes Guerrero.

6. Primera mujer en comandar un jet comercial, la lagunera Conchita Ivonne Barnard.

7. Segunda mujer en tener licencia de piloto, la lagunera Beatriz Gonzalez Navarro.

HECHOS ANECDÓTICOS En 1930, un lagunero, Ing Fernando González Fariño (padre de Beatriz) construyo su propio avión llamado “el mollote” y lo voló.

El primer cliente de la historia para la compañía Cessna, el lagunero Ignacio Martínez Flores.

Los fumigadores laguneros ganaron fama por osados y arriesgados.

Primer avión de propulsión a chorro que pisa suelo mexicano, en Torreón 1954.

Ha pasado el tiempo, la era de las hazañas ha dejado su sitio a la era de las comunicaciones y el comercio. Ahora requerimos un nuevo aeropuerto, uno que tenga la pista suficientemente larga para que despeguen los aviones de carga y conecten nuestras industrias con el resto del mundo. Un aeropuerto que aterrice los innumerables vuelos que se cruzan por nuestro cielo para reducirlos, ordenarlos, eficientarlos. Un emporio de logística y servicio que permita cruzar los destinos que duermen en el letargo.

Los laguneros seguimos volteando a ver al cielo, es parte de nuestra esencia. Sabemos, muy en el fondo de nuestro ser, que no soñar, cuesta muy caro.

www.elpensadoramateur.blogspot.com [email protected]

Los laguneros y la aviación (Tercera y última parte)
SIGLOS DE HISTORIA. (ARCHIVO)