Durango
NALLELY URBINA O.
sáb 11 ago 2018, 8:39am 14 de 19

La pesadilla aún no termina...

Atención. Luego de permanecer en el Hospital General 450 y en el Materno Infantil, Fernanda y Pavely, madre e hija, ingresaron al Hospital San Jorge en donde Gobierno del Estado se encarga de saldar los gastos.


‘Sentía cuerpos, no sé si desmayados o muertos’, recuerda vagamente la víctima.

Pavely está internada en el Hospital San Jorge. A sus tres años de edad, fue una de las decenas de víctimas de un 'camionazo' en el que murieron 11 personas entre las que se encuentra un niño solo dos años mayor que ella, el cual a consecuencia del accidente quedó con la cabeza cercenada.

Que esté en el hospital es un milagro, y todo indica que se pondrá bien, dice María Fernanda Mata Corral, su mamá, quien tiene 19 años de edad, y también está en el centro médico tras el suceso aunque su diagnóstico fue mejor desde un principio; sufrió esguince de codo y un golpe en la cabeza, que poco a poco sana, "solo me dijeron que tenía inflamación".

El martes 1 de agosto, a las 2:30 de la madrugada, un tractocamión chocó con el autobús de pasajeros de la línea Chihuahuenses, número económico 2085, sobre la carretera Durango - Parral.

María Fernanda, en la cama del hospital, recuerda muy poco de lo que pasó.

Pavely "jugaba con los audífonos que se conectan a las pantallitas y yo le había puesto música, luego me quedé dormida", plática aunque no tiene noción del tiempo, no sabe cuántas horas pasaron.

Solo, "oí a mi mamá, me gritaba, decía: Fernanda la niña, hija busca a la niña".

Ellas viajaban en la parte trasera del autobús.

Su cabeza estaba aturdida por los gritos y llantos, era como un sueño, mejor dicho una pesadilla.

Caminó entre restos del camión y de heridos, mareada y semiconsciente trataba de salir. "Yo sentía como cuerpos, no se si estaban desmayados o muertos, eran duros y aguados a la vez, no se como explicarlo". Fernanda se frota los ojos como para ver si puede expresar lo que sintió.

Eran las tres de la mañana cuando llegaron paramédicos de la Cruz Roja y policías para rescatar a las víctimas, originarias de Chihuahua y Sinaloa.

Pasajeros que esperaban amanecer en la playa de Mazatlán o llegar a almorzar en familia luego de unas vacaciones en Juárez o en Parral, que por cierto se convirtieron en destinos indeseados.

Fernanda viajaba con Pavely y su madre, y anhelaban estar en la colonia Campo 10 de Culiacán donde llevan toda la vida. La joven madre es estudiante de la Universidad Autonóma de Sinaloa mientras que doña Francisca Corrales Beltrán cuida el hogar.

Habían estado con unas tías en Parral, "nunca habíamos ido, era la primera vez, y la última, yo ya no quiero ir", de nuevo se frota el rostro.

A las seis de la mañana, de ese martes, se contabilizaron 10 personas muertas, entre ellas José Ángel, de 10 años, Zayla de ocho años, e Ian, el pequeño de cinco años de edad.

La cifra creció. Además eran más de 30 personas heridas, muchas graves. Las familias fueron divididas, de urgencia ingresaron a hospitales del municipio de Rodeo, de Parral, Chihuahua, y la capital duranguense.

Fernanda y su hija llegaron, a Durango mientras que su madre al hospital del IMSS en Parral, donde le diagnosticaron múltiples golpes en la cadera y el estomago, por eso nadie se explica como sacó a su nieta y a su hija del camión.

"Ella nos entregó a los paramédicos porque yo no reaccionaba".

Durante nueve días estuvo hospitalizada hasta que este miércoles llegó a la ciudad de Durango para encontrarse con su familia.

Eso tampoco fue fácil, ya que la empresa Chihuahuenses tardó en pagar el traslado.

En medio de la tragedia esta familia sinaloense que casi todos los días es visitada por duranguenses, que buscan saber si necesitan algo, tiene gran esperanza, más luego de que tras encontrarse en terapia intensiva, Pavely ha sido extubada y comenzarán a darle alimentos.

Comenta Fernanda que van a intentar levantar el "huesito" del cráneo.

El camionazo del Chihuahuense es lo mas feo que ha sucedido en sus vidas.

"Ver a la niña así es un dolor que no se lo deseo a nadie, ni a mi peor enemigo", dice Fernanda, quien sonríe cuando recuerda a una niña de la edad de Pavely que la visitó en el hospital y le llevó su ropa favorita para que la use cuando salga.

Atención. Luego de permanecer en el Hospital General 450 y en el Materno Infantil, Fernanda y Pavely, madre e hija, ingresaron al Hospital San Jorge en donde Gobierno del Estado se encarga de saldar los gastos.
RELACIONADAS

Accidentes carreteros

DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA
ADEMÁS LEE

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
El Siglo de Durango, calle Hidalgo 419 Sur, Durango, Dgo. México, C.P. 34000
Contáctenos | RSS | Aviso legal
Conmutador: 618.813.7080 | Publicidad ext 104, 108 | Suscripciones ext. 112 | Redacción ext. 131
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad

comscore
Síguenos en: facebook twitter movil iPhone Android BlackBerry BlackBerry BlackBerry